Alias El Paisa, jefe de las disidencias de las Farc, habría muerto en Venezuela

La muerte se habría dado en una emboscada en el estado de Apure, según autoridades del régimen de Nicolás Maduro

Archivo particular
Archivo particular

Este 5 de diciembre se conoció que Hernán Darío Hernández, alias El Paisa, jefe de la ‘Segunda Marquetalia’ y exmiembro de las extintas Farc, habría sido abatido en una emboscada en el estado de Apure, Venezuela.

A diferencia de las extintas Farc, las disidencias están fragmentadas y no tienen una unidad de mando nacional ni una estrategia de combate contra el ejército y la mayor parte no tienen un sentido político. Basan su accionar principalmente en las rentas del narcotráfico y la minería ilegal, explicó Camilo González Posso, presidente del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).

Los disidentes están dispersos en más de 30 estructuras armadas, pero se pueden agrupar en dos: la Segunda Marquetalia y las disidencias lideradas por Miguel Santanilla Botache, alias “Gentil Duarte”, denominadas Farc-ep. Se calcula que las disidencias están conformadas por 5.000 personas, de acuerdo con un informe publicado en septiembre por Indepaz. Muchos de ellos no son excombatientes, sino que se unieron de manera independiente o fueron reclutados a la fuerza.

El gobierno colombiano ha señalado a disidentes de las Farc como unos de los principales responsables del asesinato de defensores de derechos humanos en el país y de excombatientes de las Farc. También los refiere como autores del reciente atentado al helicóptero en el que se movilizaba el presidente Iván Duque en junio, del que resultó ileso, así como del atentado a una base militar en la que más de 40 personas fueron heridas, entre ellos asesores militares estadounidenses.

Disidencias en Venezuela

“Las células de las exfarc están fuertemente arraigadas en las minas de oro de Amazonas y en el estado fronterizo de Apure, y parecen estar moviéndose hacia el este, a estados como Bolívar. Algunos de estos grupos gozan de estrechas relaciones con el gobierno venezolano. Otros, sobre todo el Frente 10 en Apure, se han enfrentado agresivamente con el Ejército de Venezuela, pero no han sido desalojados”, refleja un reciente informe de la Unidad de Investigación de la organización InSight Crime.

Agrega que “algunos habitantes de Zulia le han dicho a InSight Crime que el Frente 33 de las ex FARC está incursionando rápidamente en el estado, que hasta hace poco estaba dominado por el Eln.

“La expansión del ELN en Venezuela parece haberse estancado. Aunque el grupo aún mantiene importantes bastiones en regiones como Táchira, hay mineros que le han dicho a InSight Crime que su influencia se ha debilitado en partes de Bolívar. El grupo ha mantenido un perfil bastante bajo durante el conflicto entre el Frente 10 y el ejército de Venezuela en 2021″.

Reconoce que es complicado obtener un panorama preciso de los combatientes colombianos en Venezuela “por las diferencias en la forma en que se organizan en cada uno de estos países”.

La distinción entre combatientes y milicianos puede ser más difusa en el contexto venezolano, dice InSight Crime, destacando que fuentes que tienen en la zona “suelen dar estimaciones mucho más altas de la cantidad de combatientes en sus regiones, y hablan incluso de cientos en algunos municipios. Esto puede ser porque es difícil distinguir entre los combatientes como tal y sus colaboradores civiles, conocidos en Colombia como milicianos”.

Explican que en Colombia “los milicianos son civiles con funciones de apoyo e inteligencia”, pero en Venezuela “muchos colaboradores suelen ser miembros armados de bandas progubernamentales, conocidas como colectivos, o incluso de la milicia estatal. La tolerancia del gobierno venezolano hacia la guerrilla colombiana implica que los milicianos tienen menos necesidad de ocultar su vinculación a estos grupos”.

SEGUIR LEYENDO




TE PUEDE INTERESAR