El Real Madrid comenzó su nueva defensa del título de la Champions League en el Santiago Bernabéu frente a la Roma. En la primera fecha del Grupo G, el Merengue se presentó con la mayoría de sus figuras, mientras que el combinado de la capital italiana expuso una faceta agresiva con la ilusión de repetir una campaña similar a la edición pasada, donde logró la hazaña de eliminar al Barcelona, una de las potencias del continente.

Los intentos de Karim Benzema, Toni Kroos y Sergio Ramos eran desactivados por Robin Olsen, quien de a poco se fue transformando en una de las figuras de la jornada. Además, el sueco fue ganando confianza cuando reprimió los remates de media distancia de Isco. Sin dudas, las preocupaciones en la Casa Blanca se instalaban en los contragolpes romanos, dado que El Shaarawy, Džeko y Ünder representaban una amenaza constante para Keylor Navas.

El gol llegó en un momento clave. Antes de que llegue el descanso, el volante de Benalmádena se hizo cargo de un tiro libre que dejó indefenso al arquero rival. La perfecta ejecución por encima de la nutrida barrera le permitió al dueño de casa festejar el 1 a 0 para llevar tranquilidad a los fanáticos que poblaron el mítico estadio ibérico. La sonrisa de Lopetegui fue una muestra de la satisfacción que generó la conquista.

En la reanudación del choque la magia de Luka Modric le dio la posibilidad a Gareth Bale de estirar la diferencia. El croata improvisó una asistencia perfecta para dejar a su compañero y el galés definió con claridad al segundo palo. Con el 2 a 0, el Real Madrid se garantizó la victoria para comenzar de la mejor manera la búsqueda de la Decimocuarta.

El moño que transformó el triunfo en goleada lo selló Mariano Díaz. El dominicano, atrevido al heredar la 7 que dejó Cristiano Ronaldo, ingresó en lugar de Gareth Bale y cerró el espectáculo con una obra magistral en el tiempo de descuento. Con las 3 unidades los de Lopetegui comenzaron de la mejor manera su defensa de la corona, ya que el empate entre Viktoria Pilsen y CSKA de Moscú ubica al combinado español en la cima de la zona. Sin dudas, el Merengue vuelve a ser candidato al título más codiciado de Europa.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: