Primera línea: El líder de Hezbollah, Sayyed Hassan Nasrallah, el jeque Naim Kassem, subjefe del grupo terrorista, Sayyed Hashem Safieddine, jefe del consejo ejecutivo. Segunda línea: Hussein Khalil, ayudante político del líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, Ibrahim Amin al-Sayyed, jefe de la oficina política, Mohammed Yazbek, jefe del consejo religioso (Foto AP/Hussein Malla, Archivo)
Primera línea: El líder de Hezbollah, Sayyed Hassan Nasrallah, el jeque Naim Kassem, subjefe del grupo terrorista, Sayyed Hashem Safieddine, jefe del consejo ejecutivo. Segunda línea: Hussein Khalil, ayudante político del líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, Ibrahim Amin al-Sayyed, jefe de la oficina política, Mohammed Yazbek, jefe del consejo religioso (Foto AP/Hussein Malla, Archivo)

El conflicto entre Irán y Estados Unidos, que ha creado tensiones en gran parte de Oriente Medio, también se siente ahora en el Líbano, donde Washington ha impuesto sanciones a Hezbollah, respaldado por Irán, y ha advertido que pronto podrían extenderse a sus aliados, profundizando aún más la crisis económica del pequeño país árabe.

La administración Trump ha intensificado las sanciones contra el grupo terrorista libanés y las instituciones vinculadas a él a niveles sin precedentes, apuntando por primera vez a los legisladores, así como a un banco local que, según Washington, tiene vínculos con el grupo.

Dos funcionarios estadounidenses visitaron Beirut en septiembre y advirtieron que las sanciones aumentarán para privar a Hezbollah de sus fuentes de ingresos. Las medidas se suma a la grave crisis financiera y económica del Líbano, con funcionarios libaneses advirtiendo que la economía y el sector bancario del país no pueden soportar la presión.

“Hemos tomado más medidas recientemente contra Hezbollah que en la historia de nuestro programa antiterrorista”, dijo el mes pasado en los Emiratos Árabes Unidos Sigal P. Mandelker, subsecretario de terrorismo e inteligencia financiera del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Mandelker dijo que Washington confía en que el gobierno libanés y el banco central "harán lo correcto para asegurar que Hezbollah ya no pueda tener acceso a los fondos del banco".

Hezbollah, cuyo nombre en árabe se traduce como "Partido de Dios", fue establecido por la Guardia Revolucionaria de Irán tras la invasión israelí del Líbano en 1982. El grupo, que goza de un amplio apoyo entre la comunidad chiíta del Líbano, dirige instituciones como hospitales, clínicas y escuelas, pero también tiene decenas de miles de misiles que los dirigentes de Hezbollah se jactan de que pueden alcanzar en cualquier parte de Israel.

El grupo es considerado como organización terrorista por Estados Unidos, algunos países árabes del Golfo y pocas naciones latinoamericanas, mientras que la Unión Europea considera que sólo el brazo militar de Hezbollah del grupo es un grupo terrorista.

Hoy es uno de los grupos armados más eficaces de Oriente Medio, con un arsenal más poderoso que el del ejército libanés, y ha enviado a miles de sus combatientes a Siria para apoyar a las fuerzas del presidente Bashar Assad en la guerra civil de ese país. Hezbollah y sus aliados tienen más poder que nunca en el parlamento y el gobierno y el Presidente Michel Aoun es un fuerte aliado del grupo.

Hezbollah ha reconocido que las sanciones les afectan, pero dice que ha sido capaz de hacer frente a las medidas impuestas por Estados Unidos durante años. El grupo, sin embargo, advirtió que es tarea del Estado libanés defender a sus ciudadanos cuando son objeto de sanciones por el mero hecho de pertenecer al grupo, ser musulmanes chiítas o ser simpatizantes de Hezbollah.

Wafiq Safa, un alto funcionario de seguridad de Hezbollah, y los miembros del Parlamento libanés Muhammad Hasan Ra'd y Amin Sherri (Foto AP/Hussein Malla, Archivo)
Wafiq Safa, un alto funcionario de seguridad de Hezbollah, y los miembros del Parlamento libanés Muhammad Hasan Ra'd y Amin Sherri (Foto AP/Hussein Malla, Archivo)

En julio, el Departamento del Tesoro puso en su lista negra a dos legisladores de Hezbollah, Amin Sherri y Mohammad Raad, en la primera acción de este tipo contra legisladores que actualmente ocupan escaños en el parlamento libanés. Un mes después, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro sancionó al Jammal Trust Bank por lo que llamó “facilitar a sabiendas las actividades bancarias”. El banco, que negó los cargos, se vio obligado a cerrar después.

Ni Sherri ni Raad respondieron a las solicitudes de comentarios de The Associated Press.

Esta foto de archivo del 30 de agosto de 2019 muestra una sucursal del Jammal Trust Bank, sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por
Esta foto de archivo del 30 de agosto de 2019 muestra una sucursal del Jammal Trust Bank, sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por "facilitar a sabiendas las actividades bancarias" para Hezbollah, en Beirut, Líbano (AP)


Hasta ahora, todas las figuras que han sido objeto de sanciones han sido funcionarios de Hezbollah o individuos musulmanes chiítas que, según Washington, están ayudando al grupo.

El líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, dijo que el grupo “estudiará bien las alternativas” ahora que Estados Unidos está apuntando a bancos que Hezbollah no posee ni negocia, así como a individuos y comerciantes ricos simplemente por su afiliación religiosa. “Ya dijimos en el pasado que cuando somos víctimas de la injusticia podemos ser pacientes, pero cuando nuestro pueblo es víctima de la injusticia debemos comportarnos de una manera diferente”, dijo.

Nasrallah dijo que el estado y el gobierno deben defender a los ciudadanos libaneses. En una aparente referencia al banco central libanés que aplica las sanciones estadounidenses, agregó: “Algunas instituciones estatales no deben apresurarse a implementar los deseos y órdenes de los americanos de esta manera.”

Walid Marrouch, profesor asociado de economía de la Universidad Libanesa Americana, dice que la economía del Líbano está dolarizada en un 70% y que como el Líbano está utilizando esta moneda, Beirut tiene que acatar las leyes (de Estados Unidos). "Ya estamos viviendo en una crisis y eso sólo empeorará las cosas", dijo sobre las sanciones.

Antoine Farah, jefe de la sección de negocios del diario Al-Joumhouria, escribió que si los deseos de Hezbollah se convierten en órdenes, “nos enfrentaremos a un enfrentamiento en el que nadie querría estar en nuestro lugar”. Si Hezbollah decide luchar contra Estados Unidos con el dinero de los libaneses, le garantizamos un rápido colapso y permanecer en el fondo por mucho tiempo, como Venezuela”, escribió.

Durante una visita a Beirut, David Schenker, secretario de Estado adjunto de Estados Unidos para Asuntos del Cercano Oriente, dijo que Washington incluirá en sus listas negras a “individuos en el Líbano que ayuden y asistan a Hezbollah, independientemente de su secta o religión”.

Schenker no dio más detalles en su entrevista con la televisión local de LBC, pero las estaciones de televisión locales dijeron que Washington podría comenzar a apuntar a los aliados cristianos del grupo militante, que tiene 14 miembros en el parlamento y tres ministros del gabinete, incluido el Ministerio de Salud.

Al ministro de Salud Jamil Jabbak, que no es miembro de Hezbollah pero se cree que es cercano al líder del grupo, no se le otorgó una visa para asistir a la Asamblea General de la ONU a finales de septiembre.

Hezbollah tiene micho poder en Líbano (Shutterstock)
Hezbollah tiene micho poder en Líbano (Shutterstock)

El Subsecretario del Tesoro para la Financiación del Terrorismo, Marshall Billingslea, visitó el Líbano la semana pasada y en una declaración de la Embajada de Estados Unidos dijo que "alentará al Líbano a tomar las medidas necesarias para mantener la distancia con Hezbollah y otros actores malignos que intentan desestabilizar el Líbano y sus instituciones".

Al final de su visita, Billingslea se reunió con un grupo de periodistas que representaban a los medios de comunicación locales y les dijo que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos estaba publicando una recompensa de 10 millones de dólares para cualquiera que proporcionara "información valiosa sobre las finanzas de Hezbollah", según el Daily Star.

Dijo que el objetivo principal del Tesoro de Estados Unidos “era privar a Hezbollah de todo apoyo financiero, ya sea de Irán o por cualquier otro medio”. Billingslea dijo que Irán solía enviar al grupo 700 millones de dólares al año, añadiendo que las sanciones de Estados Unidos contra Irán han “disminuido considerablemente” el flujo de efectivo.

Imad Marmal, un periodista cercano a Hezbollah que tiene un programa de entrevistas en la televisión Al-Manar, escribió que el grupo quiere que el estado libanés presente un plan nacional para enfrentar el “asedio estadounidense” que acabará afectando no sólo a los chiítas sino a la economía del país en general. Añadió que los destinatarios de las sanciones son los ciudadanos libaneses, a quienes el Estado debe proteger. Hezbollah “no va a gritar de dolor como Estados Unidos está apostando, ni hoy ni mañana y ni siquiera dentro de cien años”.

Con información de AP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: