La presentadora Adriana Arango habló de su vida después de la cárcel: “No tengo interés de volver a los medios”

La comunicadora fue cara de exitosos programas de televisión, como ‘Gran hermano’, pero resultó tras las rejas al ser acusada de captación ilegal de dinero

La mujer también se refirió a la enfermedad que padece desde hace varios años y que le ha representado serias dificultades de salud | Foto: Instagram @adrianarangom
La mujer también se refirió a la enfermedad que padece desde hace varios años y que le ha representado serias dificultades de salud | Foto: Instagram @adrianarangom

Adriana Arango Muñoz es una periodista y presentadora que gozaba de gran reconocimiento en la televisión colombiana, pero se alejó de las pantallas por problemas legales que la condujeron a la cárcel El Buen Pastor de Bogotá, donde estuvo por más de nueve meses.

La comunicadora antioqueña, quien hizo parte de espacios como ‘Gran hermano’ (2003) y ‘Tres puntos aparte’ (2002), resultó tras las rejas por una investigación que realizó la Fiscalía General de la Nación en contra suya y de su esposo Javier Coy, con quien emprendió un negocio para exportar flores y café a países como Estados Unidos, Rusia, Chile e Inglaterra.

Las pesquisas de la Entidad comenzaron en 2008 y concluyeron en 2009 que estas dos personas captaron dinero de manera ilegal y afectaron a más de 200 personas. Además, quedó en evidencia que la compañía adeudaba una suma superior a los 10.000 millones de pesos a estos inversores y nunca les devolvió el dinero.

Finalmente, Adriana Arango fue condenada a siete años y medio de prisión, aunque pagó la mayoría de esta pena en su casa al alegar que tenía hijos menores de edad, y recuperó su libertad a medidados de 2015.

La mujer fue la encargada de comunicar al país la noticia sobre el secuestro del político Álvaro Gómez Hurtado por parte del M-19 (1988) 
| Foto: Instagram @adrianarangom
La mujer fue la encargada de comunicar al país la noticia sobre el secuestro del político Álvaro Gómez Hurtado por parte del M-19 (1988) | Foto: Instagram @adrianarangom

Sin embargo, tuvieron que pasar otros siete años para que la medellinense de 57 años se animara a hablar públicamente sobre qué ha sido de su vida luego de esta experiencia.

Por medio de una entrevista con ‘Lo sé todo’, programa de entretenimiento del Canal 1, Arango contó que ahora dedica su tiempo a dar charlas y desempeñarse en otras labores, y por eso está totalmente aislada de los medios.

“Doy charlas de resiliencia, trabajo de manera independiente y estoy, como digo yo, en modo avión y dedicada a vivir la vida mucho más relajada. No tengo interés de volver a los medios a dar malas noticias, aunque estos se han transformado mucho, al igual que las redes sociales”, señaló.
Según Adriana, todavía hay personas que la reconocen cuando la ven en la calle, aunque admitió también que no está en la memoria de los televidentes más jóvenes | Foto: Instagram @adrianarangom
Según Adriana, todavía hay personas que la reconocen cuando la ven en la calle, aunque admitió también que no está en la memoria de los televidentes más jóvenes | Foto: Instagram @adrianarangom

La enfermedad que padece Adriana Arango

En otra parte de su conversación con ‘Lo sé todo’, la mujer comentó que desde hace 20 años sufre de dolores en ciertas partes de su cuerpo y todo empeoró, según ella, por cuenta del brazalete electrónico que el INPEC (Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario) le puso para controlarla cuando purgaba su condena en casa.

“Tengo problemas en mis rodillas, hombros, porque tuve manilla electrónica cuando estuve privada de la libertad y esa carga electromagnética le paso factura a a mi cuerpo”, agregó.

Arango también mencionó que sus articulaciones suelen inflamarse, causarle parálisis y que tiene sus manos deterioradas, lo cual le dificulta realizar actividades de la vida cotidiana que pueden parecer simples para cualquiera, como cerrar una cortina o contestar un teléfono.

Por último, Adriana Arango le dijo a ‘Lo sé todo’ que, así como lo hizo Esperanza Gómez (actriz de cine para adultos que tiene problemas en su cadera), entró en un tratamiento con células madres para poder tratar y acabar con estos padecimientos.

“Con ese desespero del dolor, de frustración, de poder cocinar o siquiera moverse, yo dije voy a explorar eso y con las células sanas de mi cuerpo puedo regenerar partes de mi cuerpo, me las inyectan y a los meses empieza a crear un nuevo tejido, gracias a ese proceso me puedo mover y estoy muy feliz”, concluyó la periodista.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR