Miami Beach da marcha atrás con la reapertura de su principal parque

El parque más conocido de la ciudad, South Pointe, cerró este lunes después del primer fin de semana abierto tras la cuarentena. Pocas personas acataron la orden de uso de máscaras y el distanciamiento social

Desde Miami, Florida, Estados Unidos


Miami Beach cierra parque South Pointe por violaciones a las medidas de distanciamiento social (REUTERS/Carlos Barria)
Miami Beach cierra parque South Pointe por violaciones a las medidas de distanciamiento social (REUTERS/Carlos Barria)

Después de solo cinco días desde la que la ciudad de Miami Beach se alineara con las órdenes del condado de Miami Dade de reabrir parques, marinas y campos de golf, el lunes tuvo que dar marcha atrás y cerrar su parque más emblemático, South Pointe.

El parque que queda en la punta sur de la isla de Miami Beach, sobre la orilla del mar frente a la famosa Fisher Island, reabrió sin mayores disturbios el pasado miércoles. Si bien es cierto que no todos los visitantes del parque utilizaban los tapabocas, la distancia social se cumplía a rajatabla. Pero la situación cambió el fin de semana. Decenas de residentes del área y visitantes de otras zonas se acercaron hasta allí para realizar actividad física, pasar un rato al sol y hasta reunirse con amigos.

Después de seis semanas en las que todos los espacios públicos del condado Miami Dade se mantenían cerrados, el pasado 29 de abril reabrieron algunos espacios pero con limitaciones muy claras: la distancia entre personas debe ser de al menos dos metros, y todos deben utilizar máscaras cubriendo sus bocas y narices mientras no se encuentren corriendo. Los únicos que pueden no llevar los tapabocas puestos son niños menores de dos años y personas con enfermedades respiratorias (a las que se les aconseja no salir). La mayor parte de las ciudades del condado decidieron no abrir sus espacios públicos por el momento, dado que el estado de Florida no ha confirmado aún que hayan pasado los catorce días consecutivos en los que a diario se hayan detectado menos casos relacionados al COVID-19. Al día de hoy, Florida reporta 36.897 casos y cerca de 1.400 muertes. La gran mayoría de esos casos se encuentran en Miami-Dade, donde ya se contabilizan 13.092 contagiados y 317 fallecidos. Miami Beach había sido la única de las ciudades grandes del condado en reabrir sus parques.

Dan Gelber, alcalde de Miami Beach, y Jimmy Morales, administrador de la ciudad (Al Diaz/Pool via REUTERS)
Dan Gelber, alcalde de Miami Beach, y Jimmy Morales, administrador de la ciudad (Al Diaz/Pool via REUTERS)

Los primeros dos días de reapertura de parques, la ciudad de Miami Beach otorgó 1.550 órdenes de advertencia a quienes no estaban usando máscaras. La cifra aumentó considerablemente el fin de semana. El sábado hubo 2.800 órdenes de advertencia y el domingo otras 2.432, la gran mayoría de ellas fueron entregadas en South Point. El administrador de la ciudad, Jimmy Morales, determinó cerrar el estacionamiento contiguo al parque el domingo al mediodía para evitar el amontonamiento de personas. Pero como la situación no mejoró con el correr de las horas, el lunes se decidió cerrar el parque hasta nuevo aviso.

“Los cuidadores de los parques y los policías asignados a controlar estas áreas han reportado una enorme cantidad de violaciones a la orden del uso de máscaras. Además tenemos infinidad de reportes de hostilidad contra los cuidadores en especial en South Point”, declaró Morales a los comisionados de la ciudad mientras anunciaba el cierre de South Point.

“Es entendible la frustración de muchos que llevan semanas sin poder salir de sus casas. Pero debemos respetar las reglas porque nuestra salud está en juego. No vamos a pedirle a los policías que tomen medidas más severas para controlar el distanciamiento social y el uso de máscaras, entonces lo único que podíamos hacer era cerrar el parque”, explicó Dan Gelber, alcalde de Miami Beach.

Hoy la entrada al parque está cerrada con cinta amarilla y un puñado de policías controla que nadie intente ingresar a la fuerza. Los vecinos del área pasean a sus mascotas y hacen ejercicio en las calles cercanas al parque, como lo vienen realizando desde mediados de marzo.

“Es preferible que esté cerrado. El fin de semana fue una locura. Vino gente de todos lados a este parque que es pequeño. Nos pone en riesgo a los que vivimos aquí”, aseguró Alicia, una vecina de la elegante torre que linda con el parque South Point y que paseaba su perro muy cerca de las cintas amarillas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Más de 2.600 pacientes de COVID-19 en EEUU recibieron plasma convaleciente: “Estamos alentados por los resultados”

Coronavirus, en directo: el avance de la pandemia y la búsqueda de la vacuna

MAS NOTICIAS