Douglas Costa jugó en el Bayern Múnich entre 2015 y 2017 (Reuters)
Douglas Costa jugó en el Bayern Múnich entre 2015 y 2017 (Reuters)

Douglas Costa está forjando una brillante carrera en Europa con recordados pasos en el Shakhtar Donetsk, Bayern Múnich y actualmente en la Juventus, pero antes, en sus inicios jugó dos años en el Gremio de Porto Alegre, en donde vivió uno de los episodios más escandalosos de su trayectoria.

El brasileño reveló esta semana en una entrevista al periodista Thiago Asmar en su canal de YouTube Pilhado, que en una ocasión su él y sus compañeros se dejaron ganar para cambiar el destino del Brasileirao.

Costa jugó en el Gremio hasta 2009, cuando fue transferido al Shakhtar Dontesk
Costa jugó en el Gremio hasta 2009, cuando fue transferido al Shakhtar Dontesk

Era el año 2009 y quedaba una jornada para el final del torneo. El Flamengo llegaba a la última fecha dos puntos por encima de su inmediato perseguidor, Inter de Porto Alegre y recibía en el Maracaná al Gremio, histórico rival del colista del certamen.

"El Flamengo estaba luchando por el título y Maracaná lleno. Nos dijeron que podíamos hacer lo que quisiéramos, que la responsabilidad era nuestra. Que si ganábamos la gente iba a invadir la pista del aeropuerto y no podríamos salir. Que la afición de Gremio iba a querer matarnos", denunció Costa.

El partido del escándalo entre Flamengo y Gremio

El equipo que saltó al campo de juego estaba plagado de juveniles, incluido él quien tenía entonces 18 años. Así y todo, el primer tiempo terminó 1 a 1, con goles de Roberson y David, y el Inter ganaba 2 a 0 ante el débil Santo André, que ya estaba descendido.

"En el descanso, llegó la noticia de que el Inter era campeón con ese resultado. Entonces hicimos unos cambios. ¿Pero te imaginas si con el equipo de reserva le hubiésemos ganado al mejor equipo de Brasil, que aquel año era el Flamengo, y se hubiese llevado el título el Inter?".

Flamengo se coronó campeón
Flamengo se coronó campeón

Para evitar que eso sucediera, los jugadores hicieron los posible para no vencer a su rival.

" Yo hice unos regates por acá, otros por allá, pero todo lejos de la portería. Era un partido difícil para estar en el campo. No podía entregarme porque era feo, pero tenía que jugar para no ganar. Al final, todo bien, ¿no? 2-1 para el Flamengo y todo el mundo celebró".

Las declaraciones sorprendieron a Brasil y el título del Brasileirao 2009 se ha vuelto un escándalo. Sin embargo, en su declaración, Douglas Costa, jamás acusó al campeón de estar detrás de aquella decisión, sino a los dirigentes del Gremio: "Si ganábamos al Flamengo, estábamos muertos".

LEA MÁS: