En el Servicio Médico Forense (Semefo) de Chilpancingo, capital de Guerrero, hay hacinados más de 500 cadáveres. Los asesinatos cotidianos, la falta de recursos y de personal han rebasado su capacidad y desde este martes unos 500 trabajadores de la Fiscalía General del Estado de Guerrero (FGE) se declararon en paro por las condiciones insalubres de trabajo.

El Semefo de Chilpancingo tiene capacidad para albergar a 360 cadáveres en dos cámaras de refrigeración, pero sólo una funciona y la otra tiene 70 cuerpos más.

Uno sobre otro, en bolsas de plástico, en el suelo o al aire libre, el número de cadáveres rebasó la capacidad de los cuatro peritos que trabajan en el lugar, quienes incluso tienen que atender los cuerpor en el patio o el estacionamiento del Semefo.

Todos los días llegan al Semefo de Chilpancingo al menos dos cadáveres, y hasta finales de octubre, había 657 cuerpos sin reclamar, de acuerdo con su director, Ben Yehuda Martínez Villa.

Los últimos cuerpos depositados en el Semefo de Chilpancingo corresponden a 14 personas halladas en una barranca de 90 metros, en el municipio de Copanatoyac.

Como vecinos del Semefo, hacía un mes que los emplados de la FGE se quejaban de los malos olores que llegaban a sus oficinas, ubicadas a 10 metros de las cámaras que resguardan los cuerpos. Pero el martes, el olor les pareció insoportable. Taparon su nariz y boca con sus propias ropas, abandonar la fiscalía y se declararo en paro de labores.

Los administrativos exigieron al gobierno estatal el cambio de instalaciones para evitar las condiciones insalubres de trabajo, que les han causado náuseas y dolores de cabeza, informó el delegado del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero, José Luis Nava Delgado.

El fiscal general, Javier Olea Peláez, aseguró que el gobernador, Héctor Astudillo Flores, había autorizado la compra de cámaras frigoríficas "bastante amplias" para los Semefos de Chilpancingo, Acapulco e Iguala. También dijo que el olor fétido desaparecerá cambien los cadáveres a los nuevos contenedores.

En noviembre de 2016 el Semefo ya estaba saturado. La prensa local reportó entonces que los cuerpos de diez hombres hallados en los municipios de Tixtla, Zumpango y Chilpancingo, habían permanecido en el suelo del estacionamiento del lugar sin embolsar.

Para evitar la saturación, en octubre de 2016 la Secretaría de Salud y la Fiscalía General anunciaron la creación del Panteón Ministerial, donde son inhumados los cadáveres sin identificar de los tres Semefos del estado. Hasta el momento hay allí al menos 145 cuerpos sin identificar.

LEA MÁS: