El fracaso futbolístico de México en Río 2016

El seleccionado nacional llegó a las tierras amazónicas con el objetivo de repetir su hazaña lograda cuatro años antes en Londres 2012

Oribe Peralta se convirtió en el primer futbolista mexicano en asistir en dos ocasiones consecutivas como refuerzo a JJOO(Foto: Twitter@Goriladel41)
Oribe Peralta se convirtió en el primer futbolista mexicano en asistir en dos ocasiones consecutivas como refuerzo a JJOO(Foto: Twitter@Goriladel41)

México se bañó de oro cuando consiguió uno de los títulos más importantes en la historia del balompié nacional. El título olímpico en la edición de la capital inglesa, en 2012, provocó el júbilo de sus aficionados, todo era alegría.

Ese éxito hizo pensar que el resultado llegó después de haber consagrado un buen trabajo por parte de las selecciones menores y que, a la postre, este método podría ser utilizado en la plantilla absoluta. El sueño alcanzaba para ver al tricolor en el tan ansiado quinto partido en Brasil 2014 o peleando los primeros puestos en las siguientes dos ediciones de la Copa América.

No obstante, ambos torneos no finalizaron de la mejor manera para la Selección: cayó en octavos de final a manos de Holanda en Brasil 2014; en la Copa América de Chile 2015 finalizó su participación en la fase de grupos y en la Copa América Centenario se llevó a cabo una de las mayores humillaciones al combinado nacional mexicano tras sucumbir 7-0 contra Chile, en cuartos de final.

La base de la selección estaba conformada por cinco elementos de Pachuca: Lozano, Gutiérrez, Guzmán, Pizarro y Aguirre(Foto: Twitter@Goriladel41)
La base de la selección estaba conformada por cinco elementos de Pachuca: Lozano, Gutiérrez, Guzmán, Pizarro y Aguirre(Foto: Twitter@Goriladel41)

Cuatro años después de lo conseguido en Londres, México se presentó como el campeón actual y se podía creer que repetiría dicho logro con una nueva generación de futbolistas encabezada por Hirving Lozano, Rodolfo Pizarro y Víctor Guzmán. Además de ser reforzada con Alfredo Talavera, Jorge Torres Nilo y el amuleto que cuatro años atrás se convirtió en el jugador más importante para el combinado, Oribe Peralta. Raúl Gutiérrez, que fue campeón del mundo con la categoría sub-17 en cinco años atrás, tomó el timón de dicha selección.

El principio del torneo parecía esperanzador con un empate a dos goles contra el que parecía ser el rival más difícil de la competencia: Alemania. Sin embargo, Corea del Sur goleó 8-0 a su similar de Fiji y se colocaba como el primer lugar del grupo.

En el segundo compromiso el Tricolor se impuso a Fiji con un marcador de 5-1. La esperanza se centraba en que el resultado podría ser más abultado. Además, durante este mismo encuentro, el equipo mexicano sufrió la baja de Oribe Peralta por una fractura en la nariz que fue provocada por un choque con el portero rival y también Rodolfo Pizarro presentó una fractura en el peroné derecho. Ambos futbolistas tuvieron que regresar a territorio nacional para su recuperación.

Fiji comenzó ganando el encuentro por la mínima, pero en el segundo tiempo Erick Gutiérrez anotó cuatro goles y uno más fue de Carlo Salcedo para darle la vuelta al marcador (Foto: Twitter@ElGuerreroAaron)
Fiji comenzó ganando el encuentro por la mínima, pero en el segundo tiempo Erick Gutiérrez anotó cuatro goles y uno más fue de Carlo Salcedo para darle la vuelta al marcador (Foto: Twitter@ElGuerreroAaron)

La oportunidad de México para seguir avanzando se concentraba únicamente en una victoria sobre Corea del Sur, en su último compromiso de fase de grupos, pues la selección asiática había empatado con Alemania en su segundo partido.

El tercer enfrentamiento llegó en el Estadio Mané Garrincha y la escuadra de Corea propinó una derrota a México de 1-0, con gol de Kwon Chang-Hwang, lo que terminó con el sueño de poder remendar la victoria conseguida cuatro años antes.

Los seleccionados eran Alfredo Talavera, Gibrán Lajud, José Abella, Erick Aguirre, César Montes, Carlos Salcedo, Jordan Silva, Jorge Torres Nilo, Carlos Cisneros, Rodolfo Pizarro, Víctor Guzmán, Erick Gutiérrez, Michael Pérez, Alfonso González, Hirving Lozano, Oribe Peralta, Erick Torres y Marco Bueno.

Alfonso González y Marco Bueno se convirtieron en campeones sub-17 en el 2011, junto a su técnico Raúl Gutiérrez.

En la actualidad, Alfredo Talavera, Erick Aguirre, César Montes, Rodolfo Pizarro, Erick Gutiérrez e Hirving Lozano son los jugadores de aquella selección que aún son convocados frecuentemente con el combinado nacional.

Alfredo Talavera se ha convertido en un jugador recurrente para la Selección Mexicana (Foto: Carl Recine/REUTERS)
Alfredo Talavera se ha convertido en un jugador recurrente para la Selección Mexicana (Foto: Carl Recine/REUTERS)

Los primeros acusados de dicho fracaso fueron los altos dirigentes del balompié nacional por no permitir un mejor desarrollo de jugadores para las categorías menores en la liga local.

SEGUIR LEYENDO: