Ataque del Esmad le podría costar un ojo a Álvaro Ávila, estudiante de la Universidad Distrital

El caso fue visibilizado por el concejal Diego Cancino, quien aseguró que el joven fue llevado a un centro asistencial para el tratamiento de la herida generada el jueves 19 de mayo, en una jornada de protestas. Al parecer, fue amedrentado por agentes de la Sijín en el hospital

Tomado de la Corporación Renacer. A Álvaro Ávila le estallaron su ojo izquierdo en medio de las protestas del pasado jueves en Bogotá.
Tomado de la Corporación Renacer. A Álvaro Ávila le estallaron su ojo izquierdo en medio de las protestas del pasado jueves en Bogotá.

Sobre el mediodía del pasado jueves 19 de mayo los estudiantes de la Universidad Distrital protagonizaron una protesta por la falta de servicios públicos en algunas de las sedes, además del incumplimiento de los salarios al cuerpo docente. La manifestación que generó bloqueos y retrasos en la movilidad, como en casi todas las protestas, fue intervenida por el Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad lo que motivó al enfrentamiento de estos dos grupos.

Allí se dio un hecho que es materia de investigación: se trata del ataque de un agente del Esmad contra Álvaro Ávila, quien resultó herido en su ojo izquierdo tras la detonación de una bomba aturdidora. Al parecer, la lesión es tan grave que los médicos señalaron la alta probabilidad de que el joven pierda este órgano.

Según el cabildante, en su cuenta de Twitter, Ávila fue trasladado al hospital Méderi, donde le realizaron una valoración inicial, pero, hasta allá fueron dos sujetos que se identificaron como agentes de la Sijín, presuntamente a presionarlo.

“Anoche llegaron dos personas de civil, que se identificaron como de la SIJIN, al hospital Méderi donde estaba Álvaro Ávila, víctima de lesión ocular. Policía Nacional de Colombia tiene que aclarar quiénes eran y si hacían parte de una investigación o es una estrategia de amedrentamiento”.

Infobae contactó a Nancy Fiallo, directora de la Corporación Reiniciar, entidad que extendió la denuncia y que añadió que este patrón de ‘intimidación’ se ha realizado desde el estallido social del 2021. Según Nancy, los supuestos agentes de la Sijín se enteraron de que Álvaro Ávila fue trasladado a la clínica Barraquer, que es un centro oftalmológico más especializado, y allí fueron a hacer la supuesta visita.

Extraoficialmente se conoce que el joven tiene prácticamente una pérdida total de su ojo, además Ávila convive con adultos mayores, por los que responde económicamente.

Desde la Corporación Reiniciar denunciaron:

“Llegaron 2 personas de civil, que se identificaron como de la Sijín, a la clínica donde estaba Álvaro Ávila. La Policía de Bogotá tiene que aclarar quiénes eran y si hacían parte de una investigación o es una estrategia de amedrentamiento”,

Los ataques a la visita de los manifestantes es un tema que algunas organizaciones han tildado de sistematización, porque hay muchas víctimas que han perdido sus ojo y quedado con serias afectaciones en esta parte del cuerpo. Por ejemplo, durante el estallido social del año pasado, Amnistía Internacional reportó 103 casos de lesiones oculares.

“En cuanto al tipo de trauma ocular, el análisis se divide en cinco categorías: a. pérdida de un ojo, b. pérdida total de la vista, c. pérdida parcial de la vista, d. herida sin pérdida de la vista y d. herida ocular sin trauma identificado. En el registro de 2021, las dos heridas con un mayor porcentaje son la pérdida de ojo y la pérdida total de la vista -que no necesariamente implica la pérdida del ojo- con 13,59% en ambos casos, con 28 casos”, reseña el informe de la organización.

Hasta el momento Infobae no tuvo respuesta oficial por parte de las autoridades en el caso de Álvaro Ávila, mientras el joven permanece en la clínica recuperándose de la brutal agresión.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR