Alex Stamos, el director de seguridad de Facebook, había pedido que la empresa fuera más transparente en su comunicación sobre la actividad rusa en la plataforma. (Steve Marcus/Reuters)
Alex Stamos, el director de seguridad de Facebook, había pedido que la empresa fuera más transparente en su comunicación sobre la actividad rusa en la plataforma. (Steve Marcus/Reuters)

Facebook vive momentos tormentosos en medio del escándalo por la filtración de datos durante las elecciones de Estados Unidos. The New York Times anunció este lunes por la tarde que el jefe de seguridad de la red social, Alex Stamos, abandonaría la empresa. Sin embargo, el propio Stamos aclaró que seguirá trabajando para la red social, pero con un cambio de rol. 

"Estoy completamente comprometido con mi trabajo en Facebook. Es cierto que mi papel cambió. Actualmente estoy dedicando más tiempo a explorar los riesgos emergentes de seguridad y trabajar en seguridad electoral", escribió en la plataforma.

Stamos, una figura legendaria en la industria de la tecnología, "dejará la empresa luego de desacuerdos internos sobre cómo la red social debería gestionar su papel en la difusión de desinformación", había publicado el diario neoyorquino. Noticia que rápidamente ocupó todas la planas de los medios internacionales, en medio del escándalo que salpica a la red social por la manipulación de datos.

A comienzos de 2017 Stamos había preparado "un informe sobre cómo se había usado la plataforma para operaciones de inteligencia rusa y de otros países", según Wired. La revista citó a dos personas "con conocimiento directo del documento" para asegurar que Stamos estaba "ansioso por publicar un análisis detallado y específico de lo que la empresa había hallado".

Alex Stamos había solicitado una actitud más transparente sobre la injerencia rusa, pero otros ejecutivos estuvieron en desacuerdo y suavizaron su informe.
Alex Stamos había solicitado una actitud más transparente sobre la injerencia rusa, pero otros ejecutivos estuvieron en desacuerdo y suavizaron su informe.

Pero —recordó el periódico de Nueva York— Stamos se había topado muchas veces con la consternación de ejecutivos superiores, como Sheryl Sandberg, la directora de operaciones de la empresa.

Cuando terminó su informe, Stamos se molestó porque los equipos de política y comunicaciones "recortaron y suavizaron" su texto, que se conoció el 27 de abril de 2017 —un día después de que el Senado anunciara que llamaba al entonces director del FBI, James Comey, a declarar en la investigación rusa— sin detalles ni ejemplos de las manipulaciones.

Cuando le anunciaron que sus responsabilidades cotidianas serían asignadas a otros ejecutivos, de manera tal que él pudiera supervisar al equipo de 120 personas dedicado a la seguridad de la información, pero bajo la dirección inmediata de las divisiones de producto e infraestructura, Stamos quiso renunciar, pero le pidieron que postergara su salida por la imagen de la empresa. Desde agosto de 2017 su grupo directo quedó conformado por sólo tres personas.

Stamos es reconocido en Silicon Valley por haberse opuesto a que Yahoo compartiera los mensajes privados de sus usuarios con el FBI y la NSA, algo que la empresa había hecho a pedido de las agencias de seguridad, y previa creación de un software de búsqueda específico, sin que los clientes estuvieran al tanto de que eran espiados. Stamos era director de seguridad en Yahoo, y también desconoció el hecho hasta que el programa se puso en marcha. Entonces renunció.

En medio de las tensiones por el escándalo de la consultora Cambridge Analytica —que en 2014 obtuvo la información de más de 50 millones de usuarios de Facebook en Estados Unidos y la usó para crear un software que influyera las decisiones—, Stamos publicó y borró una serie de tuits, se cree que en el marco de las discusiones internas de la empresa.

"Hay problemas mucho más grandes en los cuales las grandes empresas tecnológicas tienen que ser mejores para resolverlos. Colectivamente hemos sido demasiado optimistas sobre lo que hemos construido y nuestro impacto en el mundo. Créase o no, mucha gente en estas empresas, desde los pasantes a los CEOs, están de acuerdo", dijo en el tuit que englobó el asunto.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: