Cristiano Ronaldo es uno de los mejores ejecutantes de tiros libres del planeta y ninguno fallo podrá poner en duda esta realidad, sin embargo este fin de semana demostró que no está exento de cometer equivocación y ejecutó uno de los peores remates -sino el peor- de su carrera.

En el clásico de Turín, que terminó con triunfo por 1 a 0 para la Juventus sobre el Torino en el duelo correspondiente a la jornada 16 de la Serie A, el delantero luso marcó el tanto de su equipo, de penal, pero también protagonizó la insólita falta.

A los 7 minutos de la primera parte, cuando el duelo aún se estaba armando, la ex estrella del Real Madrid escapó por izquierda y fue derribado cerca del área. Por el lugar en donde se marcó la infracción y qué el hecho de que él la haya generado, Ronaldo se encargó de la ejecución.

A diferencia de lo que suele suceder en sus remates a balón parado, en  esta ocasión CR7 no estuvo fino y su potente disparo ni siquiera asustó al arquero del elenco local, Salvatore Sirigu, con quien más tarde protagonizaría un altercado. El disparo fue tan desviado que el esférico terminó saliendo por el lateral, para sorpresa de todos.

A pesar de esto, Ronaldo terminó siendo el héroe de la jornada al marcar el gol que le dio el triunfo en el clásico -una vez más- a la Juventus, líder indiscutido de la Serie A, con 11 puntos más que su escolta, Napoli.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: