El sonorense fue una de las tres personas que murieron tras el ataque (Foto: Twitter)
El sonorense fue una de las tres personas que murieron tras el ataque (Foto: Twitter)

Ramón Randey Dorame se encontraba en el lugar equivocado en el momento menos adecuado. El ex pitcher de Grandes Ligas con Los Ángeles Dodgers estaba en el bar BBT de Reynosa, Tamaulipas, cuando un grupo de sicarios entró al lugar para disparar y así acabar con su vida.

Tamaulipas es uno de los estados más golpeados en México por el narcotráfico y la violencia, que esta vez se cobró la vida del ex jugador de MLB, cuyo cuerpo fue reclamado ayer por sus familiares ante las autoridades ministeriales, así como la de otro hombre presente en el bar, mientras que otro más murió en el hospital sin aún conocerse su identidad.

Por increíble que parezca, el BB y VT se encuentra a solo unos metros de las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas (PGJT) Zona Norte. Según testigos de lo ocurrido, el crimen fue realizado por un solo sujeto quien llegó a bordo de una pick up, descendió de camioneta con un arma larga, y al llegar a la puerta disparó contra las víctimas.

Medios locales fueron los primeros en dar a conocer la noticia de que Randey, de 39 años, era una de las víctimas. En la actualidad, el ex lanzador zurdo se dedicaba a entrenar niños beisbolistas en una conocida organización de ese deporte, después de haber llegado a la cima de su carrera dentro del beisbol profesional de las Ligas Mayores en Estados Unidos.

Randey Dorame militó, además de con los Dodgers, en Astros y Cardinals en MLB, así como numerosos equipos más de otras organizaciones de México, Estados Unidos y Japón. Nacido en 1979, en Huatabampo, Sonora Mexico, llamó poderosamente la atención cuando en 1997 se convirtió en el pitcher del año en la Liga Dominicana de Verano, donde arrasó con una marca de 8-0 con los DSL Dodgers II.

Tras conocerse su identidad, las autoridades entregaron el cuerpo a sus familiares para su sepultura. También fue entregado el cuerpo de Juan Antonio García Jiménez, de 72 años, a quien se le conocía como "El Tío Juan" o "Juan Muletas", mientras que del sujeto aún no se conoce su identidad y origen, aunque también falleció en el Hospital General, horas después de la balacera.

Tanto el cuerpo de Randey, como el del "Tío Juan" podrán ser inhumados, más no cremados, conforme a la ley, por haber sido víctimas de una muerte violenta tras el ataque del que el autor huyó con rumbo desconocido, mientras que la escena del crimen fue acordonada por peritos criminólogos.

Según las autoridades mexicanas, en el estado de Tamaulipas hay dos cárteles que se disputan la plaza para distribuir droga: Los Zetas y el Cártel del Golfo, sin embargo de estos dos grupos criminales se desprenden al menos ocho células delictivas que se enfrentan entre ellas todos los días para tener aterrorizada esa zona del país.