El capo y el policía Guillermo González Calderoni habrían tenido una relación larga y redituable (Foto: especial)
El capo y el policía Guillermo González Calderoni habrían tenido una relación larga y redituable (Foto: especial)

El nombre de un importante policía mexicano asesinado en 2003 fue el último en sumarse a la lista de aquellos personajes de la política que habrían recibido dinero del Cártel de Sinaloa.

Durante su declaración como el segundo testigo que presenta la fiscalía en el juicio contra Joaquín "El Chapo Guzmán Loera en Estados Unidos, Miguel Ángel Martínez, quien fue cercano al capo en la década de los noventa, narró como el Cártel de Sinaloa se convirtió en una empresa de más de 200 empleados con seis oficinas sólo en Ciudad de México, secretarias, contadores, aviones y barcos encargados de transportar droga alrededor del mundo y que le daban ganancias para pagar sobornos que podían llegar a los USD 10 millones.

Uno de los afortunados que habría recibido hasta en tres ocasiones pagos del cártel por USD 10 millones fue Guillermo González Calderoni, un comandante de la Fiscalía Federal, que llegó a ocupar importantes cargos en México y Estados Unidos.

"El Súper Policía"

Miguel Ángel Félix Gallardo fue uno de los capos atrapados por González Calderoni (Foto: Especial)
Miguel Ángel Félix Gallardo fue uno de los capos atrapados por González Calderoni (Foto: Especial)

González Calderoni cobró fama en 1989 al detener a uno de los más peligrosos narcotraficantes del país, Miguel Ángel Félix Gallardo, uno de los fundadores del Cártel de Guadalajara y vinculado con el asesinato del ex agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, en 1985.

En 1987 había asesinado a Pablo Acosta Villarreal "El Pablote", quien fuera el maestro de Amado Carrillo Fuentes "El Señor de los Cielos" en el trasiego de droga, por lo cual habría recibido USD 1 millón, en la frontera entre México y Estados Unidos.

Pero mientras atacaba a unos cárteles, defendía a otros. Se le vinculó con las organizaciones de los hermanos Arellano Félix, el Golfo y Sinaloa.

"Muchos de sus colegas eran de humilde extracción, se decía que él contaba con su propia fortuna. Aunque sólo tenía tres años de trabajar como policía federal antes de ser asignado a Ciudad Juárez, el comandante, de rostro ovalado y cabello ondulado, se había ganado la reputación de ser un domador de pueblos en las conflictivas comunidades fronterizas cercanas a la costa del Golfo", señala en su libro "El Zar de la Droga", el periodista estadounidense Terence Poppa.

Los hermanos Arellano Félix, enemigos de Guzmán Loera, estaban ligados al policía (Foto: especial)
Los hermanos Arellano Félix, enemigos de Guzmán Loera, estaban ligados al policía (Foto: especial)

Entre 1988 y principios de la década de los noventa fue considerado el policía más poderoso del país, gracias a su relación con el presidente Carlos Salinas de Gortari. Sin embargo, en 1993 fue acusado de enriquecimiento ilícito, y huyó a Estados Unidos donde fue detenido en 1993 y después liberado, a pesar que el gobierno de México pedía su extradición.

Según Martínez, fue Calderoni quien avisó a "El Chapo" que Estados Unidos había puesto una base para interceptar aviones que venían de Colombia y aterrizaban en pistas clandestinas mexicanas. Y fue entonces cuando le recomendó el uso de barcos para recibir y transportar cocaína.

Guzmán Loera escuchó el testimonio de su viejo aliado con los brazos cruzados (Foto: Archivo/ EFE)
Guzmán Loera escuchó el testimonio de su viejo aliado con los brazos cruzados (Foto: Archivo/ EFE)

Con aviones, Martínez calculó que entre 1987 a 1990, Guzmán recibió entre 150 a 200 vuelos con hasta 800 kilos de cocaína cada uno.

A partir del cambio a buques, Martínez calculó que Guzmán recibió entre 25 y 30 toneladas de cocaína por año entre los años 1991 a 1993, cuando fue arrestado la primera vez, en Guatemala, y extraditado a México.

"Me dijo que era un policía muy inteligente", testificó Martínez, alias El Tololoche, al describir lo que Guzmán pensaba de Calderoni, con quien habría tenido contacto desde 1987 hasta 2003, cuando fue asesinado en Texas.

Cuando González Calderoni se enteró que sería detenido en México, huyó a Estados Unidos donde ofreció hablar de la relación de políticos mexicanos con el narco, entre las que mencionó la de Raúl Salinas de Gortari, hermano del ex presidente Carlos Salinas, con Juan García Abrego, ex jefe del cártel del Golfo.

Nunca presentó pruebas, en cambio, grabaciones de sus conversaciones telefónicas revelaron sus nexos con García Ábrego.

Durante una década, el gobierno mexicano buscó la forma de extraditarlo, pero la muerte lo encontró primero cuando fue ejecutado en McAllen, Texas. Sus asesinos nunca fueron detenidos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: