La alegría de las aficionadas uruguayas (Reuters)
La alegría de las aficionadas uruguayas (Reuters)

"Volveremos, volveremos, volveremos otra vez, volveremos a ser campeones, como la primera vez", se escuchó al unísono desde las tribunas del Samara Arena.

Uruguay goleó 3-0 al local Rusia por la tercera fecha de la primera fase del Mundial y de esta manera se quedó con la cima del Grupo A.

Esta hazaña no solo significó el pase a octavos de final, ya obtenidos hace unos días tras el triunfo sobre Arabia Saudita, sino que fue la primera vez que la Celeste terminó ganadora de su grupo en una Copa del Mundo -desde su nuevo formato- y con valla invicta.

Tal contundencia fue la que mostró el elenco dirigido por Óscar Washington Tabares en los tres primeros duelos que sus hinchas se ilusionan con repetir lo hecho en Brasil 1950 y en el primer Mundial de la historia (1930).

Inspirados en el título obtenido en su propia tierra, tras imponerse por 4-2 ante Argentina en el estadio Centenario de Montevideo, el cántico afirma que la historia sucederá de nuevo y sumarán su tercera estrella al escudo.

El seleccionado oriental espera por su próximo rival, que será quien se quede con el segundo puesto del Grupo B. España, Portugal o Irán son los posibles retadores que estarán en frente el 30 de junio en el estadio Olímpico de Sochi.

Seguí leyendo: