Con polémica arbitral, Tigres femenil amarró la ventaja mínima en la final de ida

El partido pudo llegar al 2-0, pero las universitarias sufrieron un gol anulado por un fuera de lugar inexistente

Con gol de Lizbeth Ovalle, Tigres termina la ida con ventaja de visitante (Foto: Twitter @TigresFemenil)
Con gol de Lizbeth Ovalle, Tigres termina la ida con ventaja de visitante (Foto: Twitter @TigresFemenil)

A las 9 de la noche del viernes 11 de diciembre, las dos escuadras regias comenzaron a disputar la final de ida del torneo Guardianes 2020. Desde el inicio del partido en el estadio BBVA, Tigres y Rayadas salieron tirando para adelante.

Al minuto 3, Lizbeth Ovalle remató con la cabeza un tiro de esquina a segundo palo. Al minuto 10, Stephany Mayor tocó la puerta de las Rayadas cuando se quitó a dos defensas y acomodó un centro que no encontró a ninguna compañera para el remate. Las Rayadas contestaron con un par de tiros al área desde las bandas, el primero de Cristina Burkenroad y el segundo de la zaguera Mariana Cadena.

Y luego, al minuto 18 llegó el primer error de arbitraje. Un tiro libre de Tigres encontró a Sandra Mayor en el área, pero una barrida en la marca de Rayadas tiró a la delantera a dos pasos del poste. La jugadora con el número 9 pidió la falta, pero Francia María González, que pitó el encuentro dijo “nada”.

Después, las visitantes buscaron el desquite con un centro a la frente de Lizbeth Ovalle que remató limpio pero fuera del objetivo. Diez minutos antes de que pitaran el primer tiempo, Natalia Gómez Junco se plantó con la diestra y remató desde la frontera del área grande. El tiro cayó en la cuna de la guardameta rayada, Alejandría Godinez.

En el contragolpe, Diana Evangelista bailó con toda la defensa de Tigres para hacer la intentona desde el área grande universitaria a un costado del segundo poste.

Tigres corrió para irse al descanso con un gol en la bolsa, pero al remate de Mayor le faltó fuerza y al disparo de Ovalle le faltó dirección. Con eso, los equipos de Nuevo León se fueron al medio tiempo.

El arbitraje anuló un gol de Tigres y sumó otras tres decisiones polémicas (Foto: Twitter @TigresFemenil)
El arbitraje anuló un gol de Tigres y sumó otras tres decisiones polémicas (Foto: Twitter @TigresFemenil)

Al regreso, con 49 minutos de partido, Mayor volvió a ser la primera en disparar contra la portería de las locales, aunque sin éxito. Cinco minutos después, Francia María González repitió el “que juegue” luego de que la defensa lateral de Rayadas, Ricla Rajunov, derribara a Lizbeth Ovalle en el área.

Y como ellas querían su triplete, el arbitraje anuló un gol de cabecita de Katty Martínez. La juez de línea pitó el fuera de lugar y la silbante respondió “suena bien”. El partido seguía en ceros.

Rayadas aprovechó el reclamo para intentar un contragolpe de los pies de Mónica Monsiváis que levantó el tiro sobre el travesaño.

Al 61 las de Tigres estaban cansadas del tiquitaca y, con un tiro libre que rozó las orejas de la barrera, Ovalle puso el balón en las manos de Godínez, que no pudo sostenerlo y lo dejó pasar. Con eso, las felinas sumaron el primer y único tanto del partido.

Las de amarillo buscaron el segundo con Mercado que remató de lejos a la olla y con Martínez que la paseó hasta las los brazos de Godínez en el área grande. Con la arquera en el suelo, Gómez Junco tenía línea directa al segundo, pero remató fuera de objetivo, como suspiro en el poste.

Al 84, el arbitraje volvió a hacer de las suyas y apuntó una tarjeta amarilla a Bernal de Rayadas por una falta fantasma.

A los 92, Ovalle siguió buscando el doblete y se plantó en la esquina del área para mandar un tiro aéreo que rozó el travesaño.

Con eso, la silbante se llevó cuatro controversias, Ovalle su gol y Tigres una victoria de visitante frente a la vuelta del próximo lunes en el Universitario.

Si las Rayadas quieren alzar la copa necesitan el doblete en el estadio de las felinas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: