(Getty Images)
(Getty Images)

Las emisiones globales de carbono tuvieron el mayor incremento en siete años en 2018, según la revisión anual de BP de la energía mundial, lo que indica que el mundo se está quedando atrás en sus esfuerzos por controlar el cambio climático.

El informe, una de las encuestas más consultadas sobre las tendencias mundiales de la energía, reveló que la demanda primaria aumentó al ritmo más rápido de esta década en 2018, aunque el crecimiento económico se debilitó. China, India y Estados Unidos fueron responsables de dos tercios del aumento de 2,9% en el consumo.

El estado de urgencia se está acumulando en todo el mundo para contener un aumento global de la temperatura, que ha subido 1 grado centígrado desde el inicio de la revolución industrial y al menos se duplicará este aumento para finales de siglo. Marca el cambio más rápido del clima desde el fin de la última glaciación hace unos 10.000 años.

Los problemas de congestión de tránsito contribuyen a una menor calidad del aire
Los problemas de congestión de tránsito contribuyen a una menor calidad del aire

"En tiempos en que la sociedad está cada vez más preocupada sobre el cambio climático y la necesidad de actuar, la demanda de energía y las emisiones de carbono crecen a su ritmo más rápido en años", dijo Spencer Dale, economista jefe de BP, en una reunión informativa en Londres.

Gran parte del aumento fue impulsada por patrones climáticos más volátiles. Un incremento en el número de días que fueron inusualmente calientes o fríos aumentó el uso de energía para calefacción y refrigeración, dijo Dale. Como resultado, las emisiones globales de CO2 aumentaron por tercer año consecutivo, una tendencia que probablemente se mantendrá por el momento.

(Getty Images)
(Getty Images)

Cerca de 200 países se comprometieron a tomar medidas para limitar el calentamiento a menos de 2 grados a través del Acuerdo de París sobre el cambio climático en 2015. Su objetivo era limitar las fuertes tormentas, las sequías y la hambruna que se prevé serán más frecuentes con el cambio climático fuera de control.

Incluso el combustible fósil más sucio para la generación de energía está aumentando. Tanto el consumo como la producción de carbón aumentaron a su ritmo más rápido durante cinco años, impulsado por la necesidad de las economías en desarrollo de Asia de conectar a millones de hogares a una fuente confiable de electricidad. Esto se da a pesar de que la cuota de carbón de la energía primaria se ha reducido a poco más de un cuarto de la energía primaria y 17 gigavatios de plantas queman el combustible que se está retirando.

El informe de BP contenía algunas tendencias más esperanzadoras. El consumo de energía renovable aumentó 15% en 2018, cerca del aumento récord del año anterior. China, nuevamente a la vanguardia, está agregando más energía renovable que la combinación de los países más desarrollados de la OCDE, dijo BP.

El crecimiento en la producción de energía eólica, solar, geotérmica, biomasa y quema de residuos representó aproximadamente un tercio del aumento en la generación total de energía, o lo mismo que el aumento en el carbón.

"Las energías renovables no pueden expandirse lo suficientemente rápido", dijo Dale.

Fuente: Bloomberg