Cecilia López, la futura ministra de Agricultura del gobierno de Gustavo Petro

Tiene una larga trayectoria como funcionaria pública, en especial durante todos los gobiernos de la década de 1980 a 1990

Cecilia López, anunciada ministra de Agricultura. (Colprensa - Álvaro Tavera).
Cecilia López, anunciada ministra de Agricultura. (Colprensa - Álvaro Tavera).

La economista Cecilia López Montaño fue la segunda mujer en la historia en liderar el Ministerio de Agricultura, cuando se posesionó en enero de 1996 durante el gobierno de Ernesto Samper. Ahora volverá a estar al frente de la cartera para el gobierno progresista del presidente Gustavo Petro a partir del próximo 7 de agosto.

López es barranquillera y tiene una amplia trayectoria pública y política desde el gobierno de Julio César Turbay a quien acompañó en la formulación de su plan de desarrollo y después con la primera dama, tras lo cual pasó a dirigir en 1981 al Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo (Fonade).

Durante el gobierno de Belisario Betancur fue vice ministra de Agricultura, la cartera que volverá a dirigir desde este año. En ese cargo se atribuye haber fomentado la participación de las mujeres con la creación de la Política para la Mujer Campesina, así como la creación de fondos para frutas y hortalizas.

De acuerdo con su hoja de vida, de 1985 a 1988 fue Embajadora en Holanda durante el gobierno de Virgilio Barco y se le designaron tareas ante la Corte de la Haya para dirimir uno de los conflictos diplomáticos más graves entre Colombia y Venezuela. La crisis de la Corbeta Caldas, cuando en agosto de 1987 un barco de guerra Colombiano hizo presencia en aguas del Golfo de ese país, que llevó la situación al borde de la guerra con el alistamiento militar de las fuerzas venezolanas.

López Montaño pasó luego a ser directora de PREALC, OIT, de las Naciones Unidas de 1988 a 1990 y luego volvió al país para ser la directora del Seguro Social bajo la presidencia de César Gaviria, pero renunció al oponerse a la privatización y la creación de los fondos privados de pensiones. En ese campo también trabajó con Álvaro Uribe en un libro llamado ‘Reforma Pensional en Colombia’, que asegura que sirvió de base para la formulación de la Ley 100 que reformó el sistema de salud al actual.

En ese gobierno conoció a Ernesto Samper, con quien trabajó en su precandidatura presidencial y quien la nombró en dos ministerios. Primero encabezó el Ministerio de Ambiente de 1994 a 1996. Recién hacía un año se había creado esa cartera, por lo que su llegada significó la creación de las primeras políticas ambientales del país, así como la implementación de las multas por contaminación.

De 1996 a 1997 pasó a ser la ministra de Agricultura, segunda mujer en llegar al cargo y una cartera en la que poco duraban los ministros. “Promoví la política social del sector rural y las cadenas productivas en la agricultura moderna, el mercado de tierras como alternativa a la Reforma Agraria y las reservas campesinas”, señala en su hoja de vida.

Montaño ordenó la liquidación del IDEMA que le ganó varias críticas políticas por las cuotas burocráticas que significaba. “Este es el único país en América Latina que no ha hecho una reforma agraria, cada vez que esto se intenta se atraviesa algo, mientras no se toque la tierra, y no reconozcamos que el 30% de la población del país depende de alguna manera del sector rural, no vamos hacer un cambio productivo”, dijo López recientemente respecto al sector en un foro de la Universidad de Antioquia.

Luego pasó a ser directora del Departamento Nacional de Planeación en el que estuvo hasta el final del gobierno Samper. Allí terminó su primer periodo en los múltiples gobiernos de la década del 80 al 90, pasó a ser consultora internacional para el BID, el Banco Mundial, la Cepal, entre otras organizaciones.

Como militante del partido Liberal volvió a la política en el 2006 cuando fue electa senadora y se inscribió en la oposición al gobierno del presidente Álvaro Uribe, específicamente con controles políticos a la cartera de Defensa, así como con la Agricultura; se opuso al TLC y denunció el escándalo Carimagua, un predio de 17.000 hectáreas que se había donado para dar tierra a desplazados, pero que durante el ministerio de Andrés Felipe Arias terminó adjudicado para empresarios palmicultores.

Ha sido columnista y vocera del partido Liberal. Durante la actual campaña acompañó el equipo económico de Gustavo Petro y sonó para varios cargos, hasta que el presidente electo confirmó en la emisora W Radio, que será su primera ministra de Agricultura.

SEGUIR LEYENDO:





TE PUEDE INTERESAR