Un estudio asegura que hay más casos de coronavirus en EEUU porque aumentó el testeo

J.P. Morgan analizó el estado actual de la pandemia en los 24 estados más grandes del país. "Existe un aumento crítico de contagios pero no de muertes o de hospitalizaciones", afirma la investigación

El Hospital Metodista de Houston, Texas (Reuters)
El Hospital Metodista de Houston, Texas (Reuters)

Ahora que muchos países y estados de EEUU están reabriendo, las autoridades están en alerta sobre posible rebrotes. Sin embargo, según un estudio del banco de inversión J.P. Morgan publicado ayer, si bien algunos modelos epidemiológicos predicen un fuerte repunte de las infecciones debido al aumento movilidad, la situación es distinta.

“La “variación” (diferencias en la susceptibilidad a la infección) puede desempeñar un papel en las tasas de transmisión, y aunque en general la movilidad puede ahora aumentar, el distanciamiento social, las reuniones de masas y la higiene (en particular, según lo practicado por de edad y otras poblaciones de riesgo) puede ser muy diferente que en marzo. Así que, en lugar de modelar lo que que pensamos que podría suceder, estamos monitoreando lo que realmente está sucediendo ahora”, explica en su trabajo Michael Cembalest, Presidente de Estrategia de Mercado e Inversión de J.P. Morgan Asset & Wealth Management.

El trabajo explica que si bien Nueva York y Nueva Jersey fueron epicentros de la infección al principio de la pandemia, los picos en las tasas de infección se están produciendo ahora en otros lugares. Así, la investigación determina que un estado es “caliente” o “epicentro” por dos características: el mayor incremento de un mes en nuevas infecciones diarias por cada millón de habitantes, y los estados con tasas de infección persistentes y crecientes por cada millón de personas.

El estudio asegura que los estados “epicentro” están experimentando un aumento de las infecciones, pero hasta ahora no han experimentado aumentos en las muertes u hospitalizaciones. “Como resultado, las tasas de mortalidad de los estados más afectados están bajando en lugar de elevarse”, afirma. Y agrega: “El aumento de las infecciones en los estados epicentro se explica en parte por la mayor cantidad de pruebas”.

Para analizar el estado de la pandemia en los 24 estados más grandes de los EEUU -que representan el 82% de PBI del país- JP Morgan midió las tendencias de infección de 7 días por cada millón de personas, las hospitalizaciones actuales por millón de habitantes y las tasas actuales de utilización de los hospitales.

Los gráficos además incluyen una línea punteada para visualizar rápidamente la fecha de reapertura de cada estado. “Nos basamos en los índices de utilización de camas de hospital y de la Unidades de Cuidado Intensivo y usamos un umbral del 60% para nuestra prueba de tasa de utilización de camas de hospital (HBU)”, explicaron.

“También miramos el impacto del aumento de la movilidad más allá de las aperturas a través de datos obtenidos por el rastreo de los teléfonos inteligentes de Google, las ventas de alimentos, farmacias y el tránsito, entre otras variables”. En 16 de los 24 estados más grandes, la curva de contagios bajó o se mantuvo estable. En los otros 8 estados, Florida, Ohio, Georgia, Carolina del Norte, Tennessee, Arizona, Wisconsin y Missouri, los casos aumentaron.

Los 24 estados más grandes de EEUU: fechas de reapertura, infecciones y hospitalizaciones:


infobae-image infobae-image infobae-image infobae-image infobae-image infobae-image

Los testeos son desde hace varias semanas motivo de controversia en Estados Unidos por los cuestionamientos del presidente Donald Trump a un supuesto exceso, que estaría detrás del aumento de los contagios. EL epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci, dijo el martes en una audiencia en el Congreso que Trump nunca le pidió frenar las pruebas del coronavirus. “A ninguno de nosotros se nos ha dicho que reduzcamos el ritmo de las pruebas”, dijo a un panel de la Cámara de Representantes sobre los esfuerzos para mitigar la pandemia. “De hecho, haremos más pruebas”, agregó Fauci. A su lado, otras tres autoridades sanitarias que asesoran a la Casa Blanca también respondieron “no” sin dudarlo cuando un legislador les preguntó si el presidente les había pedido que frenaran los testeos.

Trump, que busca la reelección en noviembre, levantó una ola de críticas la semana pasada cuando, en un mitin de campaña en Tulsa, Oklahoma dijo que las pruebas para detectar Covid-19 son una “espada de doble filo”, porque cuantas más se hacen, más casos se encuentran. “Cuando haces las pruebas... vas a encontrar más personas, encontrarás más casos”, argumentó Trump. “Entonces le dije a mi gente: ‘Disminuyan la velocidad de las pruebas’”.

Más tarde, un funcionario de la Casa Blanca le dijo a la agencia AFP que Trump estaba bromeando, lo que generó aún más molestia entre los críticos del presidente. Pero el martes, el presidente insistió en que sus comentarios no eran chiste. “Yo no bromeo”, le dijo Trump a periodistas antes de destacar como “el mejor” del mundo el sistema de detección de Covid-19 de Estados Unidos, que según dijo ha evaluado a 25 millones de personas. “Al tener más pruebas, encontramos más casos”, dijo Trump, incluso sugiriendo que el alto número es una responsabilidad política durante un año electoral. “Tener más casos suena mal”, dijo. “Pero en realidad lo que es, es que estamos encontrando casos”.

El estudio de J.P.Morgan:

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El 43% de las muertes por coronavirus en Estados Unidos ocurrieron en hogares de ancianos

Qué son los “testeos grupales” de COVID-19 que planea implementar EEUU y para qué sirven

MAS NOTICIAS