Excombatiente de las Farc recibió premio internacional a la creatividad de la mujer rural

Dos mujeres colombianas y una organización del Cauca ganaron reconocimientos por su defensa de los derechos de la mujer rural

María Cristina Amaya. Foto: ARN
María Cristina Amaya. Foto: ARN

María Cristina Amaya, una de las mujeres que se encuentra en proceso de reincorporación en el que se mantienen firmes más de 12.900 excombatientes, fue galardonada con el premio a la ‘Creatividad de las mujeres en la vida rural’, otorgado por la Fundación Cumbre Mundial de Mujeres - WWSF (por sus siglas en inglés).

Amaya hace parte de la cooperativa de excombatientes Cooagropaz, en el Huila y el sur del Tolima, a la que se encuentran adscritos más de 500 personas en proceso de reincorporación. Allí ha generado numerosos proyectos productivos que tienen el propósito de construir paz y reconciliación a través del trabajo comunitario.

Hemos conformado la cooperativa Cooagropaz, trabajamos con proyectos productivos desde el territorio y reconstruimos el tejido social; así mismo, conformamos el comité de mujeres por la paz y apoyamos diferentes iniciativas productivas de mujeres excombatientes, víctimas del conflicto, campesinas y comunidad en general”, dijo la galardonada.

Amaya adelanta su proceso de reincorporación en apoyo con la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) y junto con la cooperativa, trabaja en productos derivados del café, cacao y lácteos, cerveza artesanal y producción avícola.

Según dijo, ha trabajado en proyectos en territorios donde hay conflicto armado, con el propósito de reconstruir el tejido social. Actualmente han conformado un comité de mujeres que adelantan los proyectos productivos, por ahora con un ya consolidado y otros que están en proceso de iniciar y recibir los recursos.

Por esa labor, María Cristina Amaya fue reconocida por Women’s World Summit Foundation WWSF entre 40 lideresas a nivel internacional que fueron nominadas y solo 10 de ellas premiadas, de países como Ecuador, India, Honduras, Kenia, Nepal y Mozambique.

Amaya nació en el corregimiento de San Andrés, del municipio de Tello, al sur del Huila. Según contó a la fundación, después de terminar el bachillerato, se unió a la guerrilla de las Farc, en la que militó hasta la la firma del Acuerdo de Paz con el Gobierno en 2016.

Tras regresar a la vida civil, María Cristina retornó al Huila para buscar a su familia y reencontrarse. Ahora vive feliz de compartir con una pequeña familiar. En ese territorio también encontró a 63 excombatientes con los que conformó la cooperativa Cooagropaz de la que ya, de acuerdo con la ARN, hacen parte más de 500 personas asociadas.

La fundación reconoció que a parte de presidir la cooperativa, Amaya lidera un proyecto de gallinas ponedoras en Santa Lucía, huertas agrícolas en Piedra Marcada, piscicultura, el mercado campesino FUNDAUTRAHUILCA y apoya la creación de un centro de rehabilitación para personas heridas en la guerra, que fue presentado a la Embajada de Japón. Todos ellos incluyen a mujeres.

La fundación otorga 1.000 dólares a las ganadoras como donación, que permitirá continuar con los proyectos que lideran como mujeres rurales. “Nos sentimos felices con este premio, con el cual ratificamos nuestro compromiso y apuesta por la construcción de paz desde el territorio a partir del desarrollo de proyectos productivos y el trabajo con las comunidades”, afirmó Amaya.

WWSF inició la premiación a la creatividad de mujeres rurales en 1994 y desde entonces ha otorgado reconocimientos a 472 personas en 140 países del mundo. En esta última edición no fue la única colombiana, pues dos más también fueron premiadas.

Movimiento de Mujeres por la Vida de Cajibío, Cauca, también fue galardonado por su labor en la denuncia de la violencia, defensa de los derechos y exigencia de condiciones de vida digna para las mujeres rurales y sus familias. Advierte la organización que las dificultades se centran en los efectos sobre las comunidades y las mujeres de los grupos armados y narcotraficantes que se encuentran en los territorios.

Marylèn Serna Salinas también fue reconocida en esta edición de los premios, la lideresa caucana que desde que tenía 20 años de edad ha luchado por los derechos de los campesinos y de mujeres, que han permitido crear organizaciones defensoras en el departamento. Ella hace parte del Comité Directivo Nacional del Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR