Santi Cazorla ha regresado a la selección española tras un calvario de lesiones
Santi Cazorla ha regresado a la selección española tras un calvario de lesiones

Era un partido más de para la 'Generación Dorada' de la selección de España de Vicente del Bosque. Un amistoso ante la Chile de Jorge Sampaoli, en Ginebra (Suiza), el 10 de septiembre de 2013. Santi Cazorla, integrante de planteles campeones de Europa en 2008 y 2012, sufrió un golpe en su tobillo que le provocó una fisura en el hueso. Su carrera continuó con un dolor en su pie derecho, que por cierto no le impidió seguir demostrando su calidad en el Arsenal FC inglés. Dos años hasta que su pierna dijo basta. Había empezado aquella campaña 2015/16 siendo capitán varios partidos e impulsando al equipo de Arsène Wenger como director de orquesta en el mediocampo, pero en diciembre de 2015 tuvo que pasar por el quirófano por una rotura del ligamento externo de la rodilla izquierda. Pero no era la rodilla el verdadero problema, su tobillo dolía cada vez más y las infiltraciones ya no eran suficientes. Así comienza un calvario de 637 días sin fútbol que, por fortuna, acaba con final feliz.

La milagrosa resurrección de Cazorla es un hecho. A sus 34 años, ha jugado 45 partidos en todas las competencias con el Villarreal y fue una de las piezas más importantes en la salvación de un equipo que rozó el descenso. Su gran premio tras la campaña fue la citación de Luis Enrique para medirse a Islas Feroe y Suecia por la clasificación a la Eurocopa 2020. Es su regreso a La Roja tras cuatro años. Un periodo en el que estuvo casi dos años lejos del fútbol y en el que se sometió a 10 cirugías.

"No me lo esperaba ni en los mejores sueños. Si alguien me hubiera dicho que el final de temporada era este nunca lo hubiera imaginado, ya que son dos años de lesión, y es muy complicado volver al máximo nivel", confesó Cazorla tras conocer la citación que corona un regreso maravilloso.

EL MILAGRO DE CAZORLA

Su último partido con el Arsenal FC fue el 19 de octubre de 2016, en la Champions League ante el Ludogorets. Fueron 57 minutos antes de irse reemplazado por Mohamed Elneny. Volvió a lastimarse el tobillo, aquel del duelo ante Chile. Intentó recuperarse sin pasar por el quirófano pero no hubo éxito y en diciembre viajó a Suecia para su cirugía. En principio serían tres meses de baja, nada que lamentar. Pero al mes, cuando le quitaron los puntos, la herida se abrió. Y volvió a pasar, una y otra vez. Terminó operado ocho veces en un año.

VIDEO: Así contaba Santi Cazorla el calvario de sus lesiones

"'Si consigues volver a caminar con tu hijo por el jardín, date por satisfecho', me dijeron. Llegué a ver natural entrar al quirófano", reveló Santi Cazorla a fines de 2017, el año en que decidió cambiar de médico y llegó a manos de Mikel Sánchez, un especialista en Vitoria (España) que descubrió que tenía una gangrena le había comido 8 centímetros del tendón del tobillo de su pierna derecha.

Sánchez se encargó de la reconstrucción del tendón y el jugador no se dio por vencido, mantuvo firme su ilusión de volver a jugar. El Arsenal FC le renovó en noviembre su contrato hasta junio de 2018 para acompañarlo en el proceso de recuperación. Fueron jornadas largas, de esfuerzo, llanto, trabajo duro, y más lágrimas.

EL HÉROE DE LA SALVACIÓN

No renovó su vínculo con el club inglés y en agosto de 2018 regresó al Villarreal, el club que lo vio nacer como futbolista. Llegó con una inactividad de más de 600 días pero con la ilusión intacta, dispuesto a disfrutar al máximo de su nueva oportunidad. Aquella inactividad que empezó en octubre de 2016 terminó el 18 de julio de 2018 en un amistoso ante el Hércules. Fueron esos partidos de pretemporada los que demostraron que podía tener un papel principal al momento competir.

Y ha sido una temporada inolvidable. Tan sufrida como su recuperación, porque el Submarino Amarillo se asomó peligrosamente al abismo y estuvo a punto de caer a la segunda división. Incluso el propio Cazorla no pudo ocultar sus lágrimas cuando falló un penal decisivo. Pero sintió el cariño de la gente en todo momento, tanto de los seguidores de su equipo como de los rivales.

"Durante mi lesión, por redes sociales, notaba el cariño de la gente pero era inimaginable ir a cualquier estadio y que la gente se alegre de verme jugar. Es el mayor trofeo que me voy a llevar el día que me retire. Estoy muy agradecido a todas las aficiones por el cariño que me dan", dijo Cazorla a El Mundo.

Uno de los mejores partidos de Santi Cazorla esta temporada fue ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu (AP)
Uno de los mejores partidos de Santi Cazorla esta temporada fue ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu (AP)

Las cuatro victorias en los últimos seis partidos han decretado la salvación y Santi Cazorla puede presumir de haber aportado cuatro goles y 10 asistencias para conseguir el objetivo de quedarse en La Liga. Estuvo lejos de ser esa figura que regresa de forma emblemática y contribuye más en el vestuario que en el campo de juego, porque estuvo en cancha más de 3.000 minutos e hizo jugar el equipo a su ritmo. Como en el Santiago Bernabéu, donde dio un recital futbolístico a principios de mes.

Esas actuaciones fueron las que devolvieron a Santi Cazorla a la selección española tras casi cuatro años. La última vez había sido ante Inglaterra en noviembre de 2015, en un amistoso en el que convirtió un gol. Y volverá a los grande, en partidos oficiales y con la responsabilidad de sumar puntos para que España juegue la Eurocopa 2020. Puede que ya no exista la 'Generación Dorada' y que Luis Enrique ocupe el lugar de Del Bosque. Lo que es seguro, es que no será un partido más para Cazorla. Ninguno lo es desde que ha vuelto al fútbol.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: