Fue un comienzo fuera de lo común pero realmente sorprendente.  En lugar de hacer un saque inicial convencional y de jugar el balón hacia atrás, un futbolista juvenil en Escocia decidió rematar directamente a la portería y marcó uno de los goles más rápidos de la historia del fútbol.

Ocurrió durante la final juvenil de la Scottish Cup, los Spartan se enfrentaban al Saint Andrews Boys Club en el Excelsior Stadium de Airdrie. Un niño llamado Louis MacLachlan, de Spartan, esperó a que el árbitrohaga sonar su silbato y disparó directamente al arco. Fue un gol increíble por la audacia, la velocidad y por la fuerza con la que el chico de 14 años  remató el balón pese a su corta edad.

Este gol en Escocia puede competir contra el de Nawaf Al Abed, quien tardó 2 segundos en marcar en el partido entre el Al Hilal y el Al Shoalah en la Copa Fahad 2009, un torneo Sub 23 de Arabia Saudita.

Ese gol de Al Abed fue reconocido como lo más rápido de todos los tiempos, pero se deberá que revisar si el jovencito escocés Louis MacLachlan ha podido romper su registro.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: