Desclasificaron nuevos reportes de la Marina de Estados Unidos sobre ovnis: las hipótesis que maneja el Pentágono

Los documentos detallan avistamientos ocurridos desde 2013 frente a las costas de Virginia y Carolina del Norte. Las incógnitas sobre quiénes operan los objetos y el temor por posibles colisiones

El Pentágono desclasificó los videos de tres avistamientos de ovnis


Informes recientemente publicados sugieren que los objetos voladores no identificados (ovnis) avistados por pilotos de la Marina estadounidense podrían ser drones, aunque no despejaron del todo las dudas sobre la real naturaleza del fenómeno observado.

Los informes del Centro de Seguridad Naval de Estados Unidos fueron publicados el miércoles por The Drive, un sitio del país norteamericano que obtuvo los documentos a través de una solicitud de liberación de información.

Los documentos agregan nuevos detalles sobre los tres videos filmados por pilotos de la Marina estadounidense que muestran objetos voladores no identificados (ovnis), publicados oficialmente por el Pentágono a fines de abril. Uno de esos videos con imagen en blanco y negro es de noviembre de 2004, y los otros dos de enero de 2015. Ya llevaban tiempo circulando en internet, sobre todo después de que los publicara el diario The New York Times.

En uno de esos videos se puede ver cómo un objeto de forma oblonga se desplaza rápidamente y, unos segundos después de ser detectado por uno de los sensores del aparato de la Marina, desaparece por la izquierda tras una repentina aceleración.

En otro video se distingue un objeto por encima de las nubes, y se escucha en el audio de la cabina al piloto preguntando si se trata de un dron.

Un avión F/A-18F Super Hornet sobrevuela el Monte Fuji, en Japón, en enero de 2020  (Marina de EEUU/ Lt. Alex Grammar/ vía Reuters)
Un avión F/A-18F Super Hornet sobrevuela el Monte Fuji, en Japón, en enero de 2020 (Marina de EEUU/ Lt. Alex Grammar/ vía Reuters)

Los ocho nuevos informes, etiquetados como “no clasificados" y “solo para uso oficial”, detallan avistamientos ocurridos desde 2013. La mayoría de los encuentros ocurrieron frente a la costa de Virginia y Carolina del Norte en una zona denominada “zona de advertencia”, un espacio aéreo restringido al entrenamiento militar. Siete de ellos involucran aviones caza F/A-18F Super Hornet o un F/A-18E Super Hornet.

Varios identifican a los ovnis como “sistemas aéreos no tripulados (UAS, por sus siglas en inglés)”, el nombre oficial que da el Pentágono a los drones.

El informe más antiguo es del 27 de junio del 2013, y da cuenta del encuentro entre un F/A-18F Super Hornet del Escuadrón de Cazas de Ataque 11 y un "avión de color blanco y aproximadamente del tamaño y la forma de un dron o misil”.

Uno de los informes a los que tuvo acceso  el sitio "The Drive" gracias a un pedido de acceso a la información
Uno de los informes a los que tuvo acceso el sitio "The Drive" gracias a un pedido de acceso a la información

En esa ocasión, el radar no detectó el objeto pero los pilotos si pudieron tener contacto visual con él.

Aunque la Marina emitió avisos internos sobre el evento, no hubo avisos a otros aviadores o restricciones temporales de vuelo.

De acuerdo con el informe de otro incidente de noviembre de 2013, un piloto de un F / A-18 de la Marina “pudo ubicar visualmente una aeronave pequeña. La aeronave tenía una envergadura de aproximadamente 5 pies y era de color blanco sin otras características distinguibles”.

“Debido al pequeño tamaño, se determinó que el avión era un UAS”, dijo el informe.

Otro documento describe un incidente del 26 de marzo de 2014. “La aeronave desconocida parecía ser de tamaño pequeño, aproximadamente del tamaño de una maleta y de color plateado”, se lee en el reporte.

Durante ese encuentro, uno de los aviones F / A-18 de la Marina "pasó a menos de 1000 pies del objeto, pero no pudo determinar positivamente la identidad de la aeronave”. El informe agrega que el piloto "intentó recuperar el contacto visual con la aeronave, pero no pudo”.

Por otra parte, los informes también advirtieron que los militares no pudieron determinar quién estaba operando la aeronave no tripulada y alertaron sobre el riesgo de posibles colisiones con los aviones de la Marina.

“Después del vuelo, la agencia de control contactó a numerosos operadores locales de UAS, pero ninguno afirmó tener conocimiento” de la aeronave no identificada, dice el informe de noviembre. “Siento que puede ser solo cuestión de tiempo antes de que uno de nuestros aviones F / A-18 tenga una colisión en el aire con un UAS no identificado”, advirtió uno de los autores de un informe.

Un informe advirtió que puede ser solo cuestión de tiempo antes de que uno de los F / A-18 tenga una colisión en el aire con un UAS no identificado. En la foto un avión ”An F/A-18E Super Hornet despega del portaviones USS Harry S. Truman mientras un E-2D Hawkeye aterriza  (Marina de EEUU/ Isaac Esposito vía Reuters)
Un informe advirtió que puede ser solo cuestión de tiempo antes de que uno de los F / A-18 tenga una colisión en el aire con un UAS no identificado. En la foto un avión ”An F/A-18E Super Hornet despega del portaviones USS Harry S. Truman mientras un E-2D Hawkeye aterriza (Marina de EEUU/ Isaac Esposito vía Reuters)

El documento alerta que los drones “presentan un mayor riesgo en el aire que los aviones tripulados. A menudo son menos significativos visualmente y menos aparentes que los aviones tripulados”.

Tras publicar los videos en abril, el Departamento de Defensa estadounidense explicó que "el fenómeno aéreo observado en los videos sigue calificado como ‘no identificado’” y que decidió difundirlos “para disipar cualquier falsa idea del público sobre la veracidad o no de las imágenes que fueron emitidas o sobre el hecho de saber si había más o no”.

"¡Mira esa cosa!”

Los videos causaron sensación, en especial por las expresiones de asombro de los pilotos.

La primera grabación, conocida por los expertos como “FLIR1”, muestra un objeto de forma oblonga, que se acelera fuera de la vista de los sensores. En el video llamado “Gimbal” se escucha a un miembro de la tripulación decir “¡mira esa cosa!”, en referencia un objeto volador. "Hay un enjambre (...) ¡Madre mía, van todos contra el viento! ¡Un viento de oeste de 120 nudos!”, dicen los pilotos.

Por último, en la grabación conocida como “Go Fast”, también del año 2015, se aprecia un objeto volador que parece estar sobre la superficie del agua y se escucha a los equipos militares preguntándose “¿Qué demonios es eso?” y “¿Qué es eso, hombre?”.


El piloto de la Marina jubilado David Fravor, que avistó uno de esos ovnis en 2004, contó en 2017 a la cadena de noticias estadounidense CNN que ese objeto se desplazaba de forma errática.

“Mientras me acercaba a él (...), aceleró rápidamente hacia el sur y desapareció en menos de dos segundo”, era “como una pelota de ping-pong que rebota contra una pared”, resumió entonces.

En diciembre de 2017, el Departamento de Defensa reconoció haber financiado hasta 2012 un programa secreto de varios millones de dólares para investigar los avistamientos de ovnis a pedido de Harry Reid, un ex senador de Nevada, estado donde se encuentran las instalaciones ultrasecretas del Área 51 de la Fuerza Aérea.

Luis Elizondo, ex jefe de ese programa clasificado, dijo a CNN en 2017 que él personalmente cree que “hay pruebas muy convincentes de que podemos no estar solos”. El funcionario aseguró que renunció al Departamento de Defensa en 2017 en protesta por el secreto que rodea el programa y la oposición interna a financiarlo.

“Estas aeronaves, las llamaremos aeronaves, muestran características que no se encuentran actualmente en el inventario de Estados Unidos ni en ningún inventario extranjero del que tengamos conocimiento”, dijo sobre los objetos que investigaron.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Ovnis, satélites o drones: ¿qué se vio realmente en el cielo de Jujuy?

La verdad detrás del video del supuesto OVNI que apareció tras la explosión del Popocatépetl

La Marina de EEUU confirmó que tres videos de ovnis revelados en 2017 son auténticos

MAS NOTICIAS