La casa que Luis Miguel construyó en Acapulco y que fue escenario de relevantes episodios en su vida.
La casa que Luis Miguel construyó en Acapulco y que fue escenario de relevantes episodios en su vida.

Gracias a la serie de Luis Miguel, el puerto turístico de Acapulco, en Guerrero, atrajo de nuevo la atención y levantó su imagen, tan deslavada en los últimos años a causa de la inseguridad y la violencia.

Famoso desde los años 40 –del siglo pasado–, Acapulco fue el destino favorito de celebridades mexicanas y extranjeras. Por sus playas pasaron estrellas de la talla de Elizabeth Taylor. Rita Hayworth celebró en este puerto su cumpleaños 28 en el yate de Errol Flynn, y Johnny Weissmuller y John Wayne tenían propiedades allí.

En 1963 Hollywood proyectó el puerto por el mundo, como escenario de la película romántica "Fun in Acapulco", protagonizada por Elvis Presley. Y allí pasaron su luna de miel nada menos que John F. Kennedy y Jacquelin Bouvier (Jackie), en 1953.

Pero el lustre del puerto se gastó al paso de los años y las enormes casas que en sus playas y colinas construyeron muchos famosos como sitios de descanso quedaron abandonadas o desaparecieron para dejar su lugar a zonas residenciales de departamentos.

Este fue el caso de la famosa casa que Luis Miguel construyó en los años 90 sobre un terreno de 36.000 metros, en una zona de Acapulco conocida como Playa Bonfil, desde donde tenía una privilegiada vista al Pacífico mexicano.

Durante mucho tiempo, esa casa fue la única propiedad levantada sobre la solitaria Playa Bonfil, que años más tarde se convirtió en la zona Diamante de Acapulco, una de las más caras del puerto, que albergaba las residencias de artistas, políticos y celebridades.

La propiedad estaba ubicada en la zona conocida entonces como Playa Bonfil
La propiedad estaba ubicada en la zona conocida entonces como Playa Bonfil

Todos en Acapulco sabían que allí Luis Miguel pasaba largas temporadas de descaso y fiesta, entre amigos, novias y amantes.

Aunque la prensa de espectáculos de la época no perdía detalle de los movimiento en aquella residencia, muy pocos periodistas entraron allí. Una fue la presentadora argentina Susana Giménez, con quien habló brevemente del lugar.

Su mansión además fue todo un icono de Acapulco durante la década de los 90, al punto de que las promociones turísticas la recomendaban como lugar de visita en el puerto, sólo para mirarla por fuera.

En esa enorme residencia Luis Miguel vivió muchas de las aventuras que hoy reproduce su bioserie. Entre ellas, el famoso accidente que terminó con un auto en el mar y adentro Luis Miguel y Jorge "El Burro" Van Rankin, su amigo de la época.

En una entrevista "El Burro" Van Rankin relató que el accidente ocurrió en la casa que en el puerto tenía la familia de Miguel Alemán Magnani, amigo del cantante y ahora productor de la serie.

Luis Miguel iba al volante del auto y perdió el control en el camino en pendiente que había al entrar a la residencia. "Entrabas y bajabas una pendiente con piedras y estaba donde meten la lancha, brincó y ¡pum! al mar. Salimos por las ventanas y el coche se desbieló", contó Van Rankin.

Poco a poca, en las exclusivas zonas de Acapulco donde ex presidentes, político y celebridades habían construido sus residencias para apartarse de la multitud, se levantaron lujosos fraccionamientos, conjuntos de departamentos y clubes de golf que acabaron con la privacidad.

Una de las vistas más conocidas de la casa de Luis Miguel en Acapulco, famosa por su gran palapa.
Una de las vistas más conocidas de la casa de Luis Miguel en Acapulco, famosa por su gran palapa.

Alrededor de la casa de Luis Miguel comenzaron a aparecer otras construcciones y el cantante, poco a poco, dejó de ir al puerto, sobre todo a partir de 2009.

Para entonces, la mayor parte de su tiempo el cantante la pasaba en Los Ángeles y Miami, en Estados Unidos, donde compró otras dos propiedades: una casa en la ciudad californiana y un departamento de lujo en la costa de Florida.

Hasta 2013 la propiedad lució abandonada. Pero ese año, según la prensa local, comenzaron trabajos de remozamiento: Luis Miguel había decidido venderla y lo hizo en 2013.

La emblemática casa del cantante la adquirió una inmobiliaria propiedad de su amigo empresario Jaime Camil y el tenor Plácido Domingo. Por ella pagaron 106 millones de pesos (unos 8.8 millones de dólares al tipo de cambio de la época) y la derrumbaron en una semana.

Hasta allí quedó la historia de la residencia de Luis Miguel en Acapulco, donde ocurrieron muchos de los momentos relevantes de la vida del cantante, que hoy el público conoce gracias a la exitosa serie sobre su vida.

Así lucía la casa del cantante abandonada durante tres años (Twitter @GAINFANTE)
Así lucía la casa del cantante abandonada durante tres años (Twitter @GAINFANTE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: