Lionel Messi reconoció hace un tiempo atrás que haber sido padre le cambió la vida. Lo transformó. El capitán disfruta de su rol familiar y el video que se publicó en las últimas horas junto con Ciro deja más que en claro ese goce.

La filmación muestra al futbolista rosarino de 32 años enseñándole al más pequeño de sus hijos a tomar mate. "Pará que le pongo agua…", le indica en un momento al chiquito de 1 año continúa tomando a pesar de que el recipiente ya no tenía líquido.

Vestido con el short de la selección argentina y utilizando un termo que está decorado con fotos de sus tres hijos, el líder del Barcelona le transmite al más joven de la dinastía Messi las costumbres argentinas en esa filmación que subió la plataforma Otro.

Ciro Messi tomando mate en una foto que subió la madre (Foto: @AntonelaRoccuzzo)
Ciro Messi tomando mate en una foto que subió la madre (Foto: @AntonelaRoccuzzo)

Si bien no queda en claro dónde fue captada la escena, habría sido tomada durante las vacaciones familiares en Antigua y Barbuda, donde Leo y Antonela Roccuzzo descansaron durante algunos días de las semanas anteriores.

Luego, fueron visitados por los padres, hermanos y sobrinos del futbolista en ese mismo sitio. Y, días más tarde, partieron en un yate rumbo a Ibiza para celebrar en compañía de las parejas amigas que habitualmente acompañan a los Messi: Luis Suárez y Sofía Balbi; Cesc Fábregas y Daniella Semaan; Jordi Alba y Romarey Ventura.

Sin embargo, la escena más destacada de todas las vacaciones será esta de Leo en el rol de padre con el pequeño Ciro, uno de los que le cambió la vida según él mismo confesó hace unos meses atrás en una entrevista: "Todas las derrotas duelen como la primera, pero es verdad que lo fui asimilando de otra manera. Cuando nació Thiago entendí que las prioridades eran otras y no el resultado de un partido. Obviamente me sigue doliendo muchísimo, pero llego a casa, veo a mis hijos, a mi mujer y se me pasa. Antes estábamos solos con mi familia o cuando me fui a vivir solo con Antonela. Llegaba y por ahí me encerraba, no quería hablar, miraba televisión, no comía. Hoy tengo la obligación de cambiar la cara y estar con mis hijos".

Seguí leyendo: