El buque Geo Ocean III, en el momento en el que ancló en el puerto de Portland (Foto: AFP)
El buque Geo Ocean III, en el momento en el que ancló en el puerto de Portland (Foto: AFP)

El movimiento del buque Geo Ocean III, que había permanecido durante cuatro días en el lugar donde fueron hallados los restos de la aeronave, se tradujo en noticia: el equipo que trabajaba en el Canal de la Mancha, dispuesto por la Air Accidents Investigation Branch (AAIB), logró rescatar el cuerpo que había sido divisado en el avión, tras dos jornadas de arduo esfuerzo, dadas las condiciones climáticas que la zona. El equipo de peritos confirmó en Portland que se trata de Emiliano Sala.

El cuerpo fue retirado con éxito y el buque se trasladó hacia el puerto de Portland, donde comenzaron las tareas de los peritos forenses para confirmar su identificación, ya que la AAIB se dedica específicamente a dilucidar los motivos del accidente. "Tras un extenso examen visual del lugar del accidente utilizando el vehículo operado a distancia (ROV), se decidió intentar operaciones de recuperación", informó la Agencia.

En efecto, el operativo fue llevado a cabo mediante un vehículo submarino controlado a distancia desde el buque. Ayer hubo dos intentos para poder sacar el cuerpo del futbolista a la superficie, pero resultaron infructuosos. Ayer por la tarde, los trabajos tuvieron éxito.

Imagen a distancia del buque en pleno trabajo de rescate
Imagen a distancia del buque en pleno trabajo de rescate

"Desafortunadamente, los intentos de recuperar los restos de la aeronave no tuvieron éxito antes de que las malas condiciones meteorológicas obligaran a detener las operaciones. El pronóstico del tiempo para el futuro previsible es deficiente y, por lo tanto, se tomó la difícil decisión de finalizar la operación", subraya el comunicado. Los encargados del operativo se encontraron permanentemente con dificultades climáticas. "Se hizo difícil porque tenían dos horas entre cada corriente para operar y el clima apuntaba a seguir empeorando", le explicaron a Infobae sobre los obstáculos superados.

Los dos cojines y demás restos hallados en una playa de Francia resultaron fundamentales para detectar el sitio preciso donde se hallaba la aeronave, a unos 25 kilómetros de su última aparición por radar y a más de 75 kilómetros del hallazgo en la arena de de la ciudad de Surtainville, entre  el camping Les Mielles y el de Bel Sito. Los datos que arrojó el entrecruzamiento de su análisis con las diferentes coordenadas permitieron restringir el campo de rastrillaje y determinaron una zona limitada. Ocho días más tarde, el buque privado "Morver" –que contrató la familia del futbolista– zarpó rumbo al lugar y tardó sólo dos horas en localizar los restos metálicos durante la mañana del último domingo a través de su sonar. Luego, las tareas quedaron en manos del buque Geo Ocean III.

"Aunque no fue posible recuperar la aeronave, se espera que el extenso registro de video capturado por el ROV proporcione evidencia valiosa para nuestra investigación de seguridad", concluyó el comunicado de la AAIB, que no ofreció detalles sobre si existirá un nuevo operativo con apoyo del Reino Unido para extraer el avión o quedará a criterio de una iniciativa privada, como tampoco aportó información sobre el otro ocupante del Piper PA-46 Malibu que quedó fuera del alcance de los radares el último 21 de enero.

E
E

MÁS SOBRE ESTE TEMA: