Este fin de semana el Sydney FC venció 2-1 en condición de visitante al Brisane Roar por la liga femenina de Australia y una jugada en particular se volvió viral.

En un tiro libre en favor del elenco local sobre el final del encuentro y con el marcador en desventaja, la blonda encargada de ejecutar la infracción se encontró con una situación inusual.

Las cuatro integrantes de la barrera, en lugar de aguardar de pie, se colocaron en cuclillas y cuando llegó el disparo saltaron para bloquearlo. El objetivo era que la ejecutante no pudiese calcular la altura que debía tomar la pelota, ya que no tenía dimensión de la barrera, y además tomar mayor impulso.

Finalmente, el disparo se fue muy desviado y todas rieron por lo sucedido. Es un misterio saber si efectivamente la pegada fue pésima por el movimiento de las defensoras, o simplemente por una falla de la ejecutante.

El partido terminó 2 a 1 y así el Sydney FC se clasificó a la Final de la Westfield W League.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: