Mucho antes de que la Corte Suprema de los Estados Unidos legalizara el matrimonio entre personas del mismo sexo en junio de 2015, Michael McConnell y Jack Baker ya era una pareja joven que solamente quería casarse…

Pero eran dos hombres, y eso en 1970 significaba que su unión no sólo quedaban fuera de ser santificados en matrimonio, sino que su homosexualidad en sí misma era considerada un trastorno mental por la Asociación Psiquiátrica Americana (APA).

Sólo tres años después, la APA cambió de rumbo y eliminó la homosexualidad de su lista de trastornos. Esa decisión llegó justo cuando los derechos modernos de los homosexuales estaban empezando a despegar tras los disturbios de 1969 en el Stonewall Bar de Nueva York. El 50 aniversario de este evento se celebra con desfiles y fiestas de Orgullo Gay en todo el mundo.

Cinco décadas después de ese episodio bisagra, en el centroeste de los Estados Unidos, McConnell y Baker siguen viviendo juntos como una pareja casada en su hogar de Minneapolis. De hecho, son un modelo de estabilidad doméstica: llevan casados 48 años, son como una pareja más de jubilados y están orgullosos de su vida juntos.

Sin embargo, su título de la pareja gay más antigua de Estados Unidos costó años de esfuetzo y dedicación. Décadas de luchas legales por el reconocimiento de su casamiento, un camino que los ha convertido en verdaderos precursores.

Michael y Jack, hace 48 años
Michael y Jack, hace 48 años

"Todo el mundo intentaba decir que no era legal", contó Jack Baker a Reuters durante una entrevista reciente. "Queríamos permanecer juntos hasta que probáramos que el matrimonio era legal… Aparte del hecho de que estábamos enamorados", agrega con simpatía. De hecho, la lucha fue tan central en su relación que Baker hasta estudió derecho para defender su matrimonio.

La historia de amor comenzó en 1967 en Oklahoma. Al poco tiempo la relación ya era los suficientemente seria como para que Baker se animara ha hacer la gran pregunta. "Cuando me propuso matrimonio le dije: 'De acuerdo, me comprometeré contigo, pero sólo si encuentras una forma de casarnos legalmente'", contó McConnell. "La verdad, pensé que eso lo disuadiría por un tiempo", reveló.

Pero sucedió lo contrario. Baker dejó de trabajar como ingeniero y se matriculó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Minnesota para tratar de encontrar una solución. Sabía en carne propia que nos ería fácil ya que su militancia por sus derechos lo expulsarpn de las Fuerza Aérea. Era gay y pedía igualdad, una combinación arriesgada para la conservadora Fuerza Aéra norteamericana.

El primer intento fue en 1970, cuando solicitaron  una licencia de matrimonio tradicional en el condado de Hennepin después de haberse establecido en Minneapolis. El condado los rechazó y la Corte Suprema del estado confirmó la negativa. Así comenzó un proceso legal que incluyó que la Corte Suprema de Estados Unidos rechazara tratar el caso por "falta de una cuestión federal sustancial", según documentos de la Corte.

"Sabíamos que esta sería una larga lucha legal", dijo McConnell, recordando las décadas pasadas.

Pensaron varias vías, y una de las estrategias desesperadas llevó a McConnell a adoptar a Baker para que la pareja tuviera mayores derechos legales, como la representación en caso de enfermedad.

Y al ser adoptado, Baker cambió su nombre legal a "Pat Lyn". Ese nombre, algo ambuiguo para la época, es el que usaron para solicitar otro certificado de matrimonio, pero esta vez en el Condado de Mankato, a 95 km al sur de Minneapolis. La oficina del secretario del condado no se dio cuenta de que la pareja era del mismo sexo cuando certificó el casamiento y, con la ayuda de un ministro metodista, Baker y McConnell celebraron su boda el 3 de septiembre de 1971, en la casa de un amigo.

Después de la celebración, la pareja comenzó a reclamar los beneficios de los que gozan todas las parejas casadas, pero se encontraron con muchos obstáculos legales… Fueron 47 años de recorrer pasillos judiciales hasta que la lucha final se dirimió en un tribunal de distrito en Minnesota, el año pasado, cuando la Justicia determinó que su matrimonio original era retroactivamente válido como resultado de la igualdad matrimonial aprobada.

"Queríamos igualdad de derechos con las personas que se casan. Queríamos que la comunidad gay, los hombres y mujeres gay tuvieran acceso a eso, y hemos tenido que empujar y empujar, y eso -eventualmente- se convirtió en el movimiento gay moderno", analizó Baker.

Así, en el largo, valiente e inspirador proceso, Michael McConnell y Jack Baker se transformaron en una pareja emblemática para los derechos de los homosexuales.

Con información de Reuters

MÁS SOBRE ESTE TEMA: