Pamela Anderson no es partidaria del movimiento #MeToo. En una nueva entrevista con el programa 60 minutos de Australia el domingo, la ex modelo de Playboy fue muy crítica con el movimiento feminista, afirmando que ha ido "demasiado lejos".

"Creo que paraliza a los hombres, creo que este movimiento #MeToo es demasiado para mí. Lo siento, probablemente me maten por decir eso ", afirmó la estrella.

Anderson, de 51 años, mencionó las acusaciones contra Harvey Weinstein y dijo que era de "sentido común" evitar ese tipo de "reuniones de negocios", haciendo referencia a las declaraciones de sus colegas actrices que denunciaron que, en muchos casos, el productor las engañaba con promesas de un posible trabajo para acosarlas en hoteles.

"Mi madre me enseñó a no ir a un hotel con un extraño. Si alguien abre la puerta con una bata de baño y se supone que es una reunión de negocios, tal vez debería ir con alguien más", dijo. "Voy a decir lo que pienso. Lo siento, no soy políticamente correcta".

No es la primera vez que la ahora activista tiene fuertes palabras para las mujeres denunciantes, aunque ella misma haya sido una de las víctimas de Weinstein.

Anderson recordó que en 2008 el productor le hizo saber el poder que tenía y le debía agradecer la oportunidad que dio al ofrecerle un papel. "Me llamó y me dijo: 'Pequeña, tienes muchísima suerte de que te haya puesto en mi película, eres Pamela Anderson y no te mereces nada. Si no haces esto, nunca volverás a trabajar en esta ciudad'".

La estrella de Baywatch también fue víctima de abusos. La actriz hizo público que fue agredida sexualmente por una niñera cuando era pequeña y que un hombre abusó de ella.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: