Ixachi, el yacimiento de petróleo ubicado en Veracruz aportará alrededor de 80,000 barriles diarios de condensado y 700 millones de pies cúbicos diarios de gas, para el 2022 (en el cuarto año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador) Foto: (Pemex)
Ixachi, el yacimiento de petróleo ubicado en Veracruz aportará alrededor de 80,000 barriles diarios de condensado y 700 millones de pies cúbicos diarios de gas, para el 2022 (en el cuarto año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador) Foto: (Pemex)

Petróleos Mexicanos (Pemex) descubrió un yacimiento gigante, denominado Ixachi, el más importante realizado en tierra en los últimos 25 años y que tendría reservas de más de 1.000 millones de barriles de petróleo crudo.

A nivel mundial este descubrimiento ocupa el cuarto lugar; lo que significa se encuentra en el top 10 de los hallazgos de este tipo realizados en los últimos años.

Para el 2022 (en el cuarto año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador) aportará alrededor de 80.000 barriles diarios de condensado y 700 millones de pies cúbicos diarios de gas.

Su desarrollo costará 3.000 millones de pesos, pero a valor presente neto generará ganancias de más de 40.000 millones de dólares (800.000 millones de pesos).

Lo anterior fue validado una vez que se completó el análisis de información geológica y de ingeniería de yacimientos aportada por los pozos Ixachi-1DEL e Ixachi-1001, en la que se confirmó que el yacimiento Ixachi es más grande de lo que se había postulado originalmente, ya que su área es de alrededor de 50 kilómetros cuadrados y tiene una columna de hidrocarburos superior a los 1.000 metros.

En conferencia de prensa, el director general de Petróleos Mexicanos, Carlos Treviño Medina detalló que el objetivo de la campaña exploratoria que se desplegó en los últimos meses en la región fue incorporar reservas de gas y condensado en un nivel estratigráfico por debajo del yacimiento de Ixachi, en calizas del Cretácico ubicadas en el borde oriental de la Plataforma de Córdoba.

La cantidad de gas e hidrocarburos líquidos que se identificaron en este campo permitirá asegurar la viabilidad en el abastecimiento de estos productos, en el corto y mediano plazo, a los complejos petroquímicos del sureste del país.

En el evento, el ingeniero José Antonio Escalera, Director de Exploración, hizo un recuento histórico de las distintas etapas de exploración que se han realizado en la Cuenca de Veracruz, un esfuerzo que empezó en 1948 y que 70 años después arroja un gran descubrimiento.

El funcionario destacó el trabajo de muchas generaciones de geólogos, geofísicos, ingenieros petroleros, especialistas, investigadores y trabajadores de Pemex que contribuyeron a lo largo de los años para explorar este activo.

La Cuenca de Veracruz se ubica al occidente del Golfo de México en un área de 39.000 kilómetros cuadrados y ha sido desde hace más de 60 años, una fuente de recursos estratégicos de gran valor para el desarrollo de nuestro país y para el avance de la industria petrolera nacional.

La comprobación de la magnitud de este yacimiento refleja lo que su nombre significa en náhuatl: abundancia.

Y es que la sospecha de que se trataba de un yacimiento importante se tuvo mucho más claramente desde el 2016 y se fue acrecentando en el 2017.

En 2016 se solicitaron al entonces director de Pemex, González Anaya, los recursos necesarios para realizar los estudios multidisciplinarios y la aplicación de tecnología de vanguardia que hizo posible mejorar la imagen del subsuelo e identificar con mayor claridad una serie de estructuras con profundidades mayores a 6.000 metros.

En el 2017, continuó las inversiones el actual director Carlos Treviño y ese año en el pozo exploratorio Ixachi-1 se descubrió un yacimiento de gas condensado en calidad de arrecifes asociados al borde oriental de la Plataforma de Córdoba, que permitió incorporar reservas 3P por 366 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

En este año 2018 se monitoreó el comportamiento de la producción del pozo Ixachi-1 y se perforaron los pozos exploratorios Ixachi-1DEL e Ixachi-1001, el primero para definir la extensión del campo hacia el sur y el otro para evaluar la continuidad hacia el norte y hacia un nivel inferior.

Los resultados obtenidos permitieron estimar que en las reservas 3P del campo Ixachi podrían ser superiores a 1.000 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

Este yacimiento podrá ser explotado por Pemex con una inversión aproximada a 30.000 millones de pesos. No habrá necesidad de alianzas con capitales nacionales o internacionales y se hará con tecnología propia.
Además de todo, este yacimiento se descubrió con una inversión muy menor, de apenas 250 millones de dólares.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: