En medio de la crisis en Necoclí, el ICBF intervino para monitorear el estado de 1.300 niños y niñas migrantes

Entre las revisiones, la autoridad hizo valoración nutricional con la toma de peso y talla. Para complementar la alimentación, se hizo entrega de más de 20.000 unidades de bienestarina líquida

En medio de la crisis en Necoclí, el ICBF intervino para monitorear el estado de 1.300 niños y niñas migrantes. Foto: Instituto Colombiano de Bienestar Familiar
En medio de la crisis en Necoclí, el ICBF intervino para monitorear el estado de 1.300 niños y niñas migrantes. Foto: Instituto Colombiano de Bienestar Familiar

La situación migratoria en Necoclí, municipio del Urabá antioqueño, ya acumula varias semanas en crisis por los miles de migrantes de varias nacionalidades que se concentran ahí para pasar hacia Panamá con rumbo a Estados Unidos. Según la entrevista con Caracol Radio de Lucas Gómez, director de Frontera del Gobierno, en el momento hay un represamiento de casi 21.000 haitianos.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) ha evidenciado que, tanto como se refleja la problemática en migrantes adultos, existen niños y niñas que sufren las consecuencias del represamiento por la difícil entrada por el Tapón de Darién.

Frente a esto, Liliana Pulido, subdirectora general del ICBF, hizo presencia en el municipio el viernes pasado para monitorear el estado de los niños y niñas. Según las cifras de Migración Colombia, en poder de la funcionaria, al 30 de septiembre entraron 86 mil migrantes al país y, de ellos, el 68% son haitianos y 15.500 son menores de edad.

“Desde el ICBF hemos logrado, en los últimos dos meses, atender 1.300 niños y niñas de 0 a 5 años de edad”, dijo Pulido.

De acuerdo con la autoridad, se han desplegado unidades móviles para hacer los acompañamientos en los dos puertos en los que la población migrante sube a embarcaciones hacia Acandí y Capurganá. Ahí, se verifican las garantías en seguridad para los niños, niñas, adolescentes y sus familias.

Además, se han llevado a cabo procesos de reunificación familiar, en los que se tiene en cuenta las dinámicas relacionales, la salud mental y la seguridad de los grupos migrantes.

Entre otros esfuerzos, el ICBF hace valoraciones nutricionales con la toma de peso y talla de los menores. Además, entrega bienestarina líquida, alimento multivitamínico para evitar la desnutrición.

Tratamos qué en el poco tiempo que los niños y niñas estén en territorio colombiano, reciban una atención adecuada. Este trabajo se hace a través de los profesionales que conforman nuestros equipos de unidades móviles y de los Equipos Móviles de Protección Integral, que hacen presencia en el territorio desde hace dos meses para atender esta situación”, añadió la funcionaria.

En total, el ICBF ha entregado 21.600 unidades de Bienestarina líquida y en los próximos días se prevé que se entregarán 7.488 cajas para complementar la nutrición de los menores. Por otro lado, la Alcaldía de Necoclí entregó otras 14.112 unidades del alimento.

El sector turismo ha sufrido en Necoclí

Los comerciantes y habitantes de Necoclí dicen que la llegada masiva de migrantes a la población están afectado de manera grave la economía de la región.

De acuerdo con Caracol Radio, los comerciantes dicen que los turistas que visitaban la zona dejaron de venir debido a la presencia de los migrantes. Aseguran no tener grandes expectativas para los próximos tres puentes festivos que vienen, pues los extranjeros y colombianos que visitan la región están evitando visitar el municipio.

Luis Fernando Arenas, uno de los comerciantes, le dijo a la emisora que pesar de que la cantidad de migrantes ya no es tan alta siente que la región solo se ha convertido en referente de esta problemática.

“En estos momentos los migrantes están en seis cuadras, pero Necoclí tiene infinidades de playas, pero nos hemos quedado como si el municipio solo fuera una problemática de migrantes. Pero ahora hay muchos menos migrantes que antes”, indicó.

Además, la pandemia del covid-19 afectó al turismo y estos problemas económicos se sumaron a la baja asistencia de turista. Además los habitantes aseguran que los pocos recursos que traen los migrantes se quedan en manos de los comerciantes informales.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR