Video: ciclistas colombianos que como Egan Bernal fueron víctimas de escalofriantes caídas

Rigoberto Urán, Esteban Chaves, Mauricio Soler y Miguel Ángel López, otros escarabajos a los que las carreteras les jugaron una mala pasada

Superman López se accidenta en al contrarreloj inaugural del Giro de Italia 2019.
Superman López se accidenta en al contrarreloj inaugural del Giro de Italia 2019.

El accidente de Egan Bernal mientras entrenaba en Gachancipá (Cundinamarca) con algunos integrantes del Team Ineos Grenadiers dejó ver que en el ciclismo no todo es gloria. Pedalear también implica riesgo, sobre todo a nivel profesional, cuando se recorre la carretera a altas velocidades. En el caso de zipaquereño se conoció que previo al choque contra el bus municipal rodaba a poco más de 50 km/h, entrenaba en la modalidad contrarreloj.

Como el Joven Maravilla, ese que está a solo un título de la Vuelta a España para convertirse el primer colombiano en ganar la Triple Corona del ciclismo, otros escarabajos sufrieron escalofriantes accidentes mientras rodaban, caídas que sin clemencia alejaron a algunos de este deporte y a otros los dejaron a nada de dar un paso al costado. En Infobae Colombia, la recopilación de algunos de ellos.

Esteban Chaves

Esteban Chaves, hoy pedalista del EF Education-Nippo, estuvo cerca de dejar el lado el ciclismo en 2013, año en el que sufrió un accidente mientras participaba en Trofeo de Laigueglia. El bogotano sufrió un trauma craneoencefálico, contusión pulmonar, fractura del oído, fractura en el pómulo, fractura del esfenoides derecho, en la base del cráneo, y fractura de la clavícula, incluso estuvo dos días en coma. Producto de ese accidente, perdió la movilidad en uno de sus brazos durante meses, aunque el Orica le tendió la mano, le ofreció un contrato en el equipo y lo ayudó con su recuperación.

Chavito también tuvo una difícil situación en 2018, pues mientras recorría el Giro de Italia padeció mononucleosis, infección que afectó su sistema inmunológico. “El virus estaba ganando fuerza y atacando cuando su sistema inmune estaba deprimido o en tiempos de fatiga”, explicó en ese entonces Manuel Rodríguez, médico del equipo Mitchelton Scott.

Rigoberto Urán

El Toro de Urrao también asustó a los colombianos por cuenta de una caída el 30 de agosto de 2019, mientras competía en la sexta etapa de La Vuelta a España. Producto del accidente, Rigoberto Urán terminó con molestias en su clavícula, costillas y omoplato, y, además, vio perforado uno de sus pulmones, razón por la que estuvo en cuidados intensivos en Barcelona.

“Mijos todo bajo control para no asustarlos. Aquí estamos esperando que el pulmón desinflame para poder hacer las operaciones, estoy bien roto. ¿Saben?, estos días han sido duros, pero he recibido demasiado amor, cariño y oraciones de todos ustedes. Un millón de gracias”, dijo cinco días después de haber sido internado.

Miguel Ángel López

El 30 de septiembre de 2020, en la contrarreloj de apertura de la versión 103 del Giro de Italia, Miguel Ángel López se cayó en el kilómetro 9,1 de la etapa tras pasar sobre un bache en una recta de la carretera. La aparatosa caída de inmediato despertó la preocupación de su equipo, el Team Astana, con la que disputaba la que se creía su última carrera (para dar un paso al Movistar Team).

Aunque no tuvo lesiones de gravedad, por poco ve comprometida una de sus arterias. “La radiografía no ha mostrado fracturas, sufrió una herida profunda muy cerca de la arteria ilíaca, que se tuvo que intervenir y que cicatrizará en las próximas semanas. Con respecto a este accidente, Miguel Ángel no ha sufrido más lesiones graves”, informó en ese entonces el equipo kazajo.

Mauricio Soler

Registrado el 11 de junior de 2011, es quizá el caso más doloroso del ciclismo colombiano. A sus 28 años durante la Vuelta Suiza, en la que ganó la etapa 1, el boyacense sufrió fractura en la base del cráneo en el lado izquierdo, fractura compuesta de clavícula y escápula, fractura de siete costillas, golpe en el riñón izquierdo, fractura compuesta del cuello del pie izquierdo y fractura del malar y temporal del pómulo, por las cuales se le indujo a un coma durante tres semanas.

Producto del accidente, perdió la movilidad en la parte izquierda de su cuerpo y la capacidad de hablar y de caminar, facultades que con el tiempo y el apoyo de su familia retomó, aunque pasaron años para volver a subirse en una bicicleta, como aficionado.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR