Nicolás Gaviria, protagonista del escándalo de “usted no sabe quién soy yo”, ahora quiere ser congresista

Con críticas a Gustavo Petro, Claudia López y haciendo campaña desde dos de los partidos cristianos del país, el polémico joven busca llegar al legislativo

Nicolás Gaviria, el original “usted no sabe quién soy yo”, se lanzó a la Cámara por Bogotá. Foto: tomada de redes sociales.
Nicolás Gaviria, el original “usted no sabe quién soy yo”, se lanzó a la Cámara por Bogotá. Foto: tomada de redes sociales.

Luego de intentar fallidamente ser concejal de Bogotá por el partido Centro Democrático, el polémico Nicolás Gaviria buscará llegar al Congreso de la República y ocupar una curul en la Cámara de Representantes, en la capital del país.

Sin embargo, lo que parecía ser una aspiración política de un ciudadano del común, tal parece que esta vez no es así. A mediados del 2015, Gaviria protagonizó un show mediático, mientras estaba borracho e insultaba a varios policías que intentaban multarlo por alteración del orden público.

El joven, de quien se dijo falsamente que era sobrino del expresidente colombiano César Gaviria, aseguraba que si no lo dejaban en paz los enviaría a trabajar al departamento del Chocó; mientas lanzaba dichas amenazadas dijo una de las frases que más se han dado a conocer en Colombia desde ese entonces: “¿Usted no sabe quién soy yo?”, que se ha popularizado en personajes que, en posiciones de poder, buscan pasarse la ley.

Así sucedió:

Nicolás Gaviria se lanzó a la Cámara por Bogotá / Archivo particular


Dicho escándalo, que lo obligó a disculparse ese mismo año con el general de la Policía, quedó en la memoria de los colombianos, lo que le ocasionó que cuando intentó llegar al Concejo, el partido del uribismo decidiera no darle el aval necesario para competir por una curul.

Ahora, Gaviria buscará llegar a la cámara baja del Congreso con la misma ideología de derecha, pero militando en los partidos cristianos Colombia Justa Libres y MIRA. De hecho, aseguró en conversación con la revista Semana que sus inclinaciones políticas las trae desde la infancia y que fue motivado por su abuelo, el influyente empresario Gustavo Gaviria.

“De chiquito yo siempre lo acompañaba en las reuniones y aprendí mucho. Conocí muchos políticos y me fui incursionando, apoyando a algunos como empresario”, expresó Nicolás a la publicación.

Asimismo, el actual candidato a la Cámara dijo que buscará luchar contra la politiquería y que sus aspiraciones no se dieron “de la noche a la mañana”; por el contrario, buscará luchar por los ideales tradicionales como la familia, la propiedad privada, entre otros.

Por otro lado, el Gaviria menor dio a conocer su versión sobre el conflicto con los uniformados y tal parece que ya se le había olvidado porque dijo que era hace 10 años, pero fue hace apenas 6. “Ya eso se olvidó. Muy poca gente me identifica con eso”, le dijo a Semana.

Por su parte, en redes sociales, ya hace campaña por el número de lista 110 por Bogotá por las dos colectividades antes mencionadas y no duda en lanzar pullas políticas contra otros partidos como el Liberal, entre otros.

De hecho, hasta se declara contra un eventual gobierno del precandidato del Pacto Histórico, Gustavo Petro, y por eso exhorta a sus casi 7.000 seguidores en Twitter a que voten adecuadamente para que, si el senador mencionado llega al poder, puedan hacerle contra peso desde el Congreso.

“Las elecciones más importantes No son las presidenciales, son las del Congreso. Desperdiciar su VOTO en candidatos fuertes no es inteligente; usemos mejor esos votos para sacar mas congresistas y si llega Petro hay que tener contrapeso en el legislativo como plan B”, trinó Nicolás Gaviria.

Otros de sus recientes pronunciamientos estuvieron relacionados en comentarios contra las FARC y los delitos que cometieron cuando delinquían en las selvas colombianas. “Las FARC les tocó asesinar a más de 39.000 niños para que un expresidente les diera plata, poder político y curules en el congreso. ¡Renovemos el Congreso!”, dice.

Inclusive, hasta hace duras críticas a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, a quien le envía duros comentarios por la situación de la ciudad y responsabiliza de volver “nuestros parques cambuches de entrenamiento para que la minga, y los migrantes ilegales, puedan realizar desmanes en las marchas”, asevera.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR