Según el conductor de Lyft que dejó a Lueck en el parque, la joven no parecía nerviosa ni intranquila cuando se subió al vehículo del sujeto que la esperaba en el destino (Foto: Salt Lake City Police Department)
Según el conductor de Lyft que dejó a Lueck en el parque, la joven no parecía nerviosa ni intranquila cuando se subió al vehículo del sujeto que la esperaba en el destino (Foto: Salt Lake City Police Department)

La estudiante universitaria que desapareció en Utah el pasado 17 de junio, fue vista por última vez sobre las 03:00 horas de la madrugada en el parque Hatch, donde se reunió con un hombre.

Así lo confirmó este lunes Tim Doubt, asistente del jefe de policía de la ciudad de Salt Lake. Explicó que Mackenzie Lueck, de 23 años, pidió un servicio de Lyft en el aeropuerto para que la  llevara hasta el parque, ubicado al norte de la metrópoli.

El conductor de la app que hizo el trayecto, aseguró a las autoridades que Lueck no parecía estresada ni nerviosa cuando se subió al auto del sujeto que la esperaba en medio del parque.

La última persona que la vio fue el conductor de Lyft que la dejó en el parque Hatch, al norte de la ciudad (Foto: AP)
La última persona que la vio fue el conductor de Lyft que la dejó en el parque Hatch, al norte de la ciudad (Foto: AP)

En opinión de Doubt no hay pruebas que les lleven a pensar que la estudiante de enfermería está en peligro, pero aseguró que siguen investigando y que están preocupados porque no ha asistido a clases ni ha contactado a sus familiares desde el 17 de junio.

En la conferencia, los agentes compartieron además una línea temporal de los movimientos de Lueck previos a su desaparición. Explicaron que el avión en el que viajaba la estudiante desde California aterrizó en Salt Lake City a las 1:35 horas de la madrugada. A las 02:05 horas, la universitaria escribió a su madre -que vive en California-, para contarle que ya había bajado del avión.

A las 02:59, llegó al parque donde se bajó del Lyft y abordó otro vehículo.

Desde su desaparición el 17 de junio, Lueck no ha asistido a clases, ni se ha presentado en el trabajo. Tampoco ha pasado por el piso para ver a su gato, a quien según sus amigas, jamás abandonaría. Esto preocupa a los investigadores encargados de su caso (Foto: Facebook)
Desde su desaparición el 17 de junio, Lueck no ha asistido a clases, ni se ha presentado en el trabajo. Tampoco ha pasado por el piso para ver a su gato, a quien según sus amigas, jamás abandonaría. Esto preocupa a los investigadores encargados de su caso (Foto: Facebook)

Aunque sus amigas aseguran que no tenía novio, las autoridades ahora investigan si utilizaba apps de citas o si tenía perfiles secretos en redes sociales que sus seres queridos desconocían.

En declaraciones a distintos medios, sus compañeras de piso aseguraron que Lueck jamás se habría marchado sin su gato, y que siempre que cambiaba sus planes les avisaba por el celular, que permanece apagado desde el día de su desaparición. Además dijeron que nunca faltaría a un examen parcial.

"No es que necesitara desconectar, y si ella lo hubiera hecho me lo habría contado", dijo una de sus mejores amigas, Juliana Cauley, a CBS This Morning.

Las amigas de Lueck no han dejado de repartir carteles y participar en búsquedas para encontrarla, al igual que los miembros de su familia (Foto: AP)
Las amigas de Lueck no han dejado de repartir carteles y participar en búsquedas para encontrarla, al igual que los miembros de su familia (Foto: AP)

"Estoy muy preocupada. Es mi mejor amiga. Siempre me escribe a todas horas. Queremos hacer todo lo que esté en nuestra mano. Ella es la chica más dulce y auténtica que conozco. La quiero. La echo de menos. Y estoy extremadamente preocupada por ella y por su bienestar", añadió para la cadena Fox13 Kennedy Stonner, una de las integrantes de la hermandad Alpha Chi Omega, a la que pertenecía Lueck.

La estudiante universitaria comenzó sus estudios en Utah en 2014, e iba a graduarse este año. El fin de semana previo a su desaparición había viajado a su California natal para asistir al funeral de su abuela. Al regresar a Salt Lake, Utah, tomó de madrugada un lyft en el aeropuerto hasta el parque Hatch. Sus seres queridos no volvieron a saber nada de ella, no asistió a clases, ni se presentó en el trabajo, y tampoco apareció por su departamento.

Las autoridades continúan su búsqueda y recordaron que Lueck mide 1.70 metros, pesa alrededor de 55 kilos, es rubia y tiene los ojos castaños.