Un condenado a muerte por asesinato que sobrevivió a la inyección letal murió de cáncer en prisión

Hace 33 años Doyle Hamm fue sentenciado a muerte por asesinar a otro hombre, pero nunca se concretó

Doyle Lee Hamm (Foto: AP)
Doyle Lee Hamm (Foto: AP)

Un preso condenado a muerte en Alabama, Estados Unidos, por un asesinato cometido en la década del ‘80, murió por un cáncer años después de haber sobrevivido a su propia ejecución con la inyección letal.

El hombre, llamado Doyle Hamm, fue condenado a muerte en 1987 y cumplió más de 33 años de prisión por el asesinato de Patrick Cunningham, a quien le dispararon en la cabeza mientras trabajaba en el turno de noche en Anderson’s Motel en Cullman, Alabama.

El estado de Alabama intentó ejecutar a Hamm mediante inyección letal en 2018, pero fue una “ejecución fallida en la que tuvieron más de dos horas y media al condenado acostado en un camilla mientras trataban de encontrar una vena.

De acuerdo con el abogado del preso, Bernard Harcourt, esa sesión a la que fue sometido su cliente estuvo cerca de la tortura, sobre todo porque este ya venía con graves padecimientos de salud en forma de “un linfoma extremadamente agresivo” con el que venía luchando desde 2014.

Hamm probablemente sufrió daños internos en ese momento, y el estado puede haber perforado su vejiga, una arteria o ambas, dijo Harcourt luego del intento de ejecución en 2018.

Más tarde ese año, el estado de Alabama acordó no establecer más fechas de ejecución para Hamm, según un comunicado de prensa de Harcourt. Él y los abogados de la Oficina del Fiscal General de Alabama celebraron un acuerdo de resolución confidencial en marzo de ese año que resolvió todos los litigios pendientes en los tribunales federales y estatales con respecto a la ejecución de Doyle Lee Hamm.

La fecha de ejecución programada se produjo después de meses de batallas legales que giraron en torno a si las venas de Hamm podían manejar la vía intravenosa requerida para las drogas letales. Harcourt argumentó que las venas de Hamm se habían vuelto casi imposibles de acceder después de años de uso de drogas intravenosas y el diagnóstico y tratamiento de Hamm de cáncer linfático. La Oficina del Fiscal General argumentó en ese momento que el cáncer de Hamm estaba en remisión y que no había ninguna razón por la que no debería ser ejecutado después de pasar 30 años en el corredor de la muerte.

“El resultado fue una ejecución agonizante, tortuosa y fallida que lo dejó en la camilla durante dos horas y media mientras picaban y pinchaban sus piernas e ingle, tratando de encontrar una vena”, dijo Harcourt. “Fue inconcebible”.

Harcourt también dijo que Hamm recibió una atención médica realmente excelente y la atención de la doctora Connie Uzel, una oncóloga de Mobile que trató a Hamm. “Ella era una doctora extraordinaria por la que él estaba realmente agradecido”, dijo Harcourt.

Al momento de su muerte Hamm tenía 64 años y había pasado casi la mitad de su vida en prisión.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR