Un comienzo insólito tuvo el cruce por los octavos de final del Mundial de Rusia entre Croacia y Dinamarca. En apenas cinco minutos de juego, cada equipo protagonizó un blooper que le permitió marcar a su rival.

En menos de 120 segundos, el elenco danés contó con una lateral en ataque. El defensor Henrik Dalsgaard envió la pelota directo al área para que, tras un rebote, Mathias Jorgensen rematara de zurda a la posición del arquero Danijel Subasic. Sin embargo, el guardameta tuvo una floja respuesta y no pudo contener el disparo, mandando el esférico al fondo de la red.

 

Minutos después, Ante Rebic desató un ataque a favor de los croatas, desbordó por la derecha y habilitó a Sime Vrsaljko dentro del área. El lateral envió un fuerte centro por lo bajo que llegó a despejar Dalsgaard pero el balón dio en la cara de Thomas Delaney. El rebote le quedó a Mario Mandzukic: el delantero de la Juventus convirtió la igualdad.

 

El ganador de este duelo entre el primero del Grupo D y el segundo del Grupo C se medirá ante Rusia, que viene de eliminar a España, por los cuartos de final el sábado 7 de julio, en el estadio Olímpico de Sochi.

Seguí leyendo: