El ex Albacete se despidió con honores del Camp Nou (Foto: AP)
El ex Albacete se despidió con honores del Camp Nou (Foto: AP)

Andrés Iniesta llora. Acaba de marcar el gol de su vida, de volea, venciendo a Maarten Stekelenburg en Johannesburgo y la selección española se consagra campeona mundial por primera vez en su historia en 2010.

También lloró cuando tenía 12 años y se dio cuenta de que sus padres ya habían puesto marcha hacia su pueblo, Fuentealbilla, a pocos kilómetros de Albacete, y lo habían dejado en La Masía, en los juveniles del Barcelona, para iniciar una vida de adulto, por su propia elección. Y llora ahora, a cada rato, rodeado de sus compañeros del plantel, dirigentes y familiares en el momento del adiós a su etapa de jugador con estos colores, ante Real Sociedad (el Barça se impuso 1-0).

Parece que Iniesta es como cualquier jugador de primer nivel. Rodeado de muchísima gente conocida, protagonista de hechos históricos del fútbol, y sin embargo, es capaz de recordarlo todo, o casi todo, con una sensibilidad poco común, al punto de tener que dedicarle especialmente un párrafo, un instante, a cada uno de los que tuvieron que ver con su carrera. Por eso, en el en el Camp Nou, también se encuentra Josefina, la cocinera de La Masía que hacía lo que podía para que comiera unas espinacas que no le gustaban.

Iniesta acaba de cumplir los 34 años (11-5-1984), y desde que tiene uso de razón, se recuerda a sí mismo jugando al fútbol en la calle, con un sandwich de chorizo en una mano, y con una pelota de goma blanca ya desgastada de tanto patearla, hasta que quedaba todo oscuro y la madre o la abuela tenían que ir a buscarlo, o en el patio del colegio, con un solemne árbol de testigo en el patio polideportivo. Solía jugar con chicos al menos cuatro años mayores, porque se aburría con los de su edad.

La madre regenteaba un bar, Luján, como su apellido, mientras su padre, José Antonio, seguidor del Athletic de Bilbao y que había sido volante en el Atlético Ibañés, manejaba una cuadrilla de albañiles de la zona.

El jugador, oriundo de Fuentealbilla, vuelve siempre al pago: allí puso un viñedo
El jugador, oriundo de Fuentealbilla, vuelve siempre al pago: allí puso un viñedo

Era claro que Andrés jugaba demasiado bien al fútbol, aunque sólo tenía siete años. Y, al aparecer un anuncio en los diarios en el que se informaba que el Albacete probaría chicos para las Divisiones Inferiores, quiso aprovechar la oportunidad. También su primo Manuel lo recomendó, pero le dijeron que no cumplía con los requisitos.

Pero los Iniesta son duros, tenaces, y entonces José Antonio acudió a Pedro Camacho, que había sido director técnico suyo y hermano del ex jugador del Real Madrid y la selección española, José Antonio Camacho, y si bien acabó aceptando, le advirtió que hay unos 50 kilómetros entre Fuentealbilla y Albacete. "Los tengo contados, son 46", fue la respuesta.

Andrés comenzó a jugar fútbol siete pero pasado el año, cuando ya tenía los 8 de rigor y se hizo una nueva prueba, quiso pasar a la categoría siguiente. Necesitó muy pocos minutos y ya había convencido al jurado y se destacó rápidamente. Todos querían jugar con él pero él elegía siempre a los peores, para respaldarlos y solía llegar algo tarde porque el padre tenía que hacer malabares para recorrer cada día tantos kilómetros para llevarlo y regresar a su trabajo.

"Para algunos, éramos los tontos del pueblo. A mi padre lo tachaban de loco por creer que su hijo podía llegar a futbolista. Sí, estaba loco. También se preguntaban por qué mi madre se aguantaba tanto. ¿Y qué? ¿Acaso ocurre algo si alguno se queda a medio camino?", se pregunta Iniesta en el magnífico libro "La Jugada de mi vida", escrito por Marcos López y Ramón Besa, en el que que recuerda que sus padres "no tenían ni para pagar las letras pero pagaron un dineral para comprarme las Adidas Predator en cuanto salieron porque querían ver a su hijo con los mejores botines del momento".

“Iniesta por siempre”, el sentimiento de todo Barcelona (Foto: EFE)
“Iniesta por siempre”, el sentimiento de todo Barcelona (Foto: EFE)

Eran los tiempos del Dream Team de Cruyff e Iniesta admiraba a Laudrup (le imitaba una jugada, la "croqueta") y a Guardiola, del que le encantaba eso de mirar a todos lados antes de recibir la pelota.

Con tan poca edad, Iniesta ya era muy serio. Todos recuerdan este aspecto de alguien que a tan corta edad parecía saber lo que quería para su futuro y estaba absolutamente determinado. Un ex compañero suyo al que le decían Chapi, por su parecido al recordado ex lateral del Barcelona Albert Ferrer, contó que la noche previa a un partido en un importante torneo infantil en Brunete comenzó a saltar por las camas y que Iniesta le dijo "José, apagá la luz por favor, mañana tenemos partido a las diez y media. Ahora, ¡a descansar!".

Como siempre ocurre, hay una situación de azar que marca en la vida. Y ocurrió en ese torneo de Brunete de 1996, en un certamen cada vez más mediático relacionado con el reconocido periodista español José Ramón de la Morena.

Albert Benaiges, ligado al Barcelona, quedó deslumbrado por un Iniesta de 12 años que casi no hablaba y huía de cualquier contacto ("Hable con mi padre, hable con mi padre"), pero Benaiges no podía hacer eso, porque estaba de buzo con el escudo del Barcelona y todos los demás equipos se darían cuenta, por lo que envió a un representante del club, el Sr. Fábregas, que estaba de traje y corbata.

“La jugada de mi vida”, el libro en el que Iniesta cuenta sus intimidades
“La jugada de mi vida”, el libro en el que Iniesta cuenta sus intimidades

Iniesta llevaba la camiseta 5, a veces de blanco y a veces de rojo. Llegó a semifinales y fue eliminado por el Racing de Santander, que en cuartos había eliminado al Atlético del Niño Fernando Torres . Iniesta ya había estado en el torneo de 1995 pero no había aparecido tanto. En 1996, Albacete terminó tercero y él fue elegido mejor jugador del torneo. En cuartos, cuando nadie lo pensaba, el Albacete había eliminado por penales al Real Madrid. Habían puesto tribunas especiales porque había llegado a ver el torneo nada menos que Lorenzo Sanz, el presidente blanco.

En ese torneo, otro chico, Jonatan Valle, marcaba goles maradonianos en el Racing, pero bastó que un día llegara Radomir Antic, el director técnico del Atlético Madrid que ese año ganaría el Doblete (Liga y Copa del Rey) y dijera "ustedes no tienen ni puta idea, el mejor de todos es el 5 del Albacete, que no se equivoca nunca".

Cuando terminó la competencia, De la Morena fue a buscar a Iniesta al hotel Alcalá de Madrid, donde se hospedaban todos los chicos, para el premio. Allí el chico dijo dijo que su padre era albañil "pero dejará de serlo cuando yo sea figura, lo quiero bajar del andamio". Como mejor jugador, Iniesta ganó un viaje a Puerto Aventura, que aprovechó la familia para pasar a conocer las instalaciones de La Masía en Barcelona. Allí, todos se convencieron de que era un lugar posible para Andrés, quien ya era seguido de cerca por Oriol Tort, un gran cazatalentos del club.

Lo cierto es que a mediados de setiembre de 1996, cuando ya había pasado el límite de tiempo que le había dado el Barcelona para que se decidiera, Andrés le pidió a su padre que llamara al club para aceptar la propuesta. "¿Por qué ahora, hijo?", le preguntó el padre. "Porque sé que es lo que tú quieres. No te puedo dejar sin esa ilusión después de todo lo que has luchado por mí", respondió el chico de 12 años.

Es el día de hoy que Iniesta recuerda con pelos y señales aquel viaje desde Fuentealbilla hasta Barcelona con el Ford Orion azul con su padre, su madre y su abuelo materno. Iba para quedarse en La Masía y apenas se dijeron algunas frases de ocasión. El silencio era total. Había un clima de tristeza por la separación, más allá de que era algo soñado por Andrés.

El mediocampista, en la selección juvenil de España, donde conoció a su amigo Dani Jarque
El mediocampista, en la selección juvenil de España, donde conoció a su amigo Dani Jarque

"Parece absurdo, pero es cierto: el peor día de mi vida lo he pasado en La Masía… Tuve una sensación de abandono, de pérdida, como si me hubiesen arrancado algo de adentro, en lo más profundo de mí. Fue un momento durísimo. Yo quería estar allí, sabía que era lo mejor para mi futuro… Pero pasé por un trago muy amargo, tuve que separarme de mi familia, no verlos todos los días, no sentirlos cerca… Lo elegí yo, es verdad", recuerda Iniesta.

Mientras los padres hablaban con Juan César Farrés, director de la residencia, el arquero de los juveniles, José Bermúdez, de 17 años, y con un porte tal que Iniesta le llegaba poco más que a la cintura, le mostraba las instalaciones al chico. Iniesta lloraba y lloraba. Compartiría litera con Jorge Troiteiro, y los padres y su abuelo materno se fueron a un hotel a unos 200 metros, apenas cruzando la calle Maternidad.

José Antonio no aguantaba en el hotel y estuvo a un paso de buscar a Andrés para llevárselo al pueblo, pero fue frenado por Mari, su esposa: "Si se va y no triunfa, lo habré perdido por 6-7 años. Si se va y triunfa, también. Siempre pierdo…. Si te lo llevas eres un egoísta, porque piensas en ti pero no en él. Dale la posibilidad de probarlo. Ahora no podemos acobardarnos".

Iniesta pensó que sus padres se marcharían en la noche, pero a la mañana siguiente aparecieron por La Masía y lo acompañaron al colegio. Con él iba también Troiteiro. Se dieron dos besos en la mejilla como si todo fuera como siempre.

La primera vez que volvieron sus padres, al mes, Iniesta ya los esperaba una hora antes sentado en la rampa. Mirando cada coche a ver si se veía el Ford Orion azul, pero a pocos kilómetros de llegar se les quedó el coche en la autopista y hubo que llamar a la grúa.

El homenaje de Andrés Iniesta al fallecido Dani Jarque con la dedicatoria de su gol, el que le dio a España su primera Copa del Mundo en 2010
El homenaje de Andrés Iniesta al fallecido Dani Jarque con la dedicatoria de su gol, el que le dio a España su primera Copa del Mundo en 2010

"En el canal que hay en el pueblo no caben las lágrimas que derramó entonces mi nieto", suele decir su abuelo Andrés Luján.
El día del debut en el Infantil B del Barcelona, se quedó dormido. No sabe bien por qué. Se fue sin desayunar. Ganaron al final 8-0 a la peña Cinco Copas y marcó 4 goles.

A ese chico triste que iba superando el trauma de a poco, Benaiges se lo llevaba al cine junto con su hijo para distraerlo, o a una piscina con bolas de espuma en un parque infantil.

Jordi Mesalles, otro chico de la época, cuenta que no se perdían un partido del Barcelona de Van Gaal. Se sentaban todos cerca y él admiraba a Cocú, y al haberse ido Michael Laudrup al Real Madrid, Iniesta miraba más a Josep Guardiola.

El gran escaparate de Iniesta y su generación fue la Nike Cup, un torneo muy prestigioso, y en el Camp Nou, ante 20.000 personas. Era la final ante Rosario Central. El Barcelona lo había goleado en el inicio del torneo, pero la cosa se puso mal hasta que Iniesta fue de mediapunta. Vino la remontada, con un "gol de oro" suyo, el presagio de lo que serían el gol al Chelsea y el de la final del Mundial. Fue elegido mejor jugador del partido y Guardiola fue el encargado de darle el trofeo. Le dijo "Dentro de 10 años, yo estaré sentado en una grada para verte jugar". Fue en 1999 pero pasaría menos tiempo para que eso ocurriera.

Cuando Lorenzo Serra Ferrer era el DT del equipo, bajó a las Inferiores a ver a Iniesta y consideró que debía estar cerca de referentes como Guardiola y Xavi. "Yo no descubrí nada. Andrés era un genio. Un fenómeno de la naturaleza como jugador y persona. Jamás lo dudé". Llamó a La Masía y pidió que avisaran a Iniesta que al otro día se entrenaba con el Primer equipo.

“Somos de hablarno con la miirada”, dijo Messi sobre “Ini”
“Somos de hablarno con la miirada”, dijo Messi sobre “Ini”

"Quise premiarlo por su liderazgo en el campo, por su actitud con los compañeros, por su comportamiento en el colegio. Entendía el juego, sabía de memoria la filosofía del Barcelona. Sabíamos que con él no íbamos a fallar". Serra Ferrer estaba a cargo de todas las inferiores. Iniesta pasó rápido por el Juvenil A y por el Barcelona B porque todos ya lo conocían.

Jordi Gonzalvo, el último DT que tuvo en juveniles, descubre algo distinto: "Tiene una mentalidad como la de Carles Puyol. Son distintos por fuera, pero se parecen mucho más de lo que ellos creen. Andrés es mucho más rebelde de lo que parece. Sabe disimular la mala leche que lleva adentro pero la tiene, claro que la tiene, pero la contiene apretando los dientes. Es más, creo que Andrés necesita ese punto de rebeldía. Unos lo muestran pegando gritos, él no. Lo muestra jugado, superando todas las adversidades con una pelota".

Había estado ya a punto de debutar en diciembre de 2001, en tiempos convulsionados de crisis y cambios de DT. Carles Rexach lo puso en el banco en el derbi contra el Español en el anterior estadio de Montjuic. Xavi y Gerard López estaban lesionados, pero optó finalmente por el francés Christanval para jugar en el medio al lado de Cocú. El Barcelona perdió 2-0.

Ya para el inicio de la temporada 2002-03, Louis Van Gaal, que creía en la necesidad de renovación con jóvenes de la cantera, lo convocó para iniciar la temporada con la Primera, pero él tenía justo Europeo sub-19 con la selección. Sin embargo, el holandés le dijo que fuera y que a la vuelta se sumara.

El 29 de octubre de 2002 debutó con la número 34 ante Brujas. El Barça ganó 1-0 con gol de Juan Román Riquelme. "Salí y pásalo bien. Hacé lo que más sabés, jugá al fútbol", le dijo Van Gaal. Fue titular en los últimos 6 partidos del irascible holandés como DT.

En Barcelona también entabló buena relación con Javier Mascherano (Foto: Getty)
En Barcelona también entabló buena relación con Javier Mascherano (Foto: Getty)

Ya con otro holandés, Frank Rikjaard, pasó por una etapa especial en la que no hubo feeling, aunque eso apareció especialmente en la final de la Champions League de 2006, en París, ante el Arsenal. Iniesta sentía que había jugado bien ante Benfica y Milan, los partidos anteriores en el camino de la final. Incluso había invitado a amigos a verlo a París, cuando a pocos minutos del partido se enteró de que no sería titular. En el medio entrarían Edmilson, Deco y Van Bommel. "Fue uno de los momentos más duros que viví", cuenta Iniesta.

El Barcelona no encontraba el partido. Sol Campbell había puesto en ventaja a los ingleses, que amenazaban en cada contragolpe por Thierry Henry. En un momento del primer tiempo, Samuel Eto'o se acercó al banco de suplentes a preguntarle a Ten Cate, ayudante de Rikjaard, si había alguna chance de que entrara Iniesta. "Lo estamos pensando", le contestaron.

Efectivamente, Iniesta entró para el segundo tiempo por Edmilson. Henry cree que ese partido "lo cambió Iniesta. Por una hora aguantamos, pero él empezó a girar y me mató porque se iba en velocidad y nosotros estábamos con 10 (por expulsión del arquero Jens Lehmann). Hasta ahí, me las venía arreglando bien".

"Las cosas que me dijo Rikjaard antes de entrar al vestuario, al bajar del bus para la final, me las guardo para mí", dice hoy Iniesta. Txiki Beguiristain, director deportivo, no sabe qué fue lo que le dijo Rikjaard, pero él le dijo al oído al DT en los festejos "debes hablar con Andrés". Rikjaard tampoco nunca aclaró qué fue lo que dijo.

En 2009, en Stamford Bridge, durante la primera Champions de Guardiola como DT, el Barcelona venía de ganar 2-6 al Real Madrid en el Bernabéu, pero el tiempo se iba, con el Chelsea ya casi clasificado por un gol de Essien, sin que el Barcelona pudiera rematar al arco de Peter Cech hasta que en el minuto 92, Iniesta sacó un derechazo acomodando la pelota un poco atrás, de adentro hacia afuera, y con ese mítico gol, que festejó de una manera loca, impropia de él, su equipo consiguió el pase a la final de Roma ante el Manchester United.

Desde que comunicó su decisión, recibió homenajes en cada estadio (Foto: Reuters)
Desde que comunicó su decisión, recibió homenajes en cada estadio (Foto: Reuters)

A partir de ese momento, la idolatría de los hinchas culés era total. Era aplaudido cada vez que tocaba la pelota. El Barcelona festejaba su título de Liga ante el Villarreal, pero Iniesta se había vuelto a lesionar otra vez muscularmente, la cuarta en la misma temporada. No podría jugar la final de la Copa del Rey ante el Athletic, ni la de la Champions en Roma.

Pero Iniesta no se dio por vencido y le dijo al doctor Ricardo Pruna "Estaré en Roma". La final de la Copa del Rey en Mestalla estaba complicada. 1-1 en el entretiempo con goles de Toquero y de Yaya Touré, cuando Guardiola les dijo en el vestuario: "Andrés se rompió porque cuando remató en Stamford Bridge, en su pierna estaba depositado todo el barcelonismo. ¡Juguemos ahora por él!". En 20 minutos, el Barcelona liquidó el partido con goles de Messi, Bojan y Xavi de tiro libre.

Iniesta salió a jugar la final de la Champions muy delicado. De hecho, no podía patear porque ahí es cuando más trabaja el recto anterior. Pruna estaba pendiente de sus movimientos. Le había pedido "no patees, por favor". Guardiola le dijo "aguantá lo que puedas, ¿ok?" Pero a los 10 minutos se sacó de encima a Carrick, habilitó a Eto'o, que se le fue a Evra con un movimiento, y definió para el primer gol. Luego Messi, de cabeza, aumentaría la diferencia.

Paco Seirulo, el preparador físico, dice que los músculos de Iniesta "son como él, un misterio. De fibras blancas, compactos, como una liebre del campo que nunca sabes por dónde te va a salir…es un genio". Pero la alegría por el título duró poco. Iniesta estaría 4 meses y 2 días sin poder jugar. "Pensé que sería el mejor verano de mi vida, pero fue el peor".

Iniesta mismo trata de definirlo en "La jugada de mi vida", pero dice que no sabía bien qué le pasaba, dejó de ser él mismo, y aunque pasaba todas las pruebas, había algo en su cuerpo que no podía definir. Al volver de las vacaciones, se resintió. En medio de esa situación, se acercó Puyol para decirle que su amigo Dani Jarque, defensor del Español, había muerto.

"A partir de ahí empezó mi caída libre hacia un lugar desconocido. Vi el abismo…y fue entonces cuando le dije al doctor 'No puedo más'. Hubo un momento de mi vida en el que mi cuerpo dijo basta. 'Estuviste muchos años escuchando y complaciendo a todo el mundo. Ahora es tiempo de escucharte y darte tiempo a vos mismo'. ¿Qué explicación le doy a eso? Que dentro de mí me quedé sin nada. No era consciente de eso. Pensaba que era un superhombre y que lo aguantaría todo. Pero no", trata de explicar.

Iniesta se marcha de Barcelona con 57 goles y 143 asistencias
Iniesta se marcha de Barcelona con 57 goles y 143 asistencias

Puyol tiene su idea: "Andrés lo somatiza todo, quizá por eso se lesiona tanto. Creemos que podemos con todo, pero no es así". No comía y a veces se iba antes de los entrenamientos porque ya se lo había adelantado Guardiola: "Sólo importas tú, si te sientes sin ganas, te vas del entrenamiento cuando quieras". De la Morena dice que tuvo "un amago de depresión".

La forma de darse cuenta de que estaba curado fue extraña: esperó a que todos durmieran en el hotel de Johannesburgo, y entonces salió a correr por el pasillo para probarse, justo antes del Mundial. Fue su forma secreta de estar seguro de que ya estaba bien, que la crisis había pasado. Raúl Martínez, uno de los dos que trabajó con él en la recuperación (el otro fue Emili Ricart) descubrió un tejido que provocaba desorganización en la pierna y se la desbloqueó, mientras Ricart le limpió la mente con un video que le hacía ver cada noche antes de dormir. "Sólo puedo decir que deportivamente, Raúl me salvó la vida. Conoce mi cuerpo y mis reacciones como si me hubiese parido".

Por si fuera poco, el 13 de abril de 2010 se lesionó el isquiotibial derecho ("pensé que no llegaba al Mundial"). Iniesta lloraba y lloraba bajo la ducha, con el capitán Puyol hablándole: "ánimo, Andrés, todo irá bien. Tienes que hablar con Raúl" pero Iniesta parecía no escucharlo, ni a Seirulo.

Finalmente, habló con Martínez, quien le dijo que llegaría bien al Mundial "y una vez allí, haremos todo lo posible para que tu cuerpo vuelva a la normalidad". Ese Mundial fueron inseparables. Por la noche, en la concentración, pasada la cena llegaba "el momento Raúl". Iniesta se estiraba en la camilla y el otro trabajaba en sus músculos. Luego veía siempre el video de Ricart.

A una semana del Mundial, Iniesta maravillaba en un amistoso ante Polonia en Murcia, pero a los 39 minutos pidió el cambio y todos se asustaron. Desde el cuerpo médico cuentan que hubo un pinchazo y prefirieron preservarlo pero llegaba con un desgarro fibrilar, con el muslo derecho casi roto. Llegó, de todos modos, al partido inaugural ante Suiza, pero a la hora salió lesionado por un golpe de Lichsteiner. Como siempre, fue reemplazado por Pedro y se tocaba la parte posterior del muslo. Había sentido una especie de calambre luego de haber jugado un muy buen partido.

España comenzó perdiendo, hubo críticas a Del Bosque, e Iniesta estaba en gran duda para Honduras para lo que quedaban cinco días ("en esos días lo pasé muy mal"), pero Martínez parece que hizo un clic y encontró lo que pasaba.

Iniesta, con su mujer Anna Ortiz y sus hijos
Iniesta, con su mujer Anna Ortiz y sus hijos

"Es difícil entenderlo y a veces pienso que no acabo de entenderlo. Iniesta es difícil, es abstracto, es un enigma, nunca sabes en qué piensa, vive en su mundo, como si estuviera desconectado, desconfiado de entrada. No se puede ingresar en su cerebro, pero es un reloj suizo y los dos hemos aprendido qué ajustes hay que hacer, y ahora había que rearmonizar su cuerpo. Y eso hicimos".

Iniesta comenzó a sentirse bien. Tan bien que en un micro tensionado en el camino a enfrentar a Chile para definir el grupo, le dijo a Valdés "hoy hago un gol y te lo dedico" y cumplió. O después del gol de Puyol en la semifinal ante Alemania, cuando le decían que era el más importante de la historia de la selección y él respondía "ojala sea sólo hasta el domingo en la final", Iniesta dijo "de eso me encargo yo". Y así fue. Y tras el gol a Holanda en el que varios compañeros casi se caen al foso por el envión en el abrazo, salió corriendo y se sacó la camiseta española y abajo tenía otra que decía "Dani Jarque, siempre con nosotros". Lo había conocido en los juveniles, ganaron juntos el europeo Sub 19 a Alemania, con gol de Fernando Torres.

"Cuando recibo la pelota, no escucho nada. Cuando la controlo, siento que se para el mundo. No sentí nada, sólo silencio. La pelota, el arco, yo…un poco antes de que me pasaran la pelota, di un paso atrás para no caer en offside aunque sabía que no estaba en offside, fue instintivo. Y después hay que aguantar, aguardar el momento exacto para enganchar bien la pelota. Allí sólo mandaba yo. La pelota era la manzana de Newton y por lo tanto, yo era Newton. Sólo tenía que esperar que la Ley de la Gravedad haga bien su trabajo". El remate dobló la mano derecha del arquero. Iniesta jugó 6 de los 7 partidos del Mundial y fue elegido el mejor de la cancha en 3, la final incluida.

Hoy, para quienes lo conocen de cerca es inconcebible este Iniesta sin su mujer Anna, decoradora de interiores y asesora de imagen, sus dos hijos –perdieron un tercero- y sus padres y hermana, con los que conforma un núcleo granítico y regresa siempre a Fuentealbilla, donde tiene viñedos.

El respeto de sus compañeros es reverencial y se notó especialmente en los actos de despedida de estos días. Incluso Xavi Hernández, compañero suyo de tantas batallas y tantos recitales con la pelota, lloraba a mares de emoción en su despedida.

En el primer entrenamiento de Iniesta en el Camp Nou, Guardiola le dijo a Xavi: "Tú me quitarás el puesto, pero este chico nos lo va a quitar a los dos". También Pep suele decir que el fallecido Tito Vilanova tenía razón en su definición sobre Iniesta: "No corre, se desliza", mientras que para Vicente Del Bosque, es uno de los más grandes porque "es un maestro de la relación espacio-tiempo".

Lionel Messi dice que se parecen bastante, aunque los dos son de poco hablar. "En el vestuario ocupamos rincones distantes pero somos de hablarnos con la mirada. Él es más un armador de juego. Me gusta tenerlo cerca cuando el partido se pone duro, raro, áspero".

Puyol, Iniesta y Xavi: un tridente que fue base de una era de oro para Barcelona
Puyol, Iniesta y Xavi: un tridente que fue base de una era de oro para Barcelona

Tan genial como impredecible, acaso el mejor ejemplo de lo que es Iniesta sea algo que ocurrió en el inicio de la temporada 2008-09 en el Barcelona. Era el debut de Guardiola como director técnico, y el inicio se dio con una derrota ante Numancia en Soria y un empate ante el Racing de Santander en el Camp Nou.

Empezaron las críticas, del tipo "el peor arranque de la historia". Sólo Cruyff apoyaba desde una columna en El Periódico: "Este Barça pinta bien, muy bien, yo no sé qué vieron ustedes". Guardiola parecía solo, muy joven, y con dos muy malos resultados. Estaba en su despacho cuando alguien golpeó la puerta.

"¡Hola míster! Quédese tranquilo, lo ganaremos todo, estamos por el buen camino. Sigamos así, ¿vale? Jugamos increíble, lo pasamos fabuloso en los entrenamientos. No cambiemos nada, por favor. ¡Jugamos de puta madre! ¡Este año vamos a arrasar!".

Y ese Barcelona arrasó y fue campeón e inscribió uno de los capítulos más gloriosos de la historia del fútbol. E Iniesta es ya parte fundamental de esa historia, aunque el tiempo sea inexorable y haya decidido, entre lágrimas, dar un paso, siempre elegante, al costado.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: