Cuál fue la súplica que le hizo Cepillín a su hijo días antes de morir

El hijo del famoso payaso de la televisión contó los deseos y últimas horas de Cepillín, a quien calificó como un hombre de familia y preocupado por el prójimo

Ricardo González Jr y su hijo, nieto de Cepillín, recuerdan su legado en el programa Mimí Contigo (Foto: Twitter / @MimiContigo)
Ricardo González Jr y su hijo, nieto de Cepillín, recuerdan su legado en el programa Mimí Contigo (Foto: Twitter / @MimiContigo)

Las cenizas de Cepillín están en Acapulco junto a su esposa, pero el corazón del payaso está con sus seguidores y familia, que lo recuerdan como un hombre generoso que le pidió a su hijo que por ningún motivo dejara que lo entubaran antes de su muerte, ocurrida en marzo pasado.

“Vino un cambio radical porque libra la operación y cuando vemos el tamaño de la herida que le cruzaba casi toda la espalda nos asustamos. Iban a darlo de alta el lunes, iba mejorando, le quitan los sueros y le dejaron uno solo. Ahí sentí que vino una descompensación de su cuerpo que empezó a empeorar, a faltarle el oxígeno”, contó su hijo Ricardo González Jr. en su visita al programa Mimí Contigo.

Después de que le dio un paro respiratorio, los médicos llamaron a la familia del famoso payaso de la televisión para que pudieran despedirse, pues era inevitable que llegara otro episodio fatal. Es por eso que Ricardo Jr. se aseguró de cumplir los deseos de su padre, aunque fuera el final de su vida.

“Él me dijo ‘si necesito que me entuben, no lo permitas’. Estuvo menos de 24 horas entubado y sentí que hicimos todo lo que pudimos. Cada uno de la familia le hablamos, le dimos paz, tratamos de no llorar para que se fuera tranquilo, es muy difícil hacerlo”; relató.

Aunque Cepillín contaba que su vida empezó en el momento en el que se casó, porque tuvo una infancia complicada, su hijo se siente orgulloso de la familia que creó, en la cual se apoya para superar el dolor de la partida de su padre. Una de las experiencias que más recuerda, es cuando regresaban de un programa complicado y lloraron juntos en el coche.

Ricardo Gonzalez Jr. en el funeral de su padre, en donde dejó que de a poco pasaran sus seguidores para despedirse (AP Photo/Marco Ugarte)
Ricardo Gonzalez Jr. en el funeral de su padre, en donde dejó que de a poco pasaran sus seguidores para despedirse (AP Photo/Marco Ugarte)

Siempre decía que no había sido el mejor papá. Cuando tengas hijos yo voy a ser el mejor abuelo porque no les di lo que hubiera deseado. Lo abracé por atrás del asiento, le agarré la cabeza y estábamos llorando los dos. Y lo fue”, añadió.

Entre esos momentos especiales juntos estaba el celebrar un no cumpleaños, esperarlo despierto cuando llegaba después de trabajar o recibir sorpresas a la escuela, pues Cepillín era muy detallista y generoso.

Mi papá trataba de ayudar a todo el mundo y si no le daba consejos de humildad. Les decía que la carrera es difícil, que no se cansaran, que es de resistencia. Siempre tenía un consejo para todos”.

Aunque su familia era lo primero en su vida –incluso rechazó una oferta de trabajo para no alejarse-, ellos no entendieron cuando predijo su muerte pues dijo que ocurriría en dos años. Ricardo González Jr incluso reveló sentir la presencia de su padre –que lo tocó poco antes de dormir-, situación que le dio paz porque sintió el apapacho y no el miedo.

“Decía la gira del adiós, pero no sabíamos que era del adiós de este mundo. Habló meses antes con un cura, dijo que quería que le arreglen lo de la basílica de Guadalupe, porque quería sus cenizas ahí. Era como una cita muy normal y nosotros no entendíamos, pensaba que quería arreglar su situación cuando falten diez años.

Cepillín murió víctima de cáncer después de una trayectoria dedicada a hacer reír (FOTO: ARCHIVO/CUARTOSCURO.COM)
Cepillín murió víctima de cáncer después de una trayectoria dedicada a hacer reír (FOTO: ARCHIVO/CUARTOSCURO.COM)

Me preocupo mucho por mi mamá. Ahora sé que no está y me preocupa que ella este feliz. Es muy difícil lograr que esté como cuando estaba él, que le hiciera todos los días sus tortillitas de harina, lo chiqueaba demasiado”, contó.

Acompañado de su hijo de 17 años –nieto de Cepillín-, recordaron el legado que dejó y la posibilidad que él tiene de trabajar con su padre, como en su momento lo tuvieron Cepillín y su hijo por cerca de 16 años.

Estuve en el circo durante toda mi vida, ahí aprendí a caminar. Se me hace increíble cómo se fue. Hay que seguirle y no dejarlo atrás o simplemente cerrarlo. Gracias por todas las risas, todo lo que nos dio durante estos años”, se despidió el menor.

Lo más difícil para la familia es dejarlo ir, por lo que toman lo mejor de él con cosas simples que les enseñó, como el valor del trabajo y la responsabilidad de ser una figura pública.

Si cometíamos un error nos llamaba la atención. Al principio, de niño, no lo entendía. Veía que se me salían las lágrimas y me decía ‘el que te regaña no es tu papá, es tu jefe’. Trabajé desde chavito y separarlo fue difícil, al crecer entendía más y podía separar a mi compañero, mi amigo, mi jefe y mi papá. Hubo una transición”, dijo quien planea continuar con sus planes, como una gira, en donde se acompañará por su holograma durante una canción.

SEGUIR LEYENDO: