Shakira se declaró inocente este jueves ante el Juzgado de Instrucción 2 de Esplugues de Llobregat (Barcelona) por un presunto fraude fiscal de más de USD 16,33 millones por los años 2012, 2013 y 20014. La cantante colombiana logró esquivar a la prensa entrando al edificio a través de un aparcamiento privado anexo que alquiló para evitar las cámaras, pese a que tenía la orden expresa de entrar por la puerta principal como cualquier ciudadano.

La Fiscalía de Barcelona acusa a la colombiana y a sus asesores de haber defraudado al fisco al simular que no residía en España y ocultar la renta de la artista mediante un entramado de sociedades, que tenían sede en paraísos fiscales, entre 2012 y 2014.

En una declaración de hora y media, de acuerdo al diario El País, Shakira alegó que no empezó a residir de manera continuada en Barcelona hasta 2015. La fiscalía considera que la famosa artista vivía en España desde 2012 y que debió haber pagado sus impuestos en el país, por lo que le atribuye un fraude de 14,5 millones de euros.

Shakira ingresando al Juzgado de Instrucción 2 de Esplugues de Llobregat en Barcelona
Shakira ingresando al Juzgado de Instrucción 2 de Esplugues de Llobregat en Barcelona

La cantante dijo que cumplió con sus obligaciones tributarias y que ya pagó la deuda que le exigía la Agencia Tributaria. Por ello, a su juicio, ya no está en deuda con el Estado. 

La intérprete además explicó sus visitas a Barcelona fueron "esporádicas" y que se hicieron más intensas a medida que se afianzó su relación con el jugador del Barcelona,  Gerard Piqué.  Y detalló que fue a finales de 2014 cuando escolarizó al primer hijo de la pareja, Milan, que se instaló de forman permanente en España.

En la querella, la fiscal Carmen Martín Aragón considera que Shakira vivía en España durante esos años y la acusa de haber cometido seis delitos contra la Hacienda Pública. Según la querella, sus asesores financieros en los Estados Unidos crearon un "entramado societario" en paraísos fiscales para ocultar sus ingresos a Hacienda.

La pareja de Piqué aseguró que pagó la suma completa que le exige la Agencia Tributaria y que no está en deuda con el Estado español. Además, afirmó que cumplió sus obligaciones tributarias siguiendo las indicaciones de sus asesores fiscales. 

"Shakira cumplió en todo momento, incluyendo en el periodo comprendido entre 2011 y 2014, con sus obligaciones tributarias en todos los países en los que ha trabajado (incluyendo EEUU) y no debe nada a Hacienda española", indicó la oficina de comunicación de la artista.

Según el cómputo de la Fiscalía, Shakira permaneció de manera efectiva en España 243 días (2012), 212 días (2013) y 244 días (2014), y se ausentó del país para atender sus compromisos profesionales y de ocio: 123 días en 2012, 153 días en 2013 y 121 días en 2014. Por ello, la fiscal defiende en su escrito que, al tener su residencia en España de manera habitual, "era residente fiscal en España y tenía la obligación de tributar".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: