Un votante ejerce su derecho en un centro de votación de los EEUU (REUTERS/Lucas Jackson)
Un votante ejerce su derecho en un centro de votación de los EEUU (REUTERS/Lucas Jackson)

Michigan es el Estado que más delegados aporta de la jornada (125 para ser específicos) y el que mayor valor simbólico representa ya que ganarlo indicaría que el candidato tiene la capacidad de convencer al votante blanco que vive en los suburbios, un grupo clave a la hora de ganar una elección general.

Según las encuestas, el ex Vice-Presidente Joe Biden llevaría las de ganar. En Missouri, Biden lideraría por 30 puntos para quedarse con la mayor parte de los 68 delegados en juego. En Idaho, con 20 delegados, la victoria sería de Biden, quien en las encuestas tiene un 51 por ciento de intención de voto. Mississippi, con sólo 36 delegados, otorga una ventaja de 55 puntos a Biden. Dakota del Norte, que aporta 14 delegados y Washington con 89 delegados también irían para Biden según el resumen de encuestas de Real Clear Politics.

Pero el plato fuerte se lo llevará quien conquiste a los votantes de Michigan. Según una encuesta llevada adelante por el periódico Detroit Free Press durante la semana pasada, Joe Biden le sacaría 24 puntos de ventaja a Bernie Sanders con una intención de voto de 51 contra 27 por ciento. Un sondeo similar realizado por Mitchell Research and Communications otorga una ventaja de 21 puntos al ex Vice-Presidente. La Universidad Monmouth concuerda en que Biden tiene una intención de voto en el Estado de 51 por ciento, contra 36 por ciento para Bernie Sanders.

Según estas encuestas, Sanders sigue siendo muy fuerte entre los votantes jóvenes. Cuando se trata de personas menores de 50 años, encuestas como la de la Universidad de Monmouth aseguran que el social-demócrata tiene una ventaja de 11 puntos sobre Joe Biden (49 por ciento contra 38). Algo que hemos visto materializarse en elecciones primarias anteriores. Pero cuando se trata de votantes entre 50 y 64 años –que suelen ser quienes más se acercan a las urnas-, la situación se vuelve favorable para Biden con una ventaja de 32 puntos.

El senador Bernie Sanders y el ex vicepresidente Joe Biden, durante uno de los debates de las primarias demócratas (REUTERS/Jonathan Ernst)
El senador Bernie Sanders y el ex vicepresidente Joe Biden, durante uno de los debates de las primarias demócratas (REUTERS/Jonathan Ernst)

Si consideramos el demográfico de mayores de 65 años, el favoritismo de Biden es aún mayor, con una ventaja de 46 puntos. En otros demográficos analizados por el mismo estudio, Joe Biden también tendría una ventaja importante. Ante votantes no blancos (mayoritariamente afro-americanos, latinos y asiáticos), Biden presenta 17 puntos a favor. Entre las mujeres saca una ventaja de 20 puntos que disminuye sólo a 10 cuando se analiza la intención de voto entre los hombres.

Pero sabemos que las encuestas muchas veces se equivocan y desde las filas de candidato socialista aseguran que hoy podemos estar ante una jornada histórica como la que tuvieron en 2016. Cuando Bernie Sanders enfrentaba a la poderosa Hillary Clinton en las primarias cuatro años atrás, el promedio de encuestas realizado por Real Clear Politics antes de la contienda de Michigan le daba 21 puntos a favor a Clinton. La realidad terminó siendo otra. Bernie Sanders se quedó con la victoria en Michigan, por una mínima diferencia pero que dejó muy mal paradas a las encuestadoras en un caso que hasta hoy sigue siendo citado como uno de los grandes “papelones” en la política moderna.

Un hombre con mascarilla camina por Penn Station en New York (REUTERS/Eduardo Munoz)
Un hombre con mascarilla camina por Penn Station en New York (REUTERS/Eduardo Munoz)

¿Quién saldrá a votar?

En Estados Unidos, donde ir a votar no es obligatorio, en gran medida las contiendas terminan definiéndose dependiendo de quienes salgan a votar. Teniendo en cuenta que en elecciones primarias en promedio es un 24 por ciento del padrón electoral quien se acerca a las urnas, son en general los mayores de 50 años quienes concurren más frecuentemente. Las excepciones se dan cuando hay un tema, o un candidato, que motive particularmente a algún grupo. Tal como ocurrió en 2008 con los jóvenes y Barack Obama.

Pero en este ciclo electoral hay un factor más que puede jugar un rol determinante: el coronavirus. De los seis Estados que tienen elección primaria hoy sin dudas Washington ha sido el más afectado. Allí se espera que por primera vez sea más la gente que vote por correo que la que se acerque a los centros de votación. Los otros cinco Estados están en crisis menores, pero con cerca de 700 casos de coronavirus confirmados en todo el país y 26 muertes, hay un estado de nerviosismo importante en la población ante lo que la OMS ya considera una posible pandemia.

Dado que la última semana ha sido la más dramática para el coronavirus en Estados Unidos es probable que la elección de hoy sea la primera verdaderamente afectada por el miedo de la gente a asistir a lugares públicos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: