“Tommy Terrible” asesinó a cuatro personas durante su estancia en prisión (Foto: especial)
“Tommy Terrible” asesinó a cuatro personas durante su estancia en prisión (Foto: especial)

Thomas Silverstein, considerado uno de los presos más peligrosos de EEUU, murió a los 67 años por complicaciones cardíacas.

Según medios locales, Silverstein, también conocido como "Tommy Terrible" falleció el 11 de mayo en Lakewood, Colorado, después de que las autoridades federales lo trasladaran a un hospital de la zona, tras sufrir una deficiencia cardíaca.

Los funcionarios del condado de Jefferson, en Colorado, confirmaron que la muerte se debió a problemas de salud, y que no está siendo investigada.

Condenado a cadena perpetua, el gangster y miembro de la pandilla supremacista "Hermandad Aria", vivía aislado en una celda de la prisión de máxima seguridad ADX Florence, ubicada en un desierto de Colorado.

La prisión ADX Florence ha recibido diversas denuncias por sus duras condiciones de aislamiento (Foto: Especial)
La prisión ADX Florence ha recibido diversas denuncias por sus duras condiciones de aislamiento (Foto: Especial)

También llamado "El Alcatraz de las Montañas Rocosas", este centro penitenciario es el más seguro del país, más incluso que Guantánamo. Según fuentes consultadas por la agencia EFE, allí estaría recluido el capo del Cártel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán, quien logró huir en dos ocasiones de cárceles mexicanas.

Thomas Silverstein era considerado por las autoridades de EEUU uno de los presos más violentos bajo custodia federal. Durante su estancia en la cárcel asesinó a cuatro personas, entre ellas, al oficial de prisiones Merle Clutts, en 1983, un crimen que le dio la fama y le llevó a ingresar en ADX Florence.

En la cárcel del desierto de Colorado pasó sus últimos años, recluido en una celda aislada e individual en la que las luces permanecían encendidas las 24 horas del día.  Sin derecho prácticamente a utilizar el teléfono, el supremacista pasaba el tiempo dibujando y escribiendo cartas. Además, cuando murió, estaría trabajando en un libro autobiográfico.

Los crímenes de "Tommy Terrible"

El supremacista blanco entró por primera vez en la cárcel a los 19 años, condenado por un delito de robo (Foto: especial)
El supremacista blanco entró por primera vez en la cárcel a los 19 años, condenado por un delito de robo (Foto: especial)

Thomas Silverstein nació en Long Beach, California, en 1952. Su expediente delictivo se abrió cuando sólo tenía 19 años, en 1971. Entonces, cometió un robo que le llevó a cumplir condena en la Prisión de San Quintín, en el condado de Marion, California.

Al recuperar su libertad, organizó tres grandes golpes a distintos bancos de California. Por ello entró a una prisión federal en Kansas, y desde entonces, el resto de su vida transcurrió en el interior de una celda.

En el reclusorio de Kansas asesinó en 1980 a un compañero de prisión, por lo que fue trasladado a una cárcel de máxima seguridad en Marion, Illinois.  No había pasado un año cuando le acusaron de matar a otro interno. El gangster acuchilló a Raymond "Cadillac" Smith, un miembro de la pandilla "C.C. Blacks". Después de asestarle varias puñaladas, arrastró el cadáver por las gradas mientras se burlaba de su víctima. El supremacista se defendió y dijo que había cometido los crímenes por lo duras que eran las condiciones de reclusión.

Tres años más tarde, el oficial de prisiones Merle Clutts, fue a buscar a "Tommy el terrible" a las gradas para escoltarle hasta los baños. Según la versión del preso, Clutts apareció solo, algo poco habitual pues los guardias suelen ir acompañados.

Silverstein explicó que cometía esos crímenes porque el aislamiento le afectaba a su estado mental (Foto: especial)
Silverstein explicó que cometía esos crímenes porque el aislamiento le afectaba a su estado mental (Foto: especial)

"Las personas que viven en esas prisiones están aisladas, piensan un poco diferente que los demás, y realmente están acostumbradas a la rutina. Él pensó que Clutts le iba a matar", explicó Terry Rearick, que ha trabajado en varios casos de defensa de criminales de la Hermandad Aria, en una entrevista con The Mercury News.

De camino al baño, el gangster logró deslizar sus esposas entre los barrotes de la celda de un compañero de prisión, también integrante de la Hermandad Aria. Cuando llegaron a las duchas, acuchilló al agente una docena de veces con un vástago. Sólo horas después, otro miembro de su pandilla, Clayton Fountain, repitió exactamente el mismo crimen con otro oficial, Robert Hoffmann.

Por el salvaje asesinato, Silverstein fue trasladado a ADX Florence, donde pasó el resto de sus días.

"Recibí una carta suya en marzo que decía que tenía una gripe muy fuerte y que no podía salir de la cama", dijo Rearick al diario digital. "Supongo que era bastante peor que una gripe".