Coronavirus: un enemigo inesperado e imprevisible en la contienda por la Casa Blanca

La epidemia es el tema que preocupa a los estadounidenses hoy y todo se lee a través de ese prisma. Con más de 500 infectados confirmados el fin de semana y la certeza de que el número irá creciendo, la carrera presidencial está atravesada por el COVID-19

El presidente Donald Trump habla rodeado del secretario de Salud Alex Azar, el director del CDC, Dr. Robert Redfield y el directpor asociado del Laboratorio de Ciencias y Seguridad Steve Monroe en el Centro de Control de Enfermedades (REUTERS/Tom Brenner)
El presidente Donald Trump habla rodeado del secretario de Salud Alex Azar, el director del CDC, Dr. Robert Redfield y el directpor asociado del Laboratorio de Ciencias y Seguridad Steve Monroe en el Centro de Control de Enfermedades (REUTERS/Tom Brenner)

Esta semana que comienza los votantes de seis Estados se acercarán a las urnas para elegir a su favorito en la primaria. En las pasadas contiendas hubo número récord de personas yendo a votar, siendo California el caso más extremo en el que dado a la gran cantidad de gente interesada en votar en la primaria en algunos centros electorales hubo colas de hasta tres horas. Hoy, con centenares de casos confirmados en Estados Unidos, las autoridades están aconsejando evitar la acumulación de personas en un mismo lugar y esto pudiera impactar el interés en la votación.

El Centro para el Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), indica que el contagio del virus se da cuando las personas están en contacto próximo, es decir, a menos de dos metros unos de otros, o por las micro-gotas emitidas por personas enfermas al estornudar o toser. Si bien indican que el nivel de contagio es mínimo cuando una persona toca una superficie que previamente fue tocada por alguien enfermo, el riesgo también existe allí. Según reportes de canales de noticias locales de los Estados que tienen primarias el martes, este último modo de contagio es el que más preocupa a los electores que estarán manipulando las máquinas de votación.

Otra consecuencia que muchos temen ver este martes es la falta de voluntarios en los centros electorales. El pasado Supermartes California y Texas reportaron un alto número de voluntarios registrados que no se acercaron a colaborar alegando temor al virus. Con el aumento de la preocupación en todo el país por el alto número de contagiados conocido en los últimos días, la tendencia pudiera ir en alza.

¿Cómo es la situación en los Estados que votan este martes?

Washington

El Estado del noroeste de los Estados Unidos ha sido el más afectado por el coronavirus hasta ahora. Cuenta con más de 100 casos confirmados y 16 muertes registradas, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins.

Este Estado tiene votación por correo. Las autoridades están pidiéndole a sus ciudadanos que eviten las sitios en los que mucha gente pueda estar reunida a la vez, como un centro de votación. Por lo tanto se espera que la mayor parte de los electores envíen sus boletas por correo. Todo voto con una estampilla marcada con fecha hasta el martes 10 de marzo será aceptado.

La Secretaria de Estado de Washington, Kim Wyman, inclusive lanzó una campaña para evitar riesgos a través de los sobres. Bajo el lema “Sano o contagiado, por favor sin saliva” (Wether healthy or sick, please don’t lick”), le está pidiendo a los residentes del Estado de Washington que por favor no cierren los sobres de votación que enviarán por correo utilizando su saliva. La funcionaria indicó que aún no se sabe cuánto tiempo puede vivir el virus sobre el papel, por lo tanto es más seguro cerrar los sobres con pegamento. De todas formas, ya se han encargado guantes para aquellos que realicen el conteo de votos.

Ayer, el gobernador de Washington, Jay Inslee, le dijo a un programa matinal de noticias que dada la gravedad de la situación en su Estado, estaban tomando medidas severas para reducir el número de actividades sociales. No indicó que tuvieran ningún tipo de medida especial para el martes electoral.

Lori Spencer habla por teléfono con su madre Judie Shape, de 81 años, a quien le diagnosticaron coronavirus en Kirkland, Washington (REUTERS/David Ryder)
Lori Spencer habla por teléfono con su madre Judie Shape, de 81 años, a quien le diagnosticaron coronavirus en Kirkland, Washington (REUTERS/David Ryder)

Idaho

El Departamento de Salud de este Estado indicó que por el momento no se registran infectados allí y que, por ende, el riesgo es muy bajo.

Michigan

Según el Departamento de Salud de este Estado hay 19 casos confirmados, 10 resultados que están aún pendientes y 97 personas bajo observación por el coronavirus. Las autoridades electorales han elaborado allí una “Guía de Higiene Electoral” destinada a quienes van a estar trabajando en los centros de votación. Allí se les indica que deben desinfectar periódicamente las máquinas de votación, los lápices, anotadores y mesas que se encuentran dentro de las estaciones electorales. Además se aconsaja sugerirle a quienes estén esperando para votar que formen filas con una considerable distancia entre unos y otros.

Mississippi

No hay casos confirmados en este Estado. El riesgo allí es muy bajo.

Missouri

Por el momento hay un sólo caso confirmado en este Estado. Se trata de una mujer que recientemente viajó a Italia. Las autoridades sanitarias están procesando una veintena de casos más aún sin confirmación.

Dakota del Norte

Ningún caso confirmado allí aunque hay 4 personas bajo observación por tener síntomas que concuerdan con el COVID-19.

Donald Trump habla durante un anuncio sobre coronavirus mientras los agentes operan en la bolsa de Nueva York (REUTERS/Andrew Kelly)
Donald Trump habla durante un anuncio sobre coronavirus mientras los agentes operan en la bolsa de Nueva York (REUTERS/Andrew Kelly)

El impacto del coronavirus sobre la gestión Trump

Las críticas al Presidente Donald Trump acerca de cómo está manejando la crisis del coronavirus no han tardado el llegar. Pero el Presidente parece no estar dispuesto a oír a quienes lo critican. Ayer se confirmó que hay infectados en el área de Washington y que inclusive un hombre que ha dado positivo en el test de coronavirus asistió a la conferencia CPAC (la convención conservadora más grande de los Estados Unidos), donde hablaron el Presidente Trump y el Vice-Presidente Mike Pence a finales de febrero.

A su arribo a Mar-a-Lago en Florida, el resort en el que funcionan las oficinas centrales de la campaña de reelección del Presidente, Trump dijo a la prensa que “no está preocupado en lo más mínimo” por la llegada del coronavirus a los alrededores de la Casa Blanca. Aseguró además que su administración está haciendo un “gran trabajo con esta crisis” y que seguirá realizando eventos masivos entre quienes apoyan su reelección.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: