El novio de una estrella de reality fue condenado a 7 años de cárcel tras una estafa piramidal de USD 85 millones

Inigo Philbrick se hizo rápidamente un nombre como uno de los comerciantes de obras de arte más destacados. Lo que no sabían sus clientes es que todo era una estafa

Inigo Philbrick dijo ante el juez que había llevado a cabo su multimillonaria estafa por obtener dinero, poder y estatus
Inigo Philbrick dijo ante el juez que había llevado a cabo su multimillonaria estafa por obtener dinero, poder y estatus

Durante casi diez años, Victoria Baker-Harber ha sido una de las estrellas del reality show más elegante de Gran Bretaña. Pero esta semana, su vida lejos de Made In Chelsea dio un giro impactante, ya que su prometido fue encarcelado durante siete años por ser el autor intelectual de una estafa de arte de 85 millones de dólares.

La diseñadora de trajes de baño conoció y se enamoró del empresario Inigo Philbrick, de 34 años, el chico prodigio del mundo del arte británico que compraba y vendía pinturas de grandes artistas como David Hockney por millones.

Pero su imperio “exitoso” dirigido desde una galería de arte en el Mayfair de Londres fue un esquema piramidal, donde las mismas valiosas obras maestras se vendieron varias veces a diferentes inversores adinerados, incluida la familia real saudita. No hay indicios de que Victoria, de 33 años, supiera del plan fraudulento de Inigo.

Lleno de dinero estafado, el vendedor de arte viajó por el mundo en jets privados, pasando los veranos en Ibiza.

Inigo, de Hackney, East London, usaba trajes de más de 6 mil dólares, zapatos hechos a mano, un cinturón con un diamante alojado en el alfiler y un reloj de casi 60 mil dólares.

Solía beber vino carísimo y tenía una cuenta en el restaurante Cipriani de Mayfair para que los compañeros de cena pensaran que era demasiado importante para tener que mostrar una tarjeta de crédito.

Inigo Philbrick cuando fue capturado por las autoridades.
Inigo Philbrick cuando fue capturado por las autoridades.

Pero mentía a los clientes sobre la propiedad de las obras de arte, pedía dinero prestado contra pinturas que no poseía y falsificaba contratos y documentos para tratar de cubrir sus huellas.

Sus mentiras finalmente lo alcanzaron en 2019 cuando vendió una pintura del artista Pablo Picasso en una subasta en Londres, pero el precio de 6 millones de dólares no fue suficiente para pagar a todas las personas que, sin saberlo, pensaron que la poseían.

Así que Philbrick estuvo prófugo durante seis meses antes de que el FBI lo localizara en la remota isla del Pacífico de Vanuatu.

Para entonces Victoria ya tenía cinco meses de embarazo. En el juicio, su prometido le dijo a un juez de Nueva York que lo hizo “por dinero”.

Justificó sus crímenes alegando que sus víctimas eran “personas ricas que podían permitírselo”.

Pero una de esas víctimas, el comerciante de arte alemán Daniel Trumpel, dijo: “Esta no es una historia de Robin Hood, es dinero real que robó.

“Dinero por el que mi esposa y yo habíamos trabajado duro durante nuestra vida laboral y que Philbrick malversó para financiar el lujoso estilo de vida, los aviones privados, las apuestas y los grandes gastos en vino, drogas y restaurantes”, agregó el comerciante.

La pareja de Inigo Philbrick, dice que se mantiene firme apoyando al empresario de arte, confeso estafador
La pareja de Inigo Philbrick, dice que se mantiene firme apoyando al empresario de arte, confeso estafador

Hace casi dos años, Victoria dio a luz a su pequeña Gaia-Grace, quien, pese a tener cada paso de su corta vida registrado en Instagram, nunca ha conocido a su padre, que ahora pasará siete años en prisión.

“Me he mantenido callada y he sido catalogada y pintada como la esposa de un gángster en fuga. Está tan lejos de la verdad”, dijo Victoria a The Sun.

Victoria dijo que no se ha atrevido a llevar a Gaia-Grace la cárcel notoriamente sombría en Brooklyn donde está recluido Philbrick, un lugar que describió como “barbárico”.

“Él está allí con un tipo con un cargo de homicidio cuádruple en su celda”, dijo. Y desestimó los rumores que señalan que ya no son pareja: “He estado a su lado y continuaré haciéndolo”.

“Íñigo es la mejor persona que conozco y su mayor problema era decir que no y no querer defraudar a la gente, así que trató de encontrar soluciones”, afirmó Victoria.

Philbrick, de 34 años, parecía una sombra de sí mismo cuando lo llevaron encadenado a un tribunal federal en Manhattan para su sentencia el lunes por la tarde.

Atrás quedó el chico elegante criado en los EE.UU. que arrasó en el mundo del arte antes de que todo se derrumbara.

Su distintivo cabello corto y estilizado ahora se ha convertido en mechones rizados de color jengibre desordenados, la barba corta de moda reemplazada por una barba sin estilo.

En lugar de los trajes de diseñador que solía usar, Philbrick vestía un mono caqui holgado de prisión. Y en vez de su carísimo reloj, esta vez sus muñecas estaban esposadas.

Philbrick, de 34 años, parecía una sombra de sí mismo cuando lo llevaron encadenado a un tribunal federal en Manhattan (Photo by Stuart C. Wilson/Getty Images for Galerie Patrick Sequin)
Philbrick, de 34 años, parecía una sombra de sí mismo cuando lo llevaron encadenado a un tribunal federal en Manhattan (Photo by Stuart C. Wilson/Getty Images for Galerie Patrick Sequin)

El ex comerciante de arte dio pasos cortos al entrar a la sala 23A del Tribunal del Distrito Sur de EE.UU. Se detuvo brevemente para mirar a los ojos a Victoria, que estaba sentada en la tercera fila de bancos de madera detrás de él.

La glamorosa Victoria, completamente maquillada debajo de su máscara facial, lo saludó con una mano mientras estrechaba las manos de su hermana Ellie. Luego comenzó a sollozar casi inmediatamente antes de hacer un esfuerzo por recuperar la compostura con respiraciones profundas.

La fiscal Jessica Feinstein le dijo a la corte que Philbrick había emprendido un plan “sofisticado” que había engañado incluso a los jugadores experimentados en el mundo del arte.

El fiscal adjunto de EE.UU. dijo: “Puedes hacer que un fraude dure mucho tiempo cuando tienes relaciones de confianza que construyes durante muchos años. Algunas de sus mentiras fueron sorprendentemente descaradas. Firmas falsificadas. Contratos fabricados. Individuos inventados. Muchas de sus víctimas nunca se recuperarán”.

Antes de conocer su destino, Philbrick se dirigió a la corte.

De pie y leyendo los comentarios preparados, habló de su “remordimiento y tristeza por el daño que he causado” y se disculpó con todos los involucrados.

Hablando de su hija, describió su pena por no poder “apoyarla de ninguna manera”, lo que dijo que le causó “con mucho, la mayor angustia que he experimentado en mi vida”.

Philbrick describió su propio comportamiento como “escandaloso e inexcusable”.

El juez Stein le preguntó: “¿Por qué hiciste esto? “Vanidad y codicia”, respondió Philbrick.

Cuando lo llevaron a la cárcel, se tocó el pecho con la mano derecha y luego la usó para lanzarle un beso a Victoria, susurrando palabras que no se pudieron escuchar antes de que ella le devolviera el saludo pero que ella dijo después que fueron un “te amo”.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR