Los tornados que golpearon el sábado el sur de los Estados Unidos dejaron al menos 15 muertos y decenas de heridos, pero también un rescate de película.

Phillip Ocheltree iba a toda velocidad por un camino rural al norte de Canton, en Texas, para tratar de poner a salvo a su hijo y su pequeña bebé del tornado que se dirigía hacia su casa. Pero en un momento el viento volteó su camioneta sobre un arroyo que iba creciendo a toda velocidad.

Minutos después de que pasó lo peor, Tom Mitchell salió con su automovil para tratar de ayudar a las víctimas y se encontró la camioneta dada vuelta cerca de Myrtle Springs.

"El agua en el arroyo se movía muy rápido y no podían abrir las puertas", contó Tom, al describir la escena.

Al rato se detuvieron otros vehículos con gente más fornida que se lanzó al rescate y Tom, con menos fuerza, filmó la escena.

Después de un rato de luchar contra la corriente, los rescatistas lograron sacar la bebé del vehículo. "Estaba blanca, pasando a un gris azulado, y sus ojos fuera de foco", recordó Tom. "¡Jesús, querido, por favor haz que esta bebé respire!", gritaba una mejor en la escena.

Tom dejó entonces su celular y comenzó con las tareas de reanimación sobre la bebé. Enseguida tuvo que hacer lo mismo con el niño, que fue rescatado instantes después. Al final, pudieron rescatar al padre. Los tres se recuperan favorablemente en un hospital de la zona.

Tom compartió las imágenes del rescate en las redes sociales: "Creo que muestra lo que puede lograr una comunidad de desconocidos actuando en equipo todos juntos en una situación de emergencia".

LEA MÁS: