Se jugaban los últimos segundos del derby de Manchester y el City ganaba 3-1, cuando Raheem Sterling recibió la pelota cerca de la esquina, tras una serie de toques. En lugar de continuar con la tenencia, el delantero prefirió sobrar la situación y realizó un regate por encima del esférico.

El encuentro estaba liquidado y su acción molestó a los jugadores del United. Primero fue Marouane Fellaini quien le tiró el cuerpo encima para sacarle la pelota, pero luego apareció Juan Mata para reprocharle su actitud. Pero los futbolistas del elenco rojo no fueron los únicos molestos.

Apenas terminó el partido, Josep Guardiola, entrenador del Manchester City, felicitó a su colega y rival José Mourinho, al árbitro e inmediatamente después fue en búsqueda de su dirigido. La cámara de televisión captó el momento exacto en el que el técnico le explica a Sterling que lo que hizo no fue correcto, a pesar del enojo de su dirigido.

Los líderes de la Premier League se impusieron 3 a 1 gracias a los goles de David Silva, Sergio Agüero e Ilkay Gundogan. Martial, de penal, descontó para el visitante que sigue fuera de la zona de clasificación a certámenes internacionales.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: