El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, viajó a la frontera en El Paso, Texas, para un mitin el lunes por la noche en que se centró en sus demandas de un muro para evitar el ingreso de inmigrantes en forma ilegal desde México.

Trump comenzó el mitín alardeando: "No sé si lo escucharon: hoy comenzamos una gran muro hermoso".

"Necesitamos construir un muro y lo construiremos rápido", aseguró el mandatario. "La inmigración ilegal daña a todos los Estados Unidos, incluidos millones de inmigrantes legales, al reducir los salarios, agotar los recursos públicos y reclamar innumerables vidas inocentes".

Y reiteró: "El muro salva vidas".

Además del muro y la inmigración, el mandatario tocó varios de los temas que ya había abordado durante su segundo discurso del Estado de la Unión la semana pasada: economía, guerra comercial con China, crisis en Venezuela e investigación de la trama rusa, entre otros.

( REUTERS/Leah Millis)
( REUTERS/Leah Millis)

Trump destacó los números positivos de la economía estadounidense bajo su mandato.

"Desde las elecciones creamos más de 3,2 millones nuevos empleos, 500 mil en la industria", dijo. Mientras que respecto a la guerra comercial aseguró que "en China quieren un trato". "Esas tarifas les están costando mucho dinero", afirmó.

Sobre los temas de política internacional, destacó su "gran relación" con el líder norcoreano Kim Jong-un -con quien se reunirá el 27 y 28 de febrero en Vietnam- y volvió a condenar "la brutalidad del régimen socialista de Nicolás Maduro".

"Estados Unidos nunca será un país socialista", dijo. Fue una de las declaraciones más ovacionadas por sus simpatizantes.

El mitin, interrumpido un par de veces por manifestantes, tuvo lugar al mismo tiempo que una marcha opositora liderada por el ex congresista de El Paso, Beto O'Rourke, quien está considerando una posible candidatura para la nominación demócrata en 2020.

Beto O’Rourke durante la marcha anti Trump en El Paso (REUTERS/Loren Elliott)
Beto O’Rourke durante la marcha anti Trump en El Paso (REUTERS/Loren Elliott)

"Nos desafió, así que nosotros tenemos 35,000 mil personas aquí esta noche. Y él tiene 200 personas, 300 personas. No le fue muy bien", dijo en referencia al acto del demócrata.

La visita del presidente Trump se produce cuando el gobierno de EE.UU. se enfrenta a la fecha límite del viernes para financiar cerca de una cuarta parte de sus operaciones, tratando de evitar otro cierre después de un cierre sin precedentes de 35 días que terminó el mes pasado. Poco antes del discurso, los congresistas de ambos partidos anunciaron un acuerdo tentativo pera evitar otro "shutdown".

(REUTERS/Leah Millis)
(REUTERS/Leah Millis)

El dinero para la construcción del muro en la frontera sur de EE.UU. permanece en el centro de la disputa. Fuentes del Congreso dijeron a la AFP que el acuerdo incluye 1.375 millones para financiar un muro en la frontera con México; una promesa clave de la campaña del presidente Donald Trump, quien exigía 5.700 millones para su construcción.

El presidente Trump puede usar su autoridad como comandante en jefe para declarar una emergencia nacional y eludir al Congreso por completo. Los demócratas dicen que una declaración de emergencia es injustificada e imprudente.

"Los demócratas tienen que dejar de estar tan enojados", dijo Trump. "Es un milagro lo que está pasando y queremos que continúe. Tenemos mucho para celebrar: en la economía, en lo militar, en lo científico".

(REUTERS/Leah Millis)
(REUTERS/Leah Millis)

El mandatario se refirió también a la investigación de la trama rusa, que tildó de "fake news" y atribuyó a un complot liderado por los demócratas: "Ningún presidente tiene que pasar por lo que pasamos nosotros en estos primeros dos años. Es una desgracia. No debería permitirse que vuelva a pasar", dijo.

"Los demócratas se están convirtiendo en el partido del socialismo, de las fronteras abiertas y del crimen", agregó, en una fuerte crítica al partido opositor.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: