El uruguayo y el italiano protagonizaron un recordado episodio (AFP)
El uruguayo y el italiano protagonizaron un recordado episodio (AFP)

El ex árbitro internacional mexicano Marco Antonio Rodríguez, quien fue el encargado de dirigir el duelo entre Uruguay e Italia por la última fecha de la fase de grupos de la Copa del Mundo de Brasil, reveló cómo se vivió desde adentro el polémico episodio en el que Luis Suárez mordió en un hombro a Giorgio Chiellini.

A poco más de cinco años de aquella acción, el hoy entrenador del Salamanca UDS de la Segunda División B española, aseguró que hasta el momento "no hay una toma televisiva que confirme la mordida" y que no echó al uruguayo porque no había VAR.

Los futbolistas se reencontraron en cancha con sus respectivos equipos (Reuters)

"En ese momento veo a un jugador tocándose los dientes y a otro enseñando el hombro. Hablo con el asistente uno, le veo el rostro y estaba blanco. 'No vi', me dijo. Le pido información y me dice 'no vengas, vete al otro'", recordó el ex árbitro en una entrevista al programa radial español "El Partidazo de Cope",

"El asistente dos me dice: 'Tocayo, tocayo', porque también se llama Marco, métele una tarjeta amarilla". Le respondo: 'No, no no, dame información del acontecimiento no me des la resolución'. Le pregunto al cuarto árbitro y se queda enmudecido", reveló.

Marco Antonio Rodríguez, que participó en tres mundiales consecutivos (2006, 2010 y 2014) explicó que, "mi sensación fue que algo grave pasó, pero no quise aventurarme a mostrar amarilla para aparentemente calmar el lado emocional del partido, porque pensé 'si se quedó corto y hay algo grave voy a perder'. Así que tuve que resolver con la honestidad: no vi. Entonces, a Buffon le dije balón a tierra, porque mi asistente había marcado un empujón, no una mordida. De hecho no hay una toma que se vea mordida, no hay un zoom que diga lo mordió".

El abrazo entre Luis Suárez y Giorgio Chiellini en Champions League (AFP)
El abrazo entre Luis Suárez y Giorgio Chiellini en Champions League (AFP)

Al finalizar aquel partido, en el que Uruguay se impuso a Italia por 1-0 con gol de Diego Godín a los 81 minutos, la polémica continuó: "Tardamos un poquito de salir de la cancha y todo el staff italiano me estaba esperando. Baja el veedor y me dice 'muy buena actuación, felicitaciones'. Pero a los diez minutos me dice que hay una jugada muy complicada que dicen que Suárez ha mordido. Reportamos el juego y me pidieron ampliación, reporté que no lo observé".

Acto siguiente, se juntó con la terna arbitral que lo acompañó y los regañó: "para los saques de banda o tiros de esquina no los quiero. Las importantes es lo que tenemos que ver, no quiero más fallos. Vamos a acertar todas", les dijo y agregó: "Algo pasó y no podemos volver a fallar".

Finalmente el ahora entrenador del Salamanca UDS, que ya ha dirigido su primer entrenamiento a puerta cerrada en el estadio Helmántico, reconoció que, "hasta el día de hoy no he vuelto a hablar con Suárez y tampoco con Chiellini" y que el vio "lunares y no mordida".

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: