(AP)
(AP)

El Cruzeiro no pierde tiempo y menos de 24 horas después del duelo con Boca Juniors por los cuartos de final de la Copa Libertadores, el club ya busca revertir el fallo del árbitro Éber Aquino, que expulsó de manera insólita a Dedé.

El presidente del conjunto brasileño viajó a Paraguay y se reunió con el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Alejandro Dominguez, para manifestarle su indignación por la decisión del juez en el partido disputado en La Bombonera este miércoles.

Alejandro Domínguez (Reuters)
Alejandro Domínguez (Reuters)

Tras el meeting, el máximo dirigente del Cruzeiro habló con Globoesporte y reveló detalles de la charla: "Fue muy buena. Vamos a hacer una representación junto a la Conmebol contra la decisión del juez. La Conmebol aceptó nuestra indignación, que fue demostrada no sólo por nosotros. Toda la prensa también está indignada con la situación, es decir, una decisión personal, tomada por un árbitro valiéndose del VAR, que fue creado exactamente y precisamente para que se diera mayor credibilidad al fútbol. La herramienta es excelente. Donde se ha aplicado muestra cómo puedes conducir mejor un partido, pero las decisiones son personales. Incluso él (árbitro) viendo las imágenes, que nada sucedió, que no hubo maldad, no hubo absolutamente nada, solo un choque natural que ocurre en el fútbol. Tanto es que no hubo ninguna queja de los jugadores de Boca".

A su vez, la Confederación Brasileña de Fútbol se sumó al reclamo y le pidió explicaciones a la Conmebol por lo sucedido: "La CBF solicita providencias ante los daños sufridos por el Cruzeiro y el atleta, además de aclaraciones sobre el uso del VAR"

El objetivo del club es que Dedé, quien le dio un cabezazo al arquero Esteban Andrada que dejó al futbolista de Boca con una  fractura de su maxilar inferior, no sea sancionado y pueda jugar la revancha el 2 de octubre en Belo Horizonte.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: