Fue una batalla campal. Un escándalo que no es habitual observar en el fútbol español. El partido que protagonizaron Peña Rociera y Villafranco por el ascenso a la División de Honor terminó de la peor manera.

Los incidentes que se registraron en el municipio andaluz de Coria del Río dejó como saldo a un detenido, luego de la gresca generalizada que involucró a jugadores, simpatizantes y efectivos de la Policía Nacional.

Según fuentes policiales el conflicto se inició dentro del campo de juego cuando los protagonistas celebraron un gol sobre la hora a favor de Peña Rociera. Las provocaciones generaron la reacción de los rivales, quienes agredieron a los futbolistas con la colaboración de varios fanáticos.

Así, más de 20 efectivos de la Policía Nacional, junto con el trabajo de algunos encargados de seguridad privada, intervinieron para reprimir el caos generalizado que concluyó con la detención de un hombre que cuenta con antecedentes penales.

Lo llamativo fue que después de la trifulca que involucró a más de 2.000 personas (las peleas también se dieron en las tribunas) el partido se reanudó y concluyó con un empate (1 a 1).

La definición de la Primera División Andaluza constituye el sexto nivel de competición de la Liga Española. Los equipos se encuentran inmediatamente por debajo de la División de Honor y los jugadores son en su mayoría amateurs.

"Desde 1968 disfrutamos del fútbol en Isla Mayor. Nuestros principales valores son la humildad y el respeto. Aunque siempre queremos ganar nuestro objetivo principal es educar deportivamente a personas para, entre todos, construir un futuro mejor", fue el mensaje que se leyó en la página oficial de Villafranco luego del escándalo.

Más sobre este tema