Griezmann anotó dos goles, pero se fue expulsado por una patada en el rostro de un rival

El delantero francés era la gran figura del Atlético de Madrid, pero recibió la roja directa tras su dura entrada. La reacción del Cholo Simeone en el banco

Atlético de Madrid y Liverpool disputan un entretenido encuentro en el estadio Wanda Metropolitano. Por la tercera jornada del Grupo B de la Champions League, duelo que pone en juego el liderazgo de la zona, el elenco inglés gana 3 a 2. Doblete de Salah y el restante de Keita anotaron para la visita, Griezmann por duplicado marcó para el local.

Y justamente el delantero francés del Colchonero fue gran protagonista del partido y no solo por sus dos goles, sino también porque fue expulsado tras una patada en la cara a un rival. La acción ocurrió cuando se disputaban seis minutos del complemento, con el duelo empatado 2-2, y el juez Daniel Siebert no dudó en mostrarle la roja directa.

La patada de Antoine Griezmann a Roberto Firmino que le valió la tarjeta roja (REUTERS/Juan Medina)
La patada de Antoine Griezmann a Roberto Firmino que le valió la tarjeta roja (REUTERS/Juan Medina)

La acción se produjo luego de que Griezmann intentara rechazar la pelota. Al girar y levantar la pierna izquierda, impacta de lleno el botín a la altura del cuello de Firmino, quien quedó tendido durante algunos minutos. El juez alemán no dudó y expulsó de manera directa al delantero francés. Aunque la acción fue muy clara, los gestos del Cholo Simeone eran de no comprender lo que estaba ocurriendo. El entrenador del Atlético de Madrid criticó al árbitro e hizo ademanes de que su pupilo no lo vio.

Antoine Griezmann había sido fundamental para la remontada del elenco colchonero, que comenzó perdiendo por dos tantos. Su doblete le permitió igualar un juego muy difícil, pero la expulsión tiró por la borda toda ilusión de triunfo. Fue peor aún, porque pocos minutos después Salah logró el tanto del triunfo para el Liverpool que se mantiene como líder indiscutido del Grupo B con nueve unidades, seguido por el Atlético y Porto con cuatro; cierra Milan sin unidades.

El Atlético de Madrid sufrió su primera derrota de la temporada en la Liga de Campeones. El vigente campeón de Liga tuvo que afrontar una noche cuesta arriba, sobre todo por cómo concedió al Liverpool en los primeros compases, pero reaccionó a las mil maravillas en la media hora final del primer acto e incluso buscó la portería rival siendo un jugador menos. La inferioridad numérica fue un espaldarazo para los Reds, que ganaron por inercia -sigue invictos este curso- con un penal muy riguroso.

LOS GOLES DE GRIEZMANN:

Griezmann fue quien desperdició un mano a mano clarísimo, pero tuvo su primera gran noche -desde que volvió a Madrid- gracias a la media hora final, una actuación apoteósica que culminó con dos golazos. El primero fue más de pícaro, metiendo la bota a un disparo raso de Koke, y el segundo ajustando el cuero al palo más alejado tras una asistencia exquisita de Joao Félix. El portugués se fue de Van Dijk, ganó el espacio y habilitó al ‘Principito’, que definió como los ángeles. La noche no sólo se había equilibrado (2-2, min.34), sino que se pudo completamente de cara para los rojiblancos, venidos a más por el empuje en el centro del campo, sobre todo de Rodrigo de Paul, otra vez uno de los mejores.

Sin embargo, el guión cambió de la noche al día a los cuatro minutos de la reanudación. Griezmann peleó un balón con Firmino y elevó el pie hasta su cabeza ganándose la consecuente tarjeta roja. El francés casi ni protestó, todo lo contrario que sus compañeros, que eran conscientes de la dificultad de la empresa siendo un guerrero menos. Pese a la expulsión, el Atlético no varió su forma de entender el partido y trató de hincar el diente a su rival con varias jugadas de Carrasco, una de ellas tras una combinación con Trippier que sorprendió a la liviana zaga del ‘Pool’.

Con el paso de los minutos, los del Cholo optaron por condurar el marcador aunque sus intenciones siempre fueron ir hacia delante. Cuatro cambios de golpe, entre ellos Suárez, Correa y Llorente para ir a por el partido, pero un inocente penalti de Hermoso impidió ejecutar el plan. El árbitro no dudó y Salah, con mucha sangre fría, marcó el definitivo 2-3 a falta de 15 minutos para el final. No podían pasar más cosas, o eso pensaba el colchonero, que todavía pudo ilusionarse en los diez minutos finales. Una jugada de Diego Jota sobre Giménez fue señalada como penalti a favor del Atlético, pero el VAR corrigió al colegiado alemán. Su decisión dejó al campeón español sin premio y con la primera derrota europea de la temporada. Sin embargo, los de Simeone seguirán en la segunda posición, eso sí, con 4 puntos, los mismos que el Oporto y muy lejos de su verdugo este martes.

SEGUIR LEYENDO: