Paul Manafort. (Reuters)
Paul Manafort. (Reuters)

El fiscal especial Robert Mueller acusó a Paul Manafort, ex presidente de la campaña de Donald Trump, de pagarles en secreto a ex políticos europeos para que cabildearan en pro de Ucrania.

La nueva acusación contra Manafort llega en un nuevo encausamiento dado a conocer el viernes. Dicha acusación fue formulada luego que Rick Gates, socio de negocios de Manafort durante largo tiempo, se declarara culpable.

En el encausamiento se acusa a Manafort de pagarles a los ex políticos, conocidos informalmente como el "grupo de Habsburgo", para que aparentaran ser analistas "independientes" cuando de hecho eran cabilderos pagados. Parte del cabildeo encubierto ocurrió en Estados Unidos.

En la acusación formal se afirma que el grupo era dirigido por un ex canciller europeo. En los papeles judiciales se acusa a Manafort de utilizar cuentas bancarias en el extranjero para pagarle a los ex políticos más de 2 millones de euros.

Por otra parte, el documento judicial añade acusaciones de evasión fiscal y fraude bancario, e incrementa significativamente el riesgo legal que enfrentan Manafort y  Gates. Ambos ya enfrentaban la perspectiva de pasar cuando menos una década en prisión si son declarados culpables en un juicio.

Rick Gates.
Rick Gates.

En un principio, ambos hombres recibieron 12 cargos en octubre en un encausamiento en el que se les acusaba de un plan multimillonario para lavar dinero vinculado a labores de cabildeo para un partido político ucraniano con inclinaciones amistosas hacia Rusia. Tanto Manafort como Gates, que también trabajó en la campaña de Trump, se declararon inocentes tras recibir esa acusación formal.

Los nuevos cargos, contenidos en un encausamiento de 32 cargos devuelto por un jurado investigador federal en Virginia, alegan que Manafort y Gates adulteraron documentos financieros, mintieron a los que preparaban declaraciones de impuestos y defraudaron a bancos, valiéndose de dinero que hacían pasar a través de cuentas en el extranjero para gastar pródigamente, incluida la adquisición de bienes raíces, decorados interiores y otros bienes de lujo.

El nuevo caso penal, asignado al juez federal de distrito T.S. Ellis III, llega una semana después de que otro encausamiento emitido por Mueller acusaba a 13 rusos y a tres compañías en una conspiración para socavar las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos a través de un plan propagandístico en las redes sociales. Los cargos contra Manafort y Gates no están relacionados con ninguna acusación de conducta ilegal relacionada con la campaña de Trump, aunque Mueller continúa investigando posibles vínculos con el Kremlin.

Manafort confía en que será absuelto de todos los cargos

Jason Maloni, portavoz de Manafort, dijo en un comunicado que el ex presidente de campaña de Trump es inocente, e hizo énfasis en que los cargos "no tienen nada que ver con Rusia y la interferencia/colusión en los comicios de 2016".

Manafort "confía en que será absuelto de todos los cargos", señaló Maloni.

En la nueva acusación formal se eleva a 30 millones de dólares la cantidad de dinero que Manafort, con apoyo de Gates, está acusado de lavar. También acusa a Manafort y a Gates de presentar declaraciones fiscales falsas de 2010 a 2014, y en la mayor parte de esos años ocultarle al Servicio Interno de Impuestos las cuentas bancarias que tenían en el extranjero.

Con información de AP

LEA MÁS: